Blogs

El pívot, los tres bases y Rudy

En la eterna espera hasta que comience la competición viene bien echar un vistazo a los diferentes proyectos que se van perfilando. El Real Madrid ha apostado acertadamente por dar continuidad a la propuesta de Pablo Laso y afronta esta temporada con la idea de que su atractivo baloncesto les permita competir al máximo nivel en España y en Europa. Hay ganas de ver la vuelta de tuerca que dará el equipo con las nuevas incorporaciones porque no hay duda de que todo lo desarrollado el año anterior han hecho de este equipo una referencia indudable de un estilo determinado de juego.

El pívot. La plantilla del club madrileño está pendiente de contratar a un pívot para darse por cerrada. La búsqueda de este jugador interior ha puesto de manifiesto que el descarte de Tomic no generó muchas dudas porque no se contaba con un sustituto previsto. Lo que sí que creo es que el fichaje del jugador croata por el Barcelona Regal está obligando a los rectores blancos a pensarse al máximo a quién fichan. Parece que se busca a un jugador más móvil capaz de generar peligro no sólo cerca del aro y que ofrezca una dosis de mayor actividad defensiva. Lo que está claro es que se avecina un año dónde abundarán las tablas comparativas entre el rendimiento del pívot que venga y los números de Tomic en el Barcelona.

El peligro de los tres bases. La planificación y anticiparse a las oportunidades de mercado deben valorarse positivamente en la gestión de un club pero, a veces, provoca determinadas sorpresas. Me cuesta pensar que el plan del Real Madrid fuera tener tres bases para esta temporada. Más bien, el fichaje de Draper respondía a las dudas que generaba Sergio Rodríguez. La explosión del jugador canario en el final de temporada “obligó” a esta configuración de plantilla que permite asegurar tener el puesto más que cubierto para una temporada con más partidos que la anterior pero que puede generar algún tipo de inconveniente según se manejen las rotaciones. Digo esto porque pienso que la idea de Laso será mantener a LLull de base porque es una apuesta muy personal del técnico vitoriano y porque entiendo que la apuesta no salió mal la temporada pasada. Partiendo de ese supuesto, repartir 40 minutos entre tres jugadores siempre provocará algún perjudicado o que ninguno de ellos goce de una continuidad bastante necesaria en el puesto. El manejo de Llull, Draper y Rodríguez es de esas cosas que los entrenadores siempre comentamos como “bendito problema” hasta que el problema deja de ser tan bendito…

Rudy es mucho más. El verdadero salto de calidad del Real Madrid lo debe dar Rudy Fernández. Los que le hemos visto jugar desde infantiles sabemos que tiene mucha más calidad que la que ha demostrado en sus últimas versiones. Está claro que el Rudy olímpico y el de su corta etapa anterior en el Real Madrid es un jugador valiosísimo pero está lejos de lo que puede ser. Tampoco ha ayudado la utilización que han hecho de él en la NBA dónde le han limitado a su papel de tirador menospreciando su capacidad para generarse sus opciones para él o sus compañeros. Considero que la apuesta de Rudy por el Real Madrid no sólo busca optar a todos los títulos en juego sino también un medio para conseguir reencontrarse con su mejor versión como jugador. En este sentido la manera de jugar del equipo es la más idónea para el jugador balear, cuyo regreso a nuestra competición es una excelente noticia en un nuevo verano en el que se han perdido algunos de los referentes de nuestra Liga. Veremos cómo responde Rudy Fernández ante este reto y cuántos problemas le pone su espalda en el camino….

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , ,

Una respuesta a “El pívot, los tres bases y Rudy”

  1. Jorge dice:

    Mariano,

    Es un placer poder leerte, amigo. Mucha suerte en los medios… o en los banquillos! Un abrazo fuerte de un pupilo y admirador tuyo.

Deja tu respuesta