Blogs

Datos y nombres

El fin de la primera vuelta de la competición siempre es un buen momento para analizar, evaluar y también especular sobre lo acontecido en la Liga Endesa y lo que queda por llegar, que aún es mucho. También, es hora de reconocer el mérito de los equipos clasificados para la Copa, de todos, por supuesto, pero con un plus especial a aquellos proyectos que se confirman en nuestra élite como los de Herbalife Gran Canaria y Cai Zaragoza y a ese grupo de atrevidos inconformistas que han llevado al Iberostar Tenerife a la cita de Málaga. El “corte” de la Copa del Rey de este año ha sido ilustrativo y sólo los ocho mejores han obtenido más victorias que derrotas.

No es que sea mucho de números, ando lejos de considerarme un preso de las estadísticas pero hay datos que merecen ser destacados y que explican la clasificación. En primer lugar, que el salto cualitativo del Real Madrid  de esta temporada viene dado por su defensa, especialmente por la actividad de los jugadores que no defienden el balón. También, me parece llamativo que siete de los ocho equipos clasificados para la Copa del Rey sean los que lideran el ranking de asistencias. El pase, es un elemento poco valorado pero la generosidad de los equipos suele tener recompensa, como ha sido el caso. También el pase es un síntoma de confianza, en la capacidad propia de poner el balón en buenas condiciones en los compañeros y en confiar en los demás para terminar una buena obra. El único equipo de los ocho mejores que no destaca en asistencias es Unicaja y es algo que, seguro, ha limitado al equipo de Joan Plaza de obtener un mayor número de victorias. Los malagueños han cumplido el objetivo de volverse a situar en el mapa en la posición que les corresponde, pero hay momentos de sus partidos en que varios de sus jugadores tienden a un juego demasiado individual que limita las grandes posibilidades del grupo.

Tres pívots en tres estaciones. Podría destacar a muchos jugadores pero me voy a quedar con tres jugadores interiores, de los de verdad, de aquellos que reivindican una posición que bien utilizada marca diferencias. David Doblas está en el otoño de su carrera y ha sido un factor clave en el buen rendimiento de Gipuzkoa Basket. El pívot cántabro es imparable cerca de la canasta donde cada vez tiene más recursos para anotar. Da gusto ver competir a Doblas y cómo condiciona el planteamiento defensivo de los rivales. Tibor Pleiss avanza con paso firme al pleno verano. El jugador alemán es otro ejemplo más, y van muchos, de que los jugadores grandes precisan de más paciencia para afianzar sus condiciones. Su evolución esta temporada está siendo excepcional dejando actuaciones memorables que deberán repetirse con frecuencia para que su equipo dispute los Play Offs. La primavera de Walter Tavares es un verdadero manual de cómo dirigir la carrera de un jugador llamado a marcar diferencias. El de Cabo Verde crece en cada minuto de la competición aprovechando la estabilidad de su club,  la buena mano de entrenadores y compañeros y, sobre todo, una estupenda mentalidad (o eso transmite desde la distancia) que le ayuda a exprimir al máximo todos los recursos de los que dispone para progresar. Si la máxima urgencia de Tavares y los que le rodean es ser mejor cada día y no otra, aquí hay un proyecto espectacular.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

Deja tu respuesta