Blogs

Jugando medio bien, tirando mal

No es algo menor la victoria contra Alemania si tenemos en cuenta que el equipo jugó con algo más que un ligero recuerdo de los diez últimos minutos contra Turquía y que, a veces, nos olvidamos que el rival también existe. Ganar a España era la penúltima esperanza de Alemania para estar en los próximos Juegos Olímpicos, no debemos olvidarlo porque llevar al límite la sensación de que jugamos contra nosotros mismos es un error absoluto que puede estar pesando en el grupo mucho más de lo que pensamos.

Lo cierto es que hemos ganado a Alemania, que estamos más cerca de los cuartos pero que todos nos preguntamos qué sucede para que la selección ofrezca momentos agonísticos y desconcertantes, especialmente en ataque, dónde cinco jugadores de extraordinario talento muestran enormes dificultades para anotar. Aquí van algunas de mis  respuestas.

España y Scariolo. Scariolo es un entrenador magnífico, excesivamente señalado en mi opinión por la crítica, tendente a exagerar posibles fallos y esconder virtudes. La España de Scariolo no es muy reconocible en ninguno de los equipos entrenados por el técnico italiano. Scariolo es fan de hacer el campo grande, para ello precisa de bases habilidosos creando situaciones de ventaja en su juego en penetración y, al menos tres jugadores más dispuestos a anotar en situaciones exteriores. España tiene y debe de jugar con los hermanos Gasol gran parte del partido. Las ventajas son más que evidentes pero la dependencia del acierto en el lanzamiento exterior es enorme. España no está tirando bien, de hecho si salvamos lo mejor de España en el campeonato (los 20 minutos contra Lituania) y lo peor, (el último cuarto frente a Turquía) diría que el equipo está jugando bien (sin alardes)  y tirando muy mal. La misma percepción parecen tener nuestros jugadores, que encajan con demasiada ansiedad el hecho de no anotar en la larga distancia, y los jugadores rivales, que tienden a cerrarse según avanza el paso de los minutos produciendo esa extraña sensación de que nunca tenemos el partido controlado.

Ritmo. Siempre he reivindicado que el juego natural de España es el juego de contraataque. En el estado actual del equipo, las canastas fáciles y de alto estímulo serían de enorme ayuda, hay jugadores como Rudy Fernández que acusan especialmente no sumar en contraataque. España tiene una fase predominante de juego que es el juego posicional, tiene una opción que usa esporádicamente que es el contraataque en primera oleada (término más de balonmano pero entendible) pero debe afinar más en la continuidad del juego, en encontrar lanzamientos en situaciones de llegada, en poner en juego al primer pívot que llega de manera más rápida, en definitiva que el balón pase por más sitios de manera más rápida.

El vaso medio lleno. Leo lo escrito y no me gusta dejarme llevar por ese aire derrotista que detecto. El equipo avanza, en cualquier caso, muestra compromiso defensivo y carácter competitivo, tiene la mejor pareja de pívots del campeonato, nos recuerda a los nostálgicos que se puede jugar con dos jugadores muy interiores a la vez y hoy ha sumado a San Emeterio a la causa como lo hizo Felipe contra Turquía o Ibaka y LLull contra Lituania. Habiendo hecho todo perfecto hasta ahora no estaríamos mucho más cerca del objetivo.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , ,

2 respuestas a “Jugando medio bien, tirando mal”

  1. Juanillo dice:

    Sr De Pablos, creo que usted pertenece al nutrido colectivo de entrenadores que respeta profundamente el trabajo de sus colegas. Aunque sea de agradecer, al escasear este perfil, en mi humilde opinión este equipo no juega a nada ( caí sin querer en el típico tópico). Los bases no dirigen, no defienden, no aportan nada… salvo dos robos de balon de Ricky en el tramo final que le darán “vidilla” para el viernes. Calderon esta missing y Sada está desaprovechado ya que hay momentos en que un poquito de guindilla le vendria bien a los 4 escuderos de los bases… En otros tiempos de bonanza patria, los jugadores estaban todos integrados en la causa, se sentían im-por-tan-tes en el equipo de ba-lon-ces-to. Rudy ha intentado subirse en un Ferrari para intentar que el resto se bajara del Sauber sin conseguirlo. Solo San Emeterio se ha puesto el mismo casco que Rudy. Marc empezó la carrera subido en Red Bull en “pole”, y acabó ganandola pero sin gasolina. Ese juego alegre, excelso y sublime como lo han catalogado los entendidos, es el que debe perseguir este equipo, conscientes de que la perfeccion es imposible mantenerla durante un campeonato. ¿ Será posible estar coqueteando con ese nivel de juego, es decir verlo a ráfagas, intentandolo, deseándolo…? Si no, siempre nos quedará Pau.

  2. SARA dice:

    ahí le has dado.

Deja tu respuesta