Blogs

Simplemente, España

España ha revalidado el título de Campeón de Europa de una manera brillante. Está bien detenernos en el “cómo”, porque éste, como todos los equipos de Leyenda no sólo será recordado por los títulos sino por la excelente manera de conseguirlos.

La verdad es que uno pensaba que esta Final destaparía uno de los aspectos menos conocidos de esta generación, la épica. Francia era un rival a la altura, capacidad física, talento y química entre sus mejores jugadores. Un equipo con los suficientes ingredientes para poner en dificultades a España y exigirla al máximo. Craso error el mío porque España tiene la virtud de elevar sus prestaciones según aumenta la importancia del evento y en esta ocasión no ha sido menos.

Tácticamente el partido ha respondido a un patrón extraño para tratarse de una final, ninguno de los dos equipos ha tenido excesivos problemas para anotar en su inicio y en ese perfil  de juego España es imbatible por cualquier equipo Europeo.

Rodillo y resignación. El desarrollo del partido ha seguido un modelo bastante conocido. España se ha adaptado al rival para superarle. El equipo más físico del campeonato, Francia, ha recibido 10 tapones, el equipo que más contraataques había realizado no ha sido capaz de defender el juego de transición español. Visto así, el mensaje es desolador para los rivales que como los galos “reman” con poca fe cuando se ven con el marcador en contra. Por eso fue tan destacable cómo se manejaron los macedonios en la semifinal y por eso es tan meritoria la manera en que España está escribiendo la historia.

Los nombres de la historia. Todos estos héroes merecen elogios sin parar. Navarro y  Pau Gasol son referencias del baloncesto mundial (sí, mundial), Marc Gasol ha realizado su competición más completa con España, pero me gustaría centrarme en algunos nombres que ocuparán menos espacio pero que han tenido su momento decisivo en el partido. Por un lado, José Manuel Calderón, que dio las primeras pistas al equipo demostrando a Parker que admiramos lo bueno que es pero que también sabemos sus debilidades. Después llegó el momento Ibaka, fundamental para el primer arreón de España. Emotivos minutos del congoleño cuya sonrisa es realmente iluminadora. Por último, Víctor Sada, una de mis reconocidas debilidades, prácticamente inédito en el campeonato, pero nuevamente excelente cuando le ha tocado participar.

Y Scariolo. Es justo reconocer el gran trabajo del seleccionador español. La idea general es minusvalorar el trabajo de los entrenadores cuando tienen grandes jugadores. Mi percepción es la contraria. Los grandes jugadores tienden a descubrir la carencia de los entrenadores. Scariolo ha sabido adaptarse al grupo, ha tenido paciencia para perseverar en sus ideas y personalidad para aislarse de las poco argumentadas críticas.

Y ahora. Ahora nos queda disfrutar de este éxito, guardar todas las bellas imágenes que nos ha dejado este Europeo en la memoria y contar los días para que estos muchachos se junten en busca de su reto pendiente, los Juegos Olímpicos. Mientras tanto, GRACIAS a todos ellos y a todos los que estuvieron antes ganaran o no.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , ,

2 respuestas a “Simplemente, España”

  1. juan dice:

    Increíble! hemos ganado el europeo sin despeinarnos. Ibaka, Marc, Ricky, Sada, Llul… hombre, en el 2016 no ganaremos los juegos pero seguro que somos capaces de luchar por europeos durante los próximos 10 años.

  2. Joaquin dice:

    Los grandes jugadores tienden a sacar las carencias de los entrenadores. Que gran verdad!! Y que gran verdad que Scariolo, vilipendiado a veces de forma injusta, ha sabido sacar provecho de esta generacion que, si bien es inmensamente buena, es cuando menos complicada en el trato.

Deja tu respuesta