Blogs

En defensa de Tomic

Ahora que está jugando mal, ahora que hay compañeros que le están comiendo la tostada, ahora que está cuestionado, me apetece escribir sobre Ante Tomic, uno de los mejores pívots del continente, una delicia para nuestra Liga aunque no saldrá nunca en las mejores diez jugadas de la semana.

El jugador croata no está teniendo un buen comienzo de temporada. El rendimiento de su equipo está siendo bueno pero él no parece haber encajado del todo con la nueva idea. Laso, acertadamente, está rotando mucho para mantener un ritmo de juego alto y hacer sentir importantes a todos los jugadores desde el principio. Tomic está acusando este hecho porque sus condiciones físicas requieren de mayor continuidad, es evidente que debe adaptarse a tener un rendimiento más inmediato, seguro que lo hará.

El tufillo que me molesta en la consideración con Tomic es el que acompaña a todo jugador con talento. Su falta de agresividad y sus limitaciones físicas a la hora de intimidar pese a su altura pesan más que su capacidad para entender el juego y su variedad de recursos en el juego cerca del aro. Parece que somos más permisivos con los jugadores eminentemente físicos que con los talentosos. A los primeros ya no se les exige tomar buenas decisiones y pulir sus movimientos técnicos, se asumen sus carencias y en muchos casos se obvian, es evidente que en términos de marketing vende más un buen mate que un gran movimiento de espaldas.  Las habilidades de Tomic siempre permanecen cuestionadas porque no salta mucho ni “la hunde” de manera contundente. Quizás el problema sea mío que valoro más la dificultad de mover los pies cerca del aro a la espectacularidad de un tapón. Probablemente sea eso, que el baloncesto ha evolucionado más allá de mis gustos y por eso cada vez hay más jugadores a los que la palabra gancho les remite a épocas mesopotámicas.

Es curiosa la tendencia que tenemos a elevar conclusiones sólo a partir de ligeras impresiones. Tomic no es fuerte, nunca tendrá unas buenas piernas aunque podrá mejorarlas y eso le limita en muchas acciones de su juego, cierto. Ahora, de ahí a decir que no es un jugador competitivo media un gran paso. El argumento se desmonta sencillamente si echamos un vistazo a quién fue  el mejor jugador del Real Madrid en el partido de Final Four contra Maccabi o qué jugador del conjunto blanco ha anotado más al Barcelona en los últimos enfrentamientos. Supongo que la batería de pívots azulgranas es un medidor cualificado…

Empiezo a tener la sensación con Tomic de que es más valorado fuera que dentro del “entorno” blanco. El nivel de las exigencias con él no se corresponde con la ponderación de sus méritos, o eso me parece, vaya.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: ,

Una respuesta a “En defensa de Tomic”

  1. Jose dice:

    En el fondo no es algo diferente a lo que ocurría en la NBA con Pau Gasol, sólo que en este caso se defendió al pivot de Lakers hasta la saciedad. Sí que es cierto que a jugadores con mucho talento, como es el caso de Tomic, tendemos a exigirles más que a otros con un físico privilegiado pero escasa técnica. Quizás sea porque en unos asumes sus limitaciones, sabiendo lo complicado de mejorar los fundamentos (e incluso lo imposible según y en qué casos), mientras que a los otros, sabes que a nada que mejoren sus prestaciones físicas o por lo menos tengan una actitud más agresiva, el salto será brutal.

Deja tu respuesta