Blogs

Proteger al jugador ofensivo, sí, pero…

“Lograr que los árbitros sean más estrictos en la aplicación del reglamento, con el objetivo de proteger al jugador ofensivo, y de este modo, limpiar el juego y no permitir en ningún caso, defensas ilegales”. Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado la reunión pre-temporada de los árbitros de la ACB y que se interpreta como uno de los puntos a los que el arbitraje prestará más atención desde los primeros partidos de competición oficial.

Así, a bote pronto, parece positivo todo lo que permita proteger las acciones ofensivas de los jugadores y poner limitaciones al uso desmedido generalmente de las manos en determinadas acciones defensivas. No entiendo, sin embargo, que en la Liga Endesa el juego ofensivo se vea muy limitado por acciones defensivas que rebasen la legalidad sino por las propias apuestas de los equipos y las crecientes dificultades para aprovechar las medidas del campo (un debate que tarde o temprano habrá que abordar seriamente). Dicho de otro modo, no tengo la idea de que en la Liga Endesa los arbitrajes se hayan mostrado excesivamente permisivos con defensas ilegales y más bien el problema estaba en la disparidad de criterios de unos colegiados a otros.

Queda por ver en que medida se transforman las intenciones en hechos y de que manera se ven afectados aspectos colaterales que acompañan a esta intención. El primero de ellos es si el espíritu de la norma se va a aplicar con todos los jugadores o el término “jugador ofensivo” se va a limitar a aquellos jugadores de mayor calidad y con más trascendencia mediática. Digo esto porque lo primero que hemos pensado la mayoría al leer las conclusiones de la reunión de arbitraje es que hombres como Juan Carlos Navarro o Rudy Fernández se van a hartar (más)  de lanzar tiros libres. Nada que objetar si la vara de medir con ellos es la misma que para los demás y si, al amparo de la norma, se les exige mayor responsabilidad para no exagerar cualquier contacto que reciban. Porque estos dos jugadores son excepcionales y es una bendición contar con ellos en la Liga Endesa (aunque comercialmente se explote mínimamente el duelo que pueden protagonizar) pero también se les debe penalizar más severamente su casi permanente exageración ante cualquier mínimo contacto existente o inexistente. Alguno dirá que forma parte del juego la pillería y tratar de engañar a los árbitros para cargar a los rivales con faltas personales pero eso no quita que deba ser penalizada de igual manera que determinados trucos defensivos para desestabilizar al rival. Poner el acento en una norma obliga a ser más estricto con todos los que tratan de utilizarla en su beneficio, disculpadme que sea escéptico en este sentido.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: ,

4 respuestas a “Proteger al jugador ofensivo, sí, pero…”

  1. Uxue dice:

    Brillante y valiente

  2. Héctor dice:

    Es cierto que estos dos exageran pero a sus defensores les pitan menos faltas de las que realizan

  3. Jesus Cuesta dice:

    La norma que no es valida para todos no es norma…

  4. Lotina dice:

    Uno de los pocos que los tiene bien puestos para decir lo que piensa, bravo por Mariano, lleno de verdades tu artículo. Chapó

Deja tu respuesta