Blogs

A los pies de Coach K

El peor (aunque también excelente) grupo de jugadores reunidos por Estados Unidos desde hace varios años ha “arrasado” a todos sus rivales en el Campeonato del Mundo de España. Se puede debatir mucho sobre el tan traído tema de las “distancias” entre el baloncesto internacional y el estadounidense pero la realidad es que las nuevas generaciones de jugadores americanos parecen más preparadas que las que presentan el resto de países.

Actitud. Este grupo de jugadores de Estados Unidos ha sido el más contenido y menos sobreactuado en mucho tiempo. Sin duda, mucho tiene que ver la actitud de su técnico, Mike Krzyzewski, que siempre ha mostrado un gran respeto por el baloncesto internacional y que ha realizado una selección de jugadores sabiendo perfectamente qué tipo de rivales iba a encontrarse en el campeonato. No debe ser fácil dirigir a un grupo de All Stars y condenar a alguno de ellos a papeles secundarios, pero “Coach K” ha protegido el poder del colectivo y ha logrado ir dotando de confianza a muchos jugadores para ser capaz de elevar el nivel del equipo a medida que la exigencia del campeonato era mucho mayor.

Irving-Rose. La pareja de bases formada por Kyrie Irving y Derrick Rose representa muy bien la manera de llevar el timón de  Mike Krzyzewski. En los primeros partidos de preparación, Rose parecía destinado a liderar el equipo estadounidense. Todo parecía preparado para que este mundial significara el de su “resurreción” y el del primer paso para un nuevo impulso a su carrera. La realidad es que Rose aun está lejos del nivel que le llevó a ser elegido MVP de la NBA y que su falta de confianza en el lanzamiento hacen de él un jugador menos determinante en este tipo de eventos. Coach K vive el presente y no atiende a nada más que lo que puede beneficiar al colectivo en este momento, si Rose tiene que jugar 10 minutos, los juega y punto.

Kyrie Irving ha sido el base perfecto para este equipo. En defensa es un jugador bastante estable y en ataque ha tomado las decisiones perfectas para su equipo. A  sus 22 años, repito 22 años,  ha demostrado una madurez y un liderazgo impresionante que seguirá poniéndose a prueba con la llegada de Lebron James y Kevin Love a su equipo, los Cavaliers.

¡¡Es el tiro¡¡.  Desde que el tandem Krzyzewski/Colangelo se propusieron volver a poner las cosas en “su sitio” siempre han planificado grupos de jugadores y propuestas de juego donde el lanzamiento exterior tenga un gran peso en el juego. Incluso desde estas líneas hemos denunciado alguna vez el escaso peso en el juego que proporcionan a los jugadores interiores pero la realidad es que la eficacia en el tiro de tres puntos ha marcado (entre otros muchos factores) la diferencia con el resto de los equipos. En este campeonato del mundo, el trío interior Davis, Faried y Cousins también ha rendido de una manera espectacular porque han dominado el rebote, han jugado con una actividad superior y han permitido con sus “correcciones” defensivas que sus compañeros pudieran arriesgar al máximo en defensa en busca de la recuperación del balón.

El Mundial. El campeonato del Mundo vale más por sus meritorios medallistas que por todo lo demás. La semifinal Francia-Serbia será un partido que recordaremos muchos años, igual que el orgullo de los franceses por defender su espacio entre la élite a pesar de las ausencias. Probablemente, recordaremos este campeonato como el punto de partida de otro ciclo de buenas actuaciones de Serbia y por supuesto siempre quedarán en la retina esos 15 minutos (entre el 5 y el 20) maravillosos de Estados Unidos en la final. Fuera de aquí, poco, muy poco, con España liderando el ranking de las decepciones, qué pena.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , ,

Deja tu respuesta