Blogs

¿Y si fueran los Knicks?

Campeones de División varios años después, inmersos en la mejor racha de victorias de la Liga y  transmitiendo buenísimas sensaciones en su juego ofensivo, los New York Knicks obligan a preguntarse ¿Por qué no?. A priori la respuesta es sencilla y tiene nombre de ciudad del estado de Florida pero hay muchos detalles en estos Knicks que hacen pensar que pueden ser un equipo enormemente peligroso en los play offs.

El tiro. Estamos ante el equipo de la competición con mayor número de jugadores capaces de anotar desde larga distancia. Dado que el nivel defensivo de los equipos NBA tiende a subir en varios puntos en los Play Offs, contar con muchos tiradores es una gran alternativa si tenemos en cuenta las pocas “bandejas” que se conceden especialmente en los últimos cuartos. Generalmente, los equipos de este perfil tienden a pervertir sus virtudes exagerando su uso. Por eso es muy importante que Chandler y Stoudemire (cuando se recuperen) estén bien alimentados para que puedan finalizar cerca del aro y que incluso Carmelo Anthony también trabaje en situaciones cercanas. Con un buen equilibrio y una buena mentalidad colectiva para pasar al compañero mejor situado es fácil que los Knicks superen los 15 triples anotados por noche y eso es mucho decir.

Los Knicks y el juego.  Hay muchas cosas que me gustan del manejo que realiza el entrenador Mike Woodson de su plantilla, algunas de ellas se suman a una cierta tendencia que se va imponiendo en el juego y en la que creo bastante. Woodson no cataloga exclusivamente a sus jugadores por su presumible mejor puesto de juego sino por sus prestaciones de tal manera que sus rotaciones se enriquecen porque no encuentra límites a la hora de “mezclar” jugadores en la pista. Esto posibilita que coincidan muchas veces dos supuestos bases como Prigioni o Felton (a veces Kidd), que Anthony y Novak sean por momentos los pívots del equipo (cierto que en el juego interior hay muchas bajas) o que tenga hueco en el equipo un jugador versátil como Copeland. Me gusta esta mirada al baloncesto sin tanta rigidez y la echo de menos en otros equipos que sacrifican tener a los mejores jugadores a la vez en pista por tener una estructura más académica (pienso en los Thunder por ejemplo).

El límite. La presencia del mejor equipo de la Liga, los Heat, en la misma Conferencia señala el presumible límite de los Knicks en esa frontera. Aunque sea mucho aventurarnos, ese hipotético enfrentamiento tiene algunos aspectos que le hacen más igualado de lo que parece. Los Knicks han competido muy bien frente a los James, Wade y compañía en los partidos de Liga Regular, saben adaptarse a la estructura ofensiva de Miami y además castigarles en el rebote, el eslabón débil de los actuales campeones. Los aspectos diferenciales a día de hoy son la defensa, donde los Knicks a veces no son lo suficientemente sólidos porque quizás en algunos puestos no pueden igualar la capacidad atlética de otros equipos y la sombra de la irregularidad que acompaña a algunos de sus jugadores como J.R Smith o Raymond Felton sobre los que pesa, quizás injustificadamente, cierto aire de sospechosos. Miami se ha ganado el cartel de súper favorito pero apetece y mucho esta presumible final de conferencia.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , ,

Deja tu respuesta