Blogs

Pizarra y coraje

Leo lo escrito ayer y no evito sentirme con esa sensación de “zas en toda la boca”. Me alivia pensar que opiniones seguramente más doctas que la mía también consideraban favorito al Barcelona Regal, una condición ganada a pulso en la presente y en las pasadas temporadas.

Todo lo dicho otorga más valor a la extraordinaria victoria del Real Madrid. El equipo dirigido por Pablo Laso ha cumplido con la premisa exigida para ganar a un rival como el Barça, jugar un partido muy cerca de su mejor límite.

Pablo Laso. El técnico madridista ha asumido la iniciativa táctica desde los primeros momentos. En defensa ha concedido tiros libres a costa de mandar el mensaje al Barcelona de que el equipo se había dejado su aureola de “blando” en la caseta. El mensaje no se quedó ahí, en ataque jugó las primeras opciones con Carlos Suárez contra Pete Mickeal, traducido ” yo pienso que tengo una ventaja dónde tú crees que eras superior”. El partido necesitaba de dureza defensiva y Carroll y Sergio Rodríguez se veían perjudicados en las rotaciones. Laso esperó su momento. El de Rodríguez no llegó porque Llull estuvo dominador de cabo a rabo pero el de Carroll sí, y fue decisivo.

El momento de Carroll es muy representativo de la mentalidad con la que el Real Madrid ha afrontado el partido. El Barça apretaba y el partido tenía un tufillo similar al que disputó el equipo catalán en semifinales contra Caja Laboral. Pero el coraje en la dirección de Laso dio una vuelta de tuerca más obligando a su equipo a jugar permanentemente para castigar la defensa de Juan Carlos Navarro. Esto es, “no voy a dar un paso atrás, voy a seguir buscándote las cosquillas”. El acierto de Carroll ha otorgado más valor a la decisión de su entrenador y ha dado el empujón definitivo para un grupo que, en muchos momentos, ha ridiculizado a la mejor defensa vista en Europa en muchos años.

Llull y mucho más. Sergi Llull ha sido un merecidísimo MVP. Más sereno que habitualmente (incluso en sus modélicas declaraciones post partido) y decisivo en acciones puntuales del encuentro. Parece claro que el jugador balear explota más su físico contra bases que contra escoltas. Es cierto que aún tiene margen de mejora en la dirección pero LLull es un claro ejemplo de cómo ha evolucionado la posición de base en los últimos años. Sergi  no es menos base que el 90% de bases de la Liga Endesa. Si se deja enseñar mejorará su capacidad de dirección sobre todo cuando dentro de aún muchos años su descenso de nivel físico le obligue a pensar más. Su nivel  de la final parece mostrarnos que es un jugador que se deja enseñar, que siga así.

LLull y Carroll aparte, el nivel general del Real Madrid ha sido extraordinario. Suárez ha superado a Mickeal y ha mandado los primeros mensajes de carácter a sus compañeros, Begic ha mejorado lo que ha realizado el mermado Tomic y Pocius y Felipe han sellado las grietas que Navarro y Lorbek han generado en la defensa blanca en el tercer cuarto.

Y el Barcelona. El equipo de Xavi Pascual no ha encontrado el partido que esperaba. No pensaba que el Real Madrid iba a competir al nivel físico que lo ha hecho y se ha visto enormemente sorprendido. Desde el primer momento mostraba síntomas claros de un equipo tenso, cuestionando demasiado las decisiones arbitrales y pasándose el balón con menos frecuencia y calidad que en otras ocasiones (sólo 3 asistencias al descanso). Entrenador y técnicos se han ganado todo el crédito del mundo, el tiempo dirá que secuelas deja esta derrota.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , , , , , ,

Una respuesta a “Pizarra y coraje”

  1. Leonor dice:

    Me gusta. He leído muchos blogs de la final y este es distinto. Enhorabuena¡

Deja tu respuesta