Blogs

La Banda de Mike

La Banda de Mike viste color púrpura y oro y desafina una de cada dos noches en distintas ciudades americanas. Aún llevan puesto el nombre de los Lakers en su camiseta pero algunos recordamos que aquello era otra cosa.

La decepcionante temporada de Los Ángeles Lakers no deja de ser noticia. Lo preocupante ya no es que cada vez estén más lejos de los puestos de Play Offs sino que su juego no evidencia síntomas de ningún progreso, más bien de todo lo contrario. No es un problema de piernas, de físico ni de talento, sino de actitud. Los jugadores ni están ni se les espera, ni creen ni quieren creer en lo que les propone Mike D´Antoni y de esta manera predecir una mejora a corto plazo parece una aventura demasiado arriesgada.

D´Antoni. Hombre, parece que bien, bien,  no lo está haciendo. Da la sensación que desde que se hizo cargo del equipo nunca creyó que con estos jugadores pudiera jugar el baloncesto que a él le gusta. Se le puede acusar de rigidez en su método y de no haber creado una defensa colectiva sólida (enorme reto con las carencias estructurales del equipo en este sentido). Es verdad, no ha mejorado en nada al equipo de Mike Brown que, por lo menos daba la sensación de estar más predispuesto en defensa. El peor enemigo del entrenador son las dudas. Estoy casi convencido que D´Antoni siempre ha pensado que para su baloncesto la convivencia de Gasol y Howard le restaba velocidad y amenaza en más espacios del campo. Tiene todo el derecho del mundo a pensarlo pero ha dudado de su apuesta y por el camino ha generado heridas casi irreparables con jugadores como el español. D´Antoni es un técnico muy identificable con un método, algo que debían saber quienes le contrataron, pero nadie ha puesto más en cuestión sus ideas que él mismo. La duda es un elemento imprescindible para desarrollarse en cualquier ámbito profesional pero deben terminarse una vez se cierra la puerta del despacho. La decisión de empezar con Pau Gasol en el banquillo (que no es tan grave señores) parece ese grito ahogado de “voy a perder con mis ideas”, hasta llegar a esta decisión muchas cosas se han podrido en los Lakers.

Gasol y el debate.  Es curioso todo lo que se escucha y lee en torno al jugador español. Hace mucho tiempo que el gris desapareció de la escala de colores cuando se habla del mayor de los Gasol. Estamos en un punto dónde si dices que está jugando mal te cuestionan y te acusan de dudar de él y no valorar su trayectoria. Por otro lado si argumentas que los espacios que ocupa no le permiten desarrollar su mejor rendimiento parece que intentas excusarle y atribuir todos sus males a su técnico. Pelín cansino todo. Pues bien, Gasol no está jugando nada bien. Físicamente no se le aprecia en las mejores condiciones y se ha encontrado con un entrenador que le demanda en la posición de “cuatro” cuando su físico le reduce cada vez más al “cinco”. Aunque siempre ha exhibido una mentalidad privilegiada, es lógico que se vea afectado por todo lo que le rodea a él y al equipo. Lo cierto es que su falta de energía en defensa y ataque no es más llamativa que la de la mayoría de sus compañeros pero eso no es un impedimento para que se puede mencionar. Hay tres decisiones que ayudarían a pensar que Pau Gasol aún puede demostrar su mejor baloncesto en la NBA. Su traspaso a otro equipo, el traspaso de Howard o el despido de Mike D´Antoni.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

Deja tu respuesta