Blogs

“Matar” al veterano

Pasada la Copa del Rey, anda uno repasando las imágenes que nos dejó la cita de Barcelona y empezando a imaginarse como será el resto de la temporada. Además, no olvidamos que es año Olímpico y la especial ilusión que nos hace la próxima cita en Londres. Empezamos a elucubrar con posibles candidatos para formar la selección nacional y cuesta encontrar alguna aparición rutilante que cuestione el grupo de 15 ó 16 candidatos que se manejan en los últimos tiempos. Dos reflexiones sobre esto, los que están son muy buenos y tenemos que disfrutar al máximo lo que nos queda de alguno de ellos porque el futuro, en este caso, no va a ser mejor.

Pero más allá de quién forme el grupo final, que tiempo habrá para analizarlo, pienso hasta qué punto se ha valorado y se valora la trayectoria de determinados jugadores veteranos que han sufrido demasiado desgaste mediático por el mero hecho de llevar mucho tiempo en la élite. Estamos en un país con demasiada tendencia a cansarnos pronto de determinadas caras y todos ( repasando alguno de mis escritos me incluyo) quizás realizamos aseveraciones demasiado categóricas sobre jugadores que merecen mucho más respeto por conseguir lo más difícil de esta profesión, mantenerse durante mucho tiempo en el máximo nivel.

Tengo la sensación de que además, en muchos casos, no hemos hecho un gran favor a los jugadores llamados a reemplazar a estos veteranos ya que les hemos  ponderado mucho más por el mero hecho de representar la novedad  que por verdaderos méritos deportivos. Hay varios ejemplos representativos, me centraré en un par de ellos.

- “Los tres de España”. Pienso en Carlos Suárez, Víctor Claver, Alex Mumbrú, Carlos Jiménez y, aún en menor medida, en Rabaseda. Me alegró muy especialmente el partidazo de Carlos Suárez en la final de Copa del Rey contra el Barcelona. Desde que le conozco siempre me ha parecido un jugador extraordinariamente competitivo, no recuerdo en su etapa de formación un partido de máxima importancia en el que no rindiera al máximo. Sin embargo, en muchos momentos de estas temporadas no ha mostrado ese deseo de ser protagonista de un partido como lo hizo en Barcelona, su presencia fue decisiva en los dos lados del campo. A Carlos Suárez y Víctor Claver les lanzamos entre todos como relevos de los ya curtidos Mumbrú y Jiménez. En esa “campaña” probablemente pecamos de injustos relativizando la aportación de éstos. La verdad es que ni Claver ni Suárez han tenido un rendimiento tan constante como para afirmar con rotundidad que “han retirado” a Mumbrú y Jiménez que, sobre todo en el caso del primero, vienen realizando una temporada excepcional. La presencia de Suárez y Claver en el equipo nacional es muy necesaria para que vayan teniendo más experiencias que puedan ayudar en los diferentes procesos de transición en el equipo nacional pero debemos ser más exigentes con jugadores de su enorme capacidad, que la tienen. Creer en ellos no significa “matar” a veteranos para que se les haga hueco sino exigirles que realmente muestren que son superiores a ellos.

Felipe y Nikola. El caso de Mirotic y Felipe Reyes tiene el interés añadido de que además comparten equipo. La irrupción de Mirotic pareció descentrar en algún momento a Felipe Reyes. El jugador de origen montenegrino es un talento superior de aquellos que pueden marcar una época. Sin embargo, las ganas que tenemos de “más Mirotic” no deben hacernos caer en la injusticia de no valorar en su justa medida a Reyes. La temporada del capitán del Real Madrid sólo puede calificarse de fantástica. Ante la irrupción de Mirotic ha hecho lo más beneficioso para él, para su equipo y para su compañero de puesto, competir como un animal y “marcar distancias” con el aún inexperto Mirotic en los aspectos del juego dónde es superior. En ese rebote ofensivo que no pelea Niko, aparece Reyes; cuando Lorbek castiga con dos triples porque Mirotic hace ayudas demasiado largas, ahí está Felipe para cortar esa sangría; cuando el partido está más en el barro que para pasos de ballet siempre está Don Felipe Reyes. A todos nos gusta ver acciones plásticas técnicamente o demostraciones de exhuberancia física pero no debemos dejar de ponderar los mensajes actitudinales de muchos jugadores. Felipe Reyes quiere jugar los Juegos Olímpicos y seguir teniendo protagonismo en el Real Madrid, quién no quiera que sea así, que demuestre lo contrario, en el campo, por favor.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , ,

2 respuestas a ““Matar” al veterano”

  1. Jesus Cuesta dice:

    Comparto la reflexión acerca de la actitud, a veces por encima de la aptitud. Quien coje rebotes es porque va a buscarlos, quien pelea una defensa, es porque llega a ella. La pena es que no profundicemos mas en el baloncesto de formacion es lograr esa actitud de los jugadores.

  2. Sara dice:

    Pues a mí Felipe Reyes no me gusta nada. Parece que olvidas como conspiró contra Messina..

Deja tu respuesta