Blogs

El “Clic”

Hay un momento en la trayectoria de cada jugador en el que parece que pueden “romper” hacia cualquier lado. Jugadores con buenas condiciones apuntadas desde muy jóvenes que les cuesta llegar hasta el gran público y hacerse imprescindibles en sus equipos y en la competición. La confianza de sus técnicos, la constancia en su trabajo y la fe en sus posibilidades suelen resultar decisivos para que llegado el momento consigan un rendimiento óptimo y el reconocimiento unánime. Jayson Granger y Kaloyan Ivanov lo han logrado y han saltado una barrera invisible pero muy importante. Ya no sólo están en la Liga Endesa, JUEGAN en la Liga Endesa.

Jayson Granger venía realizando una buena temporada oscurecida por la trayectoria errática de Asefa Estudiantes. El jovencísimo base uruguayo se bastó para condicionar la victoria de su equipo frente al Real Madrid. En defensa cambió el signo del partido cuando Pepu Hernández le utilizó para frenar en cada momento al jugador más “caliente” del equipo rival. Si Carroll empezaba a anotar compulsivamente ahí estaba Granger para pararle los pies, si LLull quería echarse el equipo a la espalda en el último arreón de los blancos, Jayson evitaba que recibiera con claridad. Gratificante ver un jugador joven que no considera un marrón emplearse en defensa y que no sólo tiene condiciones físicas para defender sino que las emplea (contrariamente a la inmerecida fama de buen defensor de mi admirado Sergio Llull).

La exhibición de Granger no acabó en defensa. En ataque supo interpretar qué jugador de su equipo castigaba más al Real Madrid y en muchas ocasiones decidió que era él mismo. Sabedor de que el Real Madrid de Laso tiene muchas virtudes pero que no tiene ningún jugador exterior (salvo Pocius) buen defensor en situaciones de uno contra uno, Granger percutió una y otra vez en la zona blanca, sin duda menos intimidante sin Ibaka.

Hace dos o quizás tres años, otro Estudiantes-Real Madrid puso bajo los focos a otro jugador colegial, Daniel Clark, seguro que Granger tiene claro que más difícil que lograr ese cambio de estatus que ha conseguido es consolidarlo en el tiempo. Ese es su próximo reto.

El caso de Kaloyan Ivanov es más sorprendente. El jugador búlgaro disputa su sexta temporada en la Liga Endesa. Hasta ahora sus actuaciones destacadas se contaban con los dedos de una mano (y sobraban, diría yo) pero este año es uno de los jugadores de la competición. Su mérito es aún mayor porque su rendimiento está llevando a un equipo de modestísimo presupuesto como Lucentum Alicante a codearse con alguno de los mejores equipos de Europa. En Ivanov, en su etapa de formación siempre se le adivinaba un gran potencial pero su paso a profesionales enseñó a un jugador irregular, con tendencia a tomar decisiones erróneas y algo inconstante en su rendimiento. El aire mediterráneo y la confianza de Txus Vidorreta han dejado atrás las dudas y han aumentado su grado de competitividad. Se siente importante y eso le anima a intentar más cosas, por eso coge tantos rebotes, porque ahora tiene el ánimo de ir a por ellos. Sus entrenadores anteriores dirán que ya podía haberlo hecho antes y él pensará que ya podían haberle puesto más para hacerlo, eso sí que es un clásico….

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , ,

Deja tu respuesta