Blogs

A semis, Navarro y el “fenómeno” Boza

España ya está en semifinales del Europeo/Preolímpico de Lituania. Ha sido un partido duro, “perro” en su inicio,  pero fácilmente  resuelto por España que ha sabido aprovechar sus puntos fuertes frente a un equipo esloveno que ha acusado físicamente el desgaste que supone jugar contra los nuestros.

La selección española ha vuelto a confirmar la opinión mayoritaria de que esta competición es una lucha contra sí misma, afirmación que asumo en lo que respecta a que somos el mejor equipo pero no en la parte que tiende a exagerar todo lo bueno y malo que realiza la selección, ni en aquella que considera cualquier opción de que el rival pueda participar de la “Fiesta” también.

El partido dejará para el recuerdo una nueva extraordinaria actuación de Navarro, expresada fundamentalmente en el tercer cuarto. A veces pienso que su coincidencia en la “época de Pau Gasol” puede perjudicarle en el peso de este jugador en la historia de nuestro baloncesto.  Navarro es la mejor respuesta a los que piensan que mucha parte de los partidos se decide en la sala de pesas o viendo vídeos de los rivales. Pocos jugadores habrán sido tan estudiados como el escolta del Barça ni se habrán enfrentado a defensores variopintos de todos los perfiles y colores. A todos ellos les ha superado gracias a sus recursos técnicos, a su ilimitada confianza en sí mismo y a su extraordinario carácter competitivo, virtud poco ponderada pero irremediablemente imprescindible para alcanzar el nivel que tiene el jugador español. Asusta pensar en qué pasará cuando no esté Navarro, cuya actuación en este Europeo está siendo una respuesta imprescindible a determinados mecanismos ofensivos que España no acaba de consolidar.

De nuestro rival, Eslovenia, solo hemos tenido noticias cuando funcionaron las piernas y el ánimo merced a tener el marcador a favor. Cuando España ha mandado todos han imitado a su entrenador, han plegado velas y han empezado a mirar a otro lado. Boza Maljkovic es un entrenador fantástico, maestro de maestros pero sus actitudes en algunos casos no son muy ejemplificadoras. Desde el momento en que ha empezado a ver el partido perdido ha señalado a sus jugadores de manera más o menos evidente. Su capacidad para ver baloncesto solo es comparable con su habilidad para eludir responsabilidades. Un personaje, sin duda, referencia obligada para lo bueno y para lo malo cada vez que aparece.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , ,

Deja tu respuesta