Blogs

Es el pase, señores

Adoro el ritmo frenético de los Play Offs de aquí y de allá y la posibilidad de seguir su desarrollo. La intensidad de las series, la diferencia con la que el público (sobre todo en Estados Unidos) vive los partidos y la sensación de que cualquier fallo puede ser decisivo propician un interés inigualable.

El pasado fin de semana ha vuelto a confirmar la gran influencia del pase en el juego. Este fundamento es poco valorado por la crítica pero tiene una influencia decisiva en el rendimiento de los equipos. Pienso por ejemplo en los brillantes San Antonio Spurs, ya finalistas de la Conferencia Oeste. Los súper fanáticos de la NBA, aquellos que desprecian sistemáticamente todo lo que se realiza en Europa, incurren en la contradicción de valorar extraordinariamente a los Spurs sin percatarse de que es el equipo con la manera más europea de jugar de toda la NBA. Los Spurs del maestro Popovich anotan a través de un juego basado en la capacidad de pase de sus jugadores y en su confianza en depositar el balón en las manos del jugador mejor posicionado se llame como se llame. Es por eso por lo que San Antonio es una franquicia que ha posibilitado que jugadores con menos nombre siempre tengan su espacio para lucirse y que sea un equipo muy atractivo para muchos jugadores. Claro que los Spurs tienen estrellas como Duncan, Parker y Ginobili pero éstas respetan, valoran y mejoran a los que los rodean.  Habrá equipos que puedan competir con ellos por la grandeza de sus individualidades pero el juego colectivo de la franquicia de San Antonio está muy por encima de lo que está mostrando cualquier oponente.

Quién no parece que podrá enfrentarse con los Spurs son Los Angeles Lakers de Pau Gasol. Es evidente que si comparamos con San Antonio, la madurez de Bryant no tiene nada que ver con la que está exhibiendo Tim Duncan. Los números del escolta de los Lakers en cuánto a anotación siguen siendo extraordinarios y su capacidad competitiva está fuera de toda duda, pero se pueden poner muchos matices a su capacidad para detectar qué es lo que se precisa de él para que el colectivo sea mejor. Bryant aplica la regla al revés y piensa qué le puede ofrecer el colectivo para que él  luzca más. Pero las sombras de los Lakers no deben quedarse únicamente en Bryant, nuestro Pau Gasol está realizando una serie bastante floja, su aportación con el paso de los minutos se va diluyendo y no toda la responsabilidad debe recaer en sus compañeros. Pau conoce suficientemente como está montada la NBA para saber que se es más indulgente con 20 malos tiros que con un mal pase que exprese falta de aplomo. Los coleccionistas deben estar preparados, el último partido de Gasol con los Lakers se celebrará dentro de muy poco, quizás en horas.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , ,

Una respuesta a “Es el pase, señores”

  1. Uxue dice:

    Me hubiera gustado que dijeras algo sobre el tercer cuarto del cuarto partido Miami-Indiana. Hacía tiempo que no veía una demostración así como la de Wade y Lebron

Deja tu respuesta