Blogs

El Manual del buen suplente

El calendario ha dispuesto que los primeros partidos del Eurobasket para España sean la prolongación perfecta de la preparación para el verdadero Campeonato de Europa que empezará en el partido contra Lituania. Afirmación un poco sobrada, seguro, viendo lo apretada de la victoria frente a Polonia, pero poco alejada de la realidad.

España ha hecho bien lo que venía haciendo bien, asumir su superioridad en el juego interior, circular bien el balón por momentos  y……. ganar el partido. En el debe hay que situar la dificultad en el rebote defensivo que incide en los pocos contraataques que se generan, el terrible desacierto en el lanzamiento exterior y una cierta relajación defensiva de los jugadores exteriores  pensando que ya vendrán los Gasol e Ibaka a arreglar el problema con sus tapones.

El partido contra Polonia también ha reforzado la sensación de los partidos previos respecto al gran número de jugadores del equipo alejados de su mejor nivel. La realidad es que pese a los esfuerzos de Scariolo que, acertadamente,  ha tenido más en mente sumar jugadores a la causa que dejar más tiempo en pista a los que funcionaban, la anotación de España ha estado poco repartida. Debemos ser pacientes en este sentido y asumir que no es fácil el cambio de roles que jugadores como Ricky, Claver, Llull, Reyes y San Emeterio tienen respecto a sus clubes. La mejor manera de integrarlos es que los titulares ofrezcan seguridad (vamos Calderón¡), que el entrenador no les condene prematuramente (insisto, creo que Scariolo ha acertado) y que cada uno de ellos encuentre unos buenos momentos en el juego que les hagan ser útiles en un campeonato que, al ser tan largo, necesitará de todos ellos.

No he mencionado entre los suplentes a los dos que han estado más brillantes. Ibaka vive su primera convocatoria con la protección que otorgan los Gasol, juega sin nervios, amparado en la ilusión de cualquier debutante sabiendo perfectamente qué debe aportar al equipo. El otro suplente es Víctor Sada, cuya foto ilustraría cualquier libro dedicado al manual del buen suplente. No ha anotado ningún punto, pero su salida a pista en el primer tiempo ha permitido ver los mejores momentos de España y acumular una renta que, a la larga, ha resultado decisiva. Sada no necesita ningún proceso de adaptación a su rol porque lleva mucho tiempo instalado en él. Lejos de resignarse hace de cada balón suelto una batalla por su reivindicación y así, poco a poco, gana minutos, adeptos y respeto.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , , ,

2 respuestas a “El Manual del buen suplente”

  1. Juan A. CH dice:

    Ciertamente es admirable encontrar modelos como Victor Sada. En el baloncesto actual el rol de suplente no encaja con esa falsa ambición que envuelve al jugador joven … y no tan joven. Ejemplos como el de Sada ayudan a explicar el valor del grupo frente a la individualidad o al resultado. Hay que agradecer que podamos leer lineas que no nos cuenten las estadisticas de Pau o las alergias de Rudy. Gracias

  2. Navarro adicto dice:

    Quien crees que se va a jugar los minutos calientes en las posiciones de abajo? Los Gasol? Ibaka? Tendra Reyes minutos decisivos teniendo semejante competencia?
    Y los más importante, como afectará eso en los egos particulares? porque ya recuerdo una salida de pata de banco hace unos años de Marc Gasol (cuando todavia era un principiante) respecto a quien se tenia que jugar las últimas bolas de los partidos.
    Dificil papeleta, espero que no afecte y nos llevemos este eurobasket que por plantilla sin duda nos merecemos.

Deja tu respuesta