Blogs

“Pío, Pío”

Cuatro jornadas después, dos valientes osan disputar el primer puesto de la competición a Real Madrid y Barcelona. Evidentemente, sería muy injusto exigir a Canarias y Herbalife Gran Canaria luchar por el título de Liga pero no por ello debemos dejar de valorar su extraordinario comienzo de temporada, su buen juego y los modelos acertados de gestión deportiva que representan con sus distintas peculiaridades.

El comienzo de temporada de Herbalife Gran Canaria es una continuidad de la buena dinámica generada el curso anterior reforzado por varios aspectos que merecen resaltarse. El primero de ellos es que ha logrado vencer en dos plazas tan duras como Vitoria y Bilbao, con el valor que hay que otorgar a esas victorias que pocos equipos repetirán en esos campos. La diferencia entre optar a Play Offs y no luchar por la “permanencia” radica en vencer fuera de casa y el conjunto de Las Palmas hace tiempo que dejó de ser ese equipo que exprimía al máximo el factor cancha y competía con algo menos de pasión fuera de las Islas.  El segundo matiz es la facilidad con la que han impactado las nuevas incorporaciones como Oliver, O´Leary y un Nacho Martín extraordinario que ha sabido llevar a las Islas la confianza, personalidad y espíritu competitivo que adquirió en su última etapa de Valladolid.

En realidad, no debemos extrañarnos de que Herbalife Gran Canaria acierte en los fichajes. Habitualmente es un club con gran capacidad en este sentido porque parte de situaciones realistas donde les otorga a sus incorporaciones roles muy habituales a los que venían desempeñando. Eso provoca que el margen de error sea mínimo porque además el núcleo de jugadores que llevan más tiempo en el club (Bellas, Beirán, Rey) tienen pinta de ser modélicos en su trabajo y dejan claro a las incorporaciones cuál es la manera de desempeñarse en el club. Todos ellos están magníficamente dirigidos por Pedro Martínez, uno de los entrenadores-referencia de nuestro baloncesto avalado por su extensa trayectoria en la mejor competición europea de baloncesto.

CB Canarias comparte con sus vecinos la capacidad para mantener la inercia de su tremenda segunda vuelta de la temporada pasada. Entonces, el equipo dubitativo que comenzó su andadura en la Liga Endesa, dio paso a un conjunto desinhibido, capaz de realizar uno de los juegos más atractivos de la competición aprovechando el hambre de jugadores que venían de tragar mucha arena en las ligas LEB o de vivir experiencias algo decepcionantes en la máxima categoría.

El pasillo de seguridad del Canarias lo forman Richotti, Saúl Blanco y Blagota Sekulic y alrededor de ellos un grupo de jugadores que se agarran a la oportunidad de jugar en la Liga Endesa derrochando corazón, entusiasmo y conocimiento del juego. Esta obra está diseñada por Alejandro Martínez, con el que casi cualquier elogio se quedará corto. Su gestión está llevando el entusiasmo a Tenerife, una Isla con una gran pasión por el baloncesto y que merecía un proyecto tan bien dirigido como el del C.B Canarias.

Seguro que vendrán días más duros donde la realidad económica se imponga y el frasquito de los milagros se agote pero mientras tanto qué menos que unas líneas de reconocimiento y admiración para “los Martínez” y sus equipos.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , , , , , ,

Deja tu respuesta