Blogs

Mucha Penya

Creo no exagerar si digo que el Fiatc Joventut ha ofrecido los momentos más entretenidos de baloncesto en las primeras seis jornadas de la Liga Endesa. El conjunto catalán ha obtenido cuatro victorias y un reconocimiento unánime a la manera en la que ha competido contra equipos del potencial del Real Madrid, Barcelona y Unicaja. Actuaciones como las del equipo dirigido por Salva Maldonado contribuyen al crecimiento de la competición, elevan el interés de la misma y merecen ser destacadas y valoradas sin parar porque hay vida más allá de los equipos de  Euroliga.

La Penya es uno de los muchos clubes que se ha visto (y se ve) golpeado por una situación económica precaria. A pesar de que hace tiempo que no compite por un título, su prestigio como centro formador de talentos se ha mantenido intacto. La continuidad en el banquillo de Salva Maldonado por cuarta temporada consecutiva está contribuyendo a construir un proyecto muy reconocible basado en jugadores formados en la casa y en foráneos conocedores de la Liga  que, además de sus cualidades deportivas, siempre han destacado por su implicación con los grupos de los que han formado parte.

Sin miedo. El rendimiento del Joventut viene muy determinado por la escasa atención que le prestan a la derrota. De otra manera sería imposible ver jugar a un equipo con este nivel de determinación y confianza. Ni miedo, ni especulación de ningún tipo, algo que contra los equipos grandes a los que ha enfrentado tiene doble mérito porque la mayoría de las apuestas contra estos conjuntos se reducen a intentar llevar los partidos a un ritmo lento y a meditar al máximo cada acción que se realiza. El juego que propone Maldonado huye de movimientos de distracción y de sistemas demasiado elaborados, busca generar ventajas de manera inmediata y  aprovechar los numerosos lanzadores de tres puntos de los que dispone. Para que tenga éxito esta propuesta es importante que el técnico refuerce sus ideas cuando el acierto no es tan grande y que los jugadores no se sientan exclusivamente valorados por el acierto o no en el lanzamiento. La tranquilidad y confianza en la propuesta que transmite Salva Maldonado son claves para la buena marcha de un equipo que curiosamente juega con algo más de rigidez contra los equipos de “su” liga.

Nombres.  La temporada de Sitapha Savané está superando todas las previsiones. A sus 36 años, el jugador senegalés tiene una producción altísima en los minutos que está en pista. El entusiasmo con el que compite un jugador que muchos pensábamos (sí, lo admito) que estaba muy lejos de sus mejores tiempos es el mejor ejemplo posible para los jugadores jóvenes. Lo mismo se puede decir de Tariq Kirksay que, más allá de su lanzamiento exterior, es un jugador absolutamente determinante por su capacidad para interpretar los espacios y las ayudas en defensa, probablemente el mejor ayudando a sus compañeros desde Carlos Jiménez. Completa el trío de veteranos ilustres, Demon Mallet, el pequeño base ha vuelto a la Penya con su mismo descaro de siempre. Le costó algo entrar en la competición pero en los últimos partidos ya nos recuerda al jugador de sus mejores momentos. Si Mallet mantiene el nivel, disfrutaremos sin duda del Joventut en la próxima Copa del Rey.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , ,

Deja tu respuesta