Blogs

Duele “Calde”

Duele Calderón y duelen los Knicks de Nueva York. No acaba uno de acostumbrarse a observar dinámica tan desastrosa en una franquicia que debería ser icono de la mejor competición del mundo. 35 derrotas en 40 partidos es un dato dramático que admite poca condescendencia incluso con el venerado Phil Jackson.

No esperaba gran cosa del equipo de Nueva York esta temporada pero tampoco que fuera el peor equipo de la NBA. La llegada de Derek Fisher fue una apuesta personal de Jackson que, indudablemente, no ha conseguido revitalizar ni hacer funcionar un grupo de jugadores presos del desánimo y que parecen dejarse llevar sin mostrar mucho entusiasmo ni afán competitivo. Tan claro está que los Knicks están en fase de transición como que están llevando este proceso de la peor forma posible. No dudo que Fisher podrá ser un gran entrenador ni me agarro a lo indispensable de la formación mediante cursos y demás como algo indispensable para poder ejercer,  pero no tiene nada que ver jugar el triángulo ofensivo con enseñarlo, explotarlo y enriquecerlo.

Este es el contexto en el que tiene que desenvolverse José Manuel Calderón que, a buen seguro, andará dando vueltas a la cabeza si fue una buena decisión apostar por estos Knicks de paso y de paseo. La trayectoria de José Manuel Calderón en la NBA merece un reconocimiento unánime que no debe ser obviado por la trascendencia de los hermanos Gasol. Calderón tiene condiciones para poder formar parte de cualquier franquicia de la NBA y sus 11 años en la competición sólo merecen respeto y admiración, por eso, es difícil evitar que esta frustración que generan los Knicks no afecte en alguna medida a todos aquellos que nos consideramos admiradores del jugador extremeño. Calderón es parte del desastre de los Knicks (nos duela o no), pero ni siquiera un jugador con su ética de trabajo y su experiencia a cuestas puede tapar tantos agujeros como los que tiene el barco neoyorquino.

Es hora por tanto de preguntarse si hay algo de esperanza para Calderón en estos Knicks. La solvencia del base podría ser un buen complemento para cualquier equipo con pretensiones de construir un proyecto sólido, pero probablemente su contrato y edad jueguen en su contra y sea carne de traspaso. Es en este punto cuando estar alejado de los jugadores y sus pensamientos hace  plantearse si Calderón se plantearía un hipotético regreso a Europa. Personalmente, considero su etapa en la NBA más que amortizada y me parecería muy interesante observar su aportación en un equipo de máximo nivel europeo. Probablemente la idea de Calderón sea apurar su carrera en la NBA y explorar si en algún equipo puede tener protagonismo y recuperar buenas sensaciones tras una etapa difícil que comenzó en el pasado Campeonato del Mundo pero tendría su atractivo tenerle de vuelta en el baloncesto europeo donde hay pocos bases que aúnen todas sus cualidades. Calderón tiene muchos buenos partidos por jugar todavía, tiene un buen físico, buena mano y, sobre todo, buena cabeza, un buen jugador para la NBA, pero ¿es la NBA buena para Calderón ahora?.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

Deja tu respuesta