Blogs

Suárez, y van…

Tiene un punto macabro que un mismo jugador se quede a las puertas de vivir una competición internacional por tercer año consecutivo. Lamentablemente, el exitoso Método FEB también incluye entre sus propuestas un reality veraniego que entre pachangas y pachangas ofrece a los espectadores la posibilidad de elucubrar sobre quién será el próximo descarte del seleccionador. Me repito, lo sé, pero indigna señalar de una manera tan evidente a determinados jugadores. Cualquier seleccionador debe saber lo que pueden ofrecer todos sus jugadores en cada momento. Scariolo es un trabajador incansable que habrá visto más de 60 partidos este año de cada uno de ellos y tendrá toda la información disponible a su alcance. De verdad, ¿es necesario todo esto?

Suárez vs San Emeterio. Desde el momento en que Claver ha jugado toda la preparación de “cuatro” parecía difícil que fuera uno de los descartados. El jugador de Power Electronics ofrece la posibilidad de explorar nuevas vías ofensivas con falsos jugadores interiores que abran más el campo. Será difícil que juegue más de 10 minutos en algún partido, pero su presencia se aventuraba como segura. Otro de los señalados era Víctor Sada pero se ha filtrado desde hace tiempo que Scariolo quería tres bases y los recientes problemas físicos de Ricky Rubio parecían consolidar la posición del excelente Sada que, a buen seguro, será importante en algún partido del próximo Campeonato de Europa.

Por lo tanto, vislumbrada la estructura del equipo, parecía claro que la decisión estaba entre Suárez y San Emeterio. Mirándolo así, la elección de Scariolo está amparada en la lógica. No me atrevo a asegurar que San Emeterio sea mejor que Suárez pero sí parece más preparado para un rol más secundario que el madrileño. San Emeterio parece más maduro para adaptarse rápidamente a las exigencias del partido, sabe fabricarse mejor sus propias acciones ofensivas y, con los años, ha aprendido a no restar cuando no se encuentra acertado.

Poco tiene que reprocharse Carlos Suárez de su pasada temporada. Hasta la marcha de Messina sus actuaciones disimularon muchas carencias del equipo, posteriormente le costó algo más porque quizás percibió menos confianza de la que se había ganado. Ahora se lleva un nuevo varapalo que debe revertirlo en un nuevo estímulo para seguir creciendo como jugador y recibir el premio de una convocatoria definitiva para un campeonato internacional con España. Lo logrará, aunque mirará con cierto recelo si en la lista hay más de doce, normal.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , ,

Deja tu respuesta