Blogs

Reflexiones sobre el clásico

El ritmo.Los primeros minutos definen el plan de cada equipo. El Real Madrid, a lo de siempre, a todo trapo buscando generar superioridades en los primeros segundos de cada ataque. El Barcelona quiere ir más despacio pero pronto olvida su plan, se olvida de jugar para sus pívots y entra en esa vorágine de intentar cambiar canastas en la que los de Pablo Laso se encuentran más cómodos. Las pérdidas de balón son el peaje que paga el Barcelona por dejarse llevar por la velocidad del Real Madrid. El plan inicial del Barcelona se viene abajo demasiado pronto, síntoma de inseguridad y de que el equipo aún está por definir en cuanto a roles. Lorbek es un elemento positivo del juego del Barcelona pero también un aspecto a analizar ya que sólo anota en situaciones lejanas al aro cuando el jugador esloveno ha decantado partidos contra el Real Madrid aprovechando su superioridad sobre los “cuatro” blancos jugando cerca del aro.

Rudy.  El Real Madrid sale a la carrera con un Rudy  Fernández muy activo. El alero mallorquín ha mejorado su rendimiento respecto a la temporada pasada. El año pasado ya aportó mucho en defensa pero se mostró más inconstante en anotación y acabó con enormes dudas en su lanzamiento. Particularmente, el mejor Rudy que he conocido es el de la Penya y el del momento actual es el que más se acerca a esa versión.

El clima de Laso. Dentro de los muchos méritos que se le pueden atribuir a Laso está el haber conseguido crear un estado de ánimo de gran confianza en sus jugadores. Claro que llevar más de 20 victorias consecutivas ayudan lo suyo, pero el triunfo del Real Madrid vino por arreones de talento, genio y actividad más que por un juego colectivo brillante. El Barcelona nunca logró crear dudas al Real Madrid pero demostró arrojo y personalidad para no llevarse una derrota de escándalo. Eso sí, agarrado a los de siempre Marcelinho, Navarro y Lorbek. Las nuevas incorporaciones aún tienen que pasar la reválida de derrotar al Real Madrid.

Lampe y Nachbar como síntoma. Dos de los nuevos, jugadores de enorme talento, muy dependientes de sentirse indiscutibles para rendir al máximo y con tendencia a dispersarse cuando el partido tira más por lo emotivo que por la clase. Veremos si Xavi Pascual da con la tecla para que estos dos jugadores sean productivos.

La diferencia. No considero que haya mucha distancia entre las dos plantillas, incluso pienso que el Barcelona es mejor que el Real Madrid en algunos aspectos. ¿Quién es mejor jugador Lampe o Slaughter? ¿Papanikolau o Darden? ¿Pullen o Draper?. No sé vosotros, yo tengo la respuesta muy clara en dos de los casos y tengo dudas en el último. Sin embargo, la influencia de los tres jugadores del Real Madrid en su equipo es enorme en comparación con los minutos que juegan y con la que aportan los tres jugadores azulgranas. Ahí es donde está el trabajo del Barcelona y de Xavi Pascual. Tienen tiempo para hacerlo, el problema es lo que se vaya dejando por el camino. De momento, con casi toda seguridad, ya ha perdido el factor campo en una hipotética final.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , , ,

Deja tu respuesta