Blogs

Sobran

- Sobran las declaraciones de Juan Carlos Arteaga, gran árbitro por otra parte, en el diario Marca aludiendo a intentos de soborno antes de determinados partidos. No es que sus afirmaciones sorprendan, desafortunadamente, sino que esas cosas se hacen en un momento y de una determinada manera o si no casi mejor que callarse. Salvo que no conozcamos el resto de la historia, ese intento de chantaje no ha sido denunciado y, por lo tanto, sancionado. Mencionarlo (de aquella manera) sin dar nombres y demás no tiene ningún sentido más allá del literario.

- Sobran los dirigentes que se resignen a convertir en cotidianas situaciones anormales. La huelga de los jugadores de Bilbao Basket está más que justificada. La famosa refundación de la ACB no será completa si no acoge una normativa que obligue a los clubes a tener un mayor rigor con sus ingresos y gastos y penalice de manera más severa a aquellos clubes que no cumplen sus compromisos con los profesionales. La desproporción entre los criterios que se exigen a los equipos que ascienden y como se mira hacia otro lado ante determinadas situaciones no acabo de entenderla. Y sí, ya lo sé, que está muy mal todo, y la crisis y demás, pero hay mucho dirigente de gatillo fácil a la hora de firmar contratos sobre los que no tiene ninguna garantía que pueda cumplir. Máximo respeto a todos los profesionales que no perciben su salario por trabajar, a los que hacen huelga y a los que no, aunque en algún caso me cueste ser más comprensivo con las “tragaderas” de alguno que tiene que ver como casi cada dos o tres semanas se incorpora un nuevo jugador a la plantilla. Claro, que si se lo permiten….

- Sobran también los prejuicios y los dogmas, y esto me lo aplico a mí mismo. Yo confieso que también pronuncié la famosa frase de “hay que dominar en Europa para irse a la NBA” (no fui el único eh, que esto lo he leído muchas veces)  y cada año me demuestran que es un gran error. Lo que hay que tener claro antes de ir a la NBA es la verdadera apuesta de la franquicia en el jugador y la personalidad de éste para intentar abrirse camino en la Liga. Pienso esto después de la enésima exhibición de esta temporada de Goran Dragic con los Phoenix Suns. El jugador esloveno aterrizó en la NBA sin tener aún ese pedigrí de estrella europea. Esa condición la ha adquirido directamente en Estados Unidos. En su trayectoria se ha juntado la apuesta de la franquicia y, sobre todo, la valentía con la que ha afrontado su reto. Dragic nunca ha jugado como si fuera uno más y ha entendido perfectamente lo que necesitaba hacer para triunfar. Personalidad, que se llama.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: ,

Deja tu respuesta