Blogs

Álex y Mario

Creo no exagerar si afirmo que el Barcelona cuenta en sus filas con dos de los mejores proyectos de jugadores exteriores europeos. Dos chicos llamados a ser estrellas continentales y a liderar junto con otros compañeros el cambio generacional en sus distintas selecciones. Me refiero a Álex Abrines y Mario Hezonja. Los seguidores del Real Madrid podrán replicar que tienen a Barreiro y a Doncic, pero éstos aún están en un proceso formativo distinto, donde la prudencia debe acompañarles en todos sus pasos.

La incorporación de Abrines y Hezonja fue una brillante gestión de los responsables azulgranas (no salieron gratis, eso sí) que apostaron por el talento de estos dos jugadores como proyectos sobre los que construir el futuro a medio plazo del equipo. Álex Abrines, dos años mayor que el jugador croata, tuvo una primera temporada difícil, con pocas oportunidades pero donde dejó muestras evidentes de su calidad. Hezonja tuvo una experiencia distinta disputando la Adecco Oro, aún siendo Junior. En esta competición, el jugador croata mostró una gran capacidad física, descaro y personalidad en momentos decisivos, capacidad para lanzar y también, por qué no decirlo, algún apunte de ambición mal conducida en forma de ciertas desconsideraciones. Abrines y Hezonja son dos jugadores con un perfil parecido. El croata es más explosivo y potente mientras que Abrines, que también tiene muy buenas capacidades atléticas, probablemente sea más sólido en defensa. Los dos son jugadores con muchos recursos para anotar aunque siempre me ha dado la sensación de que Abrines aún no se ha “soltado” del todo y juega algo más comedido que como lo hacía en categorías inferiores.

Mucho se ha comentado sobre la manera de Xavi Pascual de conducir los pasos de estos dos diamantes. La necesidad de caras nuevas e ilusionantes siempre generan corrientes de opinión favorables a los jóvenes pero eso no es fácil de conjugar en clubes permanentemente exigidos de títulos como el club catalán. Hezonja ha sido, hasta el momento, el descarte más recurrido por Pascual en la plantilla de 14 jugadores que maneja mientras que Abrines ha tenido más presencia pero no demasiada continuidad en su rol. Asumiendo que la calidad de los dos jugadores les da para que derriben cualquier puerta, la pregunta es hasta que punto su convivencia es un freno para su evolución, o dicho más claramente si el Barcelona será capaz de consolidar a los dos jugadores como parte fundamental de su proyecto. En favor de Abrines y Hezonja juega su calidad y su habitual buen rendimiento cuando son requeridos, en contra, unos chavalillos como Papanikolau, Oleson y Navarro, que seguro están jugando un papel importante en su formación. Mi opinión es que estos dos jugadores son apuestas bastantes fiables pero que será difícil que los dos, a la vez, tengan protagonismo en el Barcelona, por lo menos a corto plazo. A pesar de sus últimas actuaciones, considero que será difícil que esta temporada alteren los roles de los que disfrutan. La pregunta sería saber qué peso tiene desarrollar a Hezonja y Abrines en el proyecto azulgrana y la respuesta, además de los datos que está ofreciendo este curso, la tendremos probablemente cuando observemos la configuración de la plantilla de la próxima temporada.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: ,

Deja tu respuesta