Blogs

Pau por aquí, Pau por allá

El culebrón “Pau Gasol” domina la atención mediática estos días. Todo hace indicar que el mejor jugador español de la historia es el elegido por los Lakers para iniciar una reconstrucción sobre la que se deben mantener todas las dudas del mundo visto el acierto de sus dirigentes últimamente.

Hay varios aspectos que justifican la incomodidad de Gasol con los Lakers. Desde el frustrado traspaso por Chris Paul, el ex jugador del Barcelona siempre ha estado en medio de negociaciones  y rumores  que le situaban fuera de los Lakers. En el caso de Gasol pesa más su contrato que  su enorme influencia en los dos últimos títulos de la franquicia y el fin de su etapa en los Lakers parece bastante cercano. La realidad es que son demasiados meses con el cartel de “transferible” a cuestas y muchas operaciones frustradas en las que el nombre de Gasol ha estado encima de la mesa.

Entendible, por tanto, que el jugador catalán esté cansado de sentirse permanentemente señalado y por qué no decirlo, degradado, porque en un año y medio ha pasado de querer ser cambiado por uno de los mejores bases de la competición a verse envuelto en unas negociaciones que le mandaban a Cleveland a cambio de un jugador que iba a ser despedido por su nueva franquicia en unos días. Este aspecto me parece interesante y poco comentado. Ahora mismo no parece ser muy alta la valoración de Pau Gasol en la NBA, o quizás habría que decir que lo que parece poco atractivo es su contrato, por eso habrá que esperar a que Gasol adquiera la condición de Agente Libre para conocer cuál es su estatus actual en una competición que no anda sobrados de jugadores con la inteligencia, capacidad de pase y conocimiento del juego del español.

Escribe un seguidor de los Lakers, por lo que no soy dudoso respecto a lo que significa jugar en esta franquicia. Sin embargo, no comparto ese aire victimista que tiende a interpretar su salida del equipo como un paso atrás. Desgraciadamente, detrás de los actuales Lakers hay pocas cosas, por lo que puede ser interesante una franquicia que revitalice el ánimo del español y que sepa asumir sus cualidades para crecer en torno a él. Gasol fue decisivo para que los deprimentes Grizzlies jugaran Play Offs y ayudó a los Lakers a conseguir dos anillos impensables sin su presencia.  Su siguiente reto debe ser hacer mejor a la franquicia donde aterrice. Para ello deberá mejorar físicamente (lesiones aparte, no está bien) y defender con orgullo su carrera. Eso, o volver a Europa, donde su llegada tendría un efecto tremendo en el mapa del baloncesto continental.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags:

Deja tu respuesta