Blogs

La mochila de Milán

Ya comenté las heridas que dejó la Final Four de Milán en Real Madrid y Barcelona. El paso de las semanas reafirma la sensación de que algo se rompió en el equipo blanco. Y sí, los de Pablo Laso están en la final de la Liga Endesa y su facilidad para anotar hace pensar que pueden levantarse de la primera derrota en la Serie pero algo ha cambiado en la manera de jugar, de sentir y de mirarse dentro del equipo. El Real Madrid ha enamorado porque su brillante propuesta de juego estaba sostenida por una actividad y esfuerzo admirable. Desde hace unas semanas el equipo anota mucho pero no juega bien porque ha abandonado un principio fundamental que acompaña cualquier éxito, la solidaridad.

Y sí, todavía creo que el Real Madrid tiene muchas opciones de ser campeón de liga, pero de un tiempo a esta parte abundan los ataques fruto del talento individual o del orgullo pero se echa en falta mayor circulación, equilibrio y, sobre todo, pases, todo lo contrario que exhibe un Barcelona muy consolidado en su idea de crear desde la conexión Marcelinho-Tomic pero capaz de tener variantes ofensivas, paciencia para encontrar buenas opciones de tiro y solidez mental para no irse de los partidos ante los “arreones” sin continuidad de los de Pablo Laso. El deporte es así, los dos equipos han ganado los mismos partidos en los Play Offs pero, sin embargo, esas victorias parecen haber reforzado las convicciones y roles en el Barcelona (sobre todo ese último partido en Valencia) y han generado dudas en el Real Madrid.

Mirotic y los bases. Reitero una idea que ya he comentado en otras ocasiones. El dominio entre Real Madrid y Barcelona se inclinó hacia los blancos cuando Mirotic empezó a “comerse” a Lorbek. El Barcelona era consciente de su problema en la posición de “cuatro” el pasado verano cuando fichó a Nachbar y ya ha tomado medidas para el futuro (con el fichaje de Doellman, dicen). El momento de forma mental de Mirotic nivela la balanza en la posición. El Jugador de origen montenegrino es un buen termómetro que ejemplifica lo que sucede en el equipo. La ausencia de protagonismo en ataque le conduce a desentenderse en defensa porque se puede asumir que Nachbar le castigue lanzando pero cuesta entender que le haga daño cerca del aro. Respecto a los bases, asumiendo que Llull es el jugador por el que más apuesta Laso, a veces la rigidez con la que se manejan las rotaciones de Sergio Rodríguez van en contra del desarrollo del partido. El Real Madrid se está acostumbrando a comienzos fríos que siempre obligan demasiado al base canario. La ausencia de Rodríguez en momentos decisivos del primer partido fue cuando menos llamativa y contrasta con la confianza con la que juega Marcelinho, espléndido, decisivo y perfecto ejecutor de las buenas propuestas de su técnico, Xavi Pascual sobre el que hablaremos otro día del por qué sus defectos (que tendrá, como TODOS los entrenadores) siempre son más repicados que sus indudables y numerosas virtudes.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , ,

Una respuesta a “La mochila de Milán”

  1. Madridista83 dice:

    Mirotic bajó su nivel hace meses, pero obviamente cuando más se le nota es en los partidos de alto nivel. Los interiores de Olympiacos se lo comieron, los de Maccabi, los del Valencia en el Palacio, y ayer Nachbar…..Hasta ahora ha ido tapando su bajo nivel porque es tan bueno que haciendo un mal partido suele acabar con sus rebotitos y puntitos q arreglan la estadistica (lo que vienen haciendo los sumaestadisticas de toda la vida) y porque Rudy y Sergio Rodriguez lo dan todo en esos partidos y si se gana se desvía la atención hacia ellos, pero cualquier que le vea jugar ve que le falta algo que si tenía a principio de temporada.

Deja tu respuesta