Blogs

Leyendazas

Camina la Liga Endesa con una cierta normalidad salvo en el número de victorias del Barcelona Regal. Los equipos que parecía que habían hecho un buen trabajo en verano (Asefa Estudiantes, Valencia y Herbalife Gran Canaria) están confirmando que sus equipos  son más sólidos que en las temporadas precedentes mientras que aquellos que han visto reducido su presupuesto o ya lo tenían muy limitado como Lagún Aro y Canarias empiezan a comprobar la dureza de una competición que castiga cruelmente cualquier agujero en la plantilla. Muy meritorio también el comienzo de Blu Sens Monbus que ha derrotado a dos rivales de su liga y jugará con mucha más confianza en las próximas jornadas. Los gallegos también parece que han acertado con sus movimientos veraniegos manteniendo el bloque de jugadores decisivo para la permanencia y añadiendo piezas que mejoran aquellos aspectos en los que andaban más justos.

Permitidme, sin embargo, que más allá de apuntes colectivos que no dejan de ser meras sensaciones por el escaso número de jornadas disputadas, me quede con dos bocados de la jornada de unas debilidades personales creo que ampliamente compartidas. Dos jugadores nacionales, partícipes de grandes éxitos de nuestro baloncesto y en los que prefiero fijarme sin ningún sentimiento nostálgico que me prive del placer que supone verles seguir dando lecciones en la cancha. Me refiero a Raúl López y Carlos Jiménez.

Hay una sensación que no me abandona desde hace tiempo cuando pienso en Raúl LópezAquello de ”lo que pudo ser este chico sin las lesiones” ha prevalecido demasiado en la manera de analizar su juego. Como aventurar cuál hubiera sido su carrera sin tener sus rodillas machacadas no conduce a mucho, parece más útil detenerse en como este base “de culto” sigue siendo capaz de influir en los partidos de manera decisiva, como emplea gestos técnicos cada vez más en desuso y como la convivencia con jugadores con el colmillo retorcido como Mumbrú y Grimau ha influido positivamente en su capacidad competitiva. Hay un grupo de jugadores que deberían ser referencia para todos nuestros jóvenes y que los entrenadores de formación deberíamos insistir en que sean observados y analizados, Raúl pertenece sin duda a este grupo.

Carlos Jiménez tiene poco que ver con Raúl López. Su carrera no se ha soportado en el talento sino en su capacidad para oxigenar a sus equipos en aquellos aspectos dónde necesitaban más aire. Si hacía falta rebote, era el primero en asegurarlos, si se necesitaba defensa, él se bastaba con lo suyo y con lo de algunos más y, ahora, si hace falta jugar un mes más, ahí está Carlos Jiménez. Si a Raúl le ha pesado la sombra de una carrera virtual sin lesiones, a Carlos Jiménez no se le ha ponderado en ocasiones por esa actitud suya de no darse importancia que relativizaba números y actuaciones extraordinarias. Aún hoy, con 36 años, gana partidos para un Unicaja dirigido por un técnico de prestigio como Repesa que este año añadirá una línea más a su palmáres,  ya puede decir que ha entrenado a Carlos Jiménez.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

2 respuestas a “Leyendazas”

  1. Anyelo dice:

    Espere diariamente el análisis técnico de los mercados mundiales y españoles de acciones, índices, monedas y commodities en formato video con el que tendrá acceso a una herramienta rápida y efectiva que ayude a la toma de decisiones de inversión y al entendimiento de los mercados financieros. Es gratuito, para acceder al informe ingrese al siguiente link: http://www.experium.es/video-analisis/

  2. Uxue dice:

    Yo también soy muy de Raúl López.

Deja tu respuesta