Blogs

Batum y el inconformismo del atleta.

 Todos los aficionados al Baloncesto saben quien es Nicolas Batum, pero siempre he tenido la sensación de que es un jugador con un “cartel” mediático menor al que merece. Gracias al Lock out, Batum se ha posicionado definitivamente como una estrella del baloncesto europeo y eso que ya venía haciendo méritos con anterioridad sobre todo gracias a sus últimas temporadas en Portland Trail Blazers. La influencia que está ejerciendo Batum en Nancy recuerda épocas pasadas de equipos dominados por grandes estrellas. Sus excepcionales actuaciones están permitiendo vivir un momento mágico al modesto equipo francés que acusará enormemente la marcha de este jugador total cuando se resuelva el conflicto laboral en la NBA.

Siempre he tenido debilidad por este jugador porque su evolución en los últimos años representa el ejemplo de un trabajo muy bien medido. Batum no es una aparición repentina ya que fue el mejor jugador de campeonatos de Europa en categorías inferiores, por tanto siempre se le ha esperado y se le aventuraba un gran potencial. Su cara de buen chico esconde un excelente competidor capaz de hacerse un hueco de titular en los Portland Trail Blazers y de asumir un papel relevante en la Francia de Tony Parker que pronto, muy pronto será la Francia de Nicolas Batum.

La rebelión que representa Batum es otra, una que quizás incluso él desconoce. Estamos ante un atleta que quiere ser algo más que eso. Del jugador que tenía problemas para poner el balón en el suelo hemos pasado a un jugador total que ha aumentado su capacidad creativa, que sabe generarse sus ventajas también por sus fundamentos y que influye en su equipo en todas las facetas del juego (tremendo su número de asistencias por partido) . En este debate de qué aporta la presencia de jugadores en Europa durante el lock out, tengo claro que el ejemplo de Batum solo admite visiones positivas. Nancy ha jugado de tú a tú contra los mejores equipos de Europa y luego volverá a la realidad que ya esperaba;  el baloncesto europeo ha descubierto a una de sus estrellas llamadas a promocionar este deporte durante la siguiente década; Batum ha asumido una responsabilidad en el juego de la que se veía privado desde sus tiempos de Junior con la consiguiente evolución de sus aptitudes que supone y, por último, Portland Trail Blazers recibirá a un jugador mejorado con enorme confianza en sus posibilidades que, eso sí, quizás reclame algo más de los 25 minutos que solía jugar por partido.

Los jugadores más llamativos de la generación del 88 en Europa siempre han sido Nicolas Batum y Víctor Claver. La evolución de Batum ha sido más positiva estos años (extraño, porque juega en la NBA). Dos jugadores con algunas cualidades parecidas. Capacidad atlética, talento para asimilar conceptos técnicos e incluso la misma cara de buena gente. Hay un factor diferencial que los separa. Batum es muy bueno y juega pensando que es incluso mejor. Claver es muy bueno y juega pidiendo permiso por dónde pasa.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: ,

Deja tu respuesta