Blogs

De Nueva Orleans a Estambul pasando por Madrid

No deja de sorprenderme el impresionante Superdome de Nueva Orleans y la capacidad de convocatoria de la Final a cuatro del Baloncesto Universitario estadounidense. Muchos motivos para prestar atención, muchos detalles que admirar y otros que desmitificar.Siempre he considerado el baloncesto universitario americano como un mejor foco de atención para los entrenadores que para los espectadores. Realmente, más allá de los súper clase el nivel medio de los jugadores es bastante pobre, sobre todo a nivel técnico. El contraste en la manera de jugar respecto a la NBA es abrumador con menos capacidad para las  aventuras individuales y más respeto por el colectivo, quizás especulando demasiado con la obsoleta regla de los 35 segundos de posesión. Pero lo más llamativo de la NCAA es el estatus de los entrenadores. No hay ninguna competición en el mundo dónde sean más respetados y gozen de más prestigio, otra cosa es que hagan un mal uso de él y den la sensación de sentirse demasiado cómodos en ese papel de protagonistas (como el amigo Calipari de Kentucky).

A muchos miles de kilómetros de Nueva Orleans, en Estambul, dos equipos españoles han hecho historia disputando el partido por el título de mejor equipo femenino de Europa. El partido ha sido un gran escaparate excepcional para el baloncesto femenino español cuyos beneficios tendrán más repercusión futura (por las niñas que se acercarán sin duda a este deporte) que presentes (con las penurias económicas de la mayoría de los clubes). El título se lo ha llevado Ros Casares casi porque no podía ser de otra forma con la colección de estrellas que presenta pero la edición de Estambul consolida enormemente el proyecto de Rivas Ecópolis, un club ejemplar que podría ilustrar un libro de cómo llegar a la élite desde lo más bajo.

La Liga Endesa ha pasado más de puntillas que nunca este fin de semana pero deja nubarrones muy serios en la Comunidad de Madrid. Asefa Estudiantes está en una situación límite y la amenaza del descenso es más real que nunca. La llegada de Trifón Poch pareció recuperar el alma del grupo pero todo se ha deshecho realmente rápido. El nuevo técnico utilizó 12 jugadores en el último partido en un claro gesto de querer detectar quién está por la labor de salir del pozo. Hay veteranos ejemplares como Gabriel o Jiménez y jóvenes que serán jugadores muy importantes de esta liga como Fernández, Lucas Riva o el más consolidado Jayson Granger pero faltan jugadores “referencia” que entiendan lo que supondría que este equipo descendiera.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , ,

2 respuestas a “De Nueva Orleans a Estambul pasando por Madrid”

  1. Sara dice:

    Me gusta que hables algo del baloncesto femenino, aunque la ocasión merecía un poco más, pero bueno…

  2. Marco dice:

    Hola la verdad es que no dejan de sorprender a las personas como yo cada día más, pienso también como dice en el blog que hay una proporción pobre del baloncesto universitario americano y a veces especulamos que es un prestigio ser una entrenadora pero es muy difícil la ardua tarea que se llevan con esas jóvenes agresivas y por eso hay que darle mucho crédito lo que hay que es buscar la forma positiva siempre.

Deja tu respuesta