Blogs

Grandes

Siempre tendemos a magnificar lo visto recientemente y a penalizar a los recuerdos pero esta final de la Liga Endesa ha tenido tantos elementos atractivos que cuesta encontrar algo similar en los últimos años. Dos auténticos equipazos que se han levantado cuando peor lo han tenido y que nos han dejado momentos inolvidables de buen baloncesto, de intensidad y de pasión competitiva que han llevado a que sólo se decidiera el campeón en el minuto 200 de la Serie.

El no ganador. El Real Madrid ha tenido el título muy cerca, ha competido en el Palau los tres partidos (conviene recordarlo porque no era la norma suya ni de la mayoría de los equipos de Europa que se vienen abajo cuando pisan ese campo) y debe confiar en este proyecto que tiene una pinta estupenda y al que sólo le falta continuidad, algo más de poderío físico y seguir llenando la mochila de títulos para saber jugar las situaciones decisivas como lo ha hecho el Barcelona. Un equipazo al que da gusto ver jugar a baloncesto y del que hay que destacar su inquebrantable fe para perseguir la victoria en las situaciones más adversas.

La Zona y los cabezones. Este título se ganó en las 48 horas que pasaron entre el tercer y cuarto partido. Los reconocidos como peores momentos en la carrera de Xavi Pascual sirvieron para recordar al grupo catalán que su equipo lo forman auténticos campeones y las acertadas decisiones tácticas de Xavi Pascual cambiaron el rumbo de la Final. “Nadie es más duro mentalmente que nosotros”, dice Pete Mickeal y no le falta razón.

La paliza que vació la tripa del campeón. Los tres primeros partidos dieron la sensación de que el Real Madrid tenía un plus de hambre mayor que el del Barcelona. Los catalanes, más veteranos y con mayores títulos en su carrera competían por inercia pero no igualaban la emotividad e intensidad con la que los blancos vivían los partidos. La abultada diferencia del tercer partido fue el estímulo que necesitaron los jugadores azulgranas para enchufarse emocionalmente a la final. Dejaron de pensar que no pasaba nada por perder una Liga porque ya tenían muchas y empezaron a darse cuenta de que este era uno de los mayores retos de sus carreras.

Mickeal, Lorbek y… Vázquez. Mickeal es el competidor por excelencia, cuentan que el Barcelona le fichó porque les salía más barato que encontrar en Europa cualquier jugador de defenderle, algo parecido estará pensando Pablo Laso. Durante los cinco partidos ha dado la sensación de ser indefendible cuando se giraba y aproximaba a canasta. Algo parecido se puede decir de Lorbek, cuya frialdad no debe dejarnos engañar sobre su capacidad competitiva. El mejor “cuatro” de Europa que será la baja más difícil de rellenar si finalmente abandona el Barcelona Regal. Fran Vázquez ha sido fundamental para que los porcentajes de tiro de dos del Real Madrid hayan sido tan malos los dos últimos partidos, su capacidad de intimidación es algo que echa mucho de menos el equipo dirigido por Pablo Laso que no cuenta con un corrector similar en su plantilla.

Termino con un deseo. Esta excelente final puede conducirse en el punto de partida de la regeneración de esta competición. El producto es bueno, hay que esmerarse en saber venderlo y eso es responsabilidad de todos los que forman nuestro baloncesto. La respuesta ante esta Final ha sido positiva, que no decaiga.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , ,

2 respuestas a “Grandes”

  1. Juanillo dice:

    Muy de acuerdo en todo. Si en esta final, se va a recordar algo es lo bien que jugó el equipo que perdió y lo bien que compitió. Y se lleva por delante nombres como los de Sergio Rodriguez y Fran Vazquez con un puesto en la seleccion, o por lo menos con posibilidades hasta el ultimo descarte. Por otro lado, la reaccion de Pascual en el cuarto partido es para no olvidarla. Los entrenadores tambien juegan, tambien pelean y tambien compiten.

  2. juan dice:

    No habría dado un duro por el Barça después del baño del Madrid el 1er día y perder los dos siguientes claramente. Mucho mérito de Xavi! Y el Madrid no debería hacer demasiados cambios.

Deja tu respuesta