Blogs

Alrededor de una medalla

Terminado el Eurobasket, es momento de analizar lo que supone la medalla de bronce para España y enmarcar esta selección como el primer paso hacia la irremediable transición que se avecinará después del Campeonato del Mundo del próximo año.

Aunque la competición no ha tenido un nivel demasiado elevado y su sistema  ha permitido demasiados partidos intrascendentes, es interesante que pongamos en valor esta medalla de España como un ejercicio de orgullo competitivo en defensa de un estatus adquirido en los últimos años. No ha habido término medio con esta selección, o ha aplastado a los rivales o ha perdido el resto de los encuentros y probablemente el número de partidos permita comentar que no es una casualidad este desarrollo sino que está relacionado muy directamente con las características de algunos de nuestros jugadores, capaces de llegar a su mejor nivel en dinámicas positivas pero menos acostumbrados a tener un papel fundamental en los momentos decisivos de los encuentros con el equipo nacional.

Lo que nos traemos.  De Eslovenia volvemos con el prestigio intacto con la garantía de que jugadores como Marc Gasol, Sergio Rodríguez o Rudy Fernández son una base muy sólida sobre la que se debe construir el futuro. También volverá reforzado un Víctor Claver que ha llevado una línea muy ascendente en todo el campeonato y al que hay que reconocerle su impacto en la medalla conseguida. La presumible vuelta de Reyes, Ibaka y Gasol para el campeonato del Mundo volverá a plantear otro reto al jugador valenciano, el de rendir con menos continuidad en el juego. También volvemos con la sensación de que el equipo ha ido de menos a más, que ha avanzado en su distribución de roles, ha tenido paciencia para encontrar espacio a jugadores que no arrancaron bien el Europeo, ha realizado una buena preparación de los partidos y que ha encontrado un estilo atractivo que encajaba con las cualidades del grupo. Todos estos aspectos deben colocarse en el haber del seleccionador. Creo que Orenga dirigirá a España en el Mundial, creo que lo merece y también que, con todas las estrellas, su labor será mucho más complicada por paradójico que parezca.

Lo que nos dejamos.  Hemos perdido una oportunidad para ganar otro campeonato de Europa porque, a pesar de las bajas, los mejores momentos de baloncesto de este Eurobasket los ha ofrecido España. No es poca cosa, pues, pero esta generación de Francia también merece un reconocimiento, en especial, un jugador espectacular como Tony Parker, ejemplo de compromiso y adaptación. Por otra parte deja cierto mal sabor de boca la forma en la que se han perdido los cuatro partidos. En todos ellos pareció que su resultado estaba más en manos de España que del rival pero faltó serenidad, planes mejor definidos, mayor acierto y sobró el indudable entusiasmo de los rivales ante el reto de vencer al absoluto dominador del baloncesto europeo de los últimos años. El mejor aval de España lo resumieron las palabras de Parker tras su victoria, calificándola “como la más bella”.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , ,

Una respuesta a “Alrededor de una medalla”

  1. Fermín dice:

    Cuando se dice que un bronce en un Europeo es algo a tener en cuenta, que es la primera medalla sin Pau…¿qué es lo que falla que hace que tengamos esa sensación agridulce que no nos consuela? Pues que hablamos del Europeo en términos generales y no de ESTE Europeo. No sería lo mismo haber perdido con este equipo contra la Francia del pasado Eurobasket que como lo hemos hecho ahora. El nivel de este campeonato ha sido bajo. Se han quedado fuera selecciones como Rusia, Turquía y Grecia…En fin, creo que sobraba talento para haber planteado opciones a los planteamientos de los rivales. Ha sido una gran oportunidad perdida. Y se puede endulzar todo lo que se quiera pero sospecho que así lo deben sentir Orenga, los jugadores, la FEB y todo el que haya seguido el torneo.
    Respecto a que Orenga sea el entrenador, duele ver a Jaume Ponsarnau como su ayudante y no al contrario. Duele y mucho.
    Y, por cierto, hubo una jugada en el último cuarto contra Croacia, con ya una buena ventaja, en la que Marc se revolvía a 4/5 metros del aro, sin posibilidad de pase, y en la que consigue canasta por puro talento. Acto seguido se santigua y resopla. Vuelta a las andadas y a los fantasmas de los partidos perdidos en finales apretados. Menos mal que era Croacia. Blandita y esponjosa. Ha sido un bronce y menos mal.
    Saludos y gracias por tus artículos.

Deja tu respuesta