Blogs

Derribando el muro

Personalidad y atrevimiento. Estos son los dos aspectos que han llevado a Nikola Mirotic a “romper” en estas últimas semanas. Y no es que sea una sorpresa, porque no son muchos los jugadores con las condiciones del ex jugador del Real Madrid pero merece destacarse este enorme paso hacia delante del Novato de los Bulls.

El reconocimiento a Mirotic empieza por sus propios compañeros que han encontrado una solución de garantías y un tipo al que no le quema el balón en las manos en un momento de la temporada donde las lesiones y la poca aplicación defensiva del equipo están mermando el rendimiento de uno de los aspirantes al título de la conferencia Este. Lo cierto es que Mirotic es de lo poco que está saliendo bien parado de este momento complicado de Chicago y que se puede afirmar con rotundidad que está sacando partido a su primera temporada en la Liga. Se nota que su entrenador Tom Thibodeau tiene interés en explorar las posibilidades de su “perla” en la competición. Los experimentos en la posición de alero han puesto de manifiesto dos aspectos que intuíamos, que Mirotic tiene condiciones técnicas y tácticas que permiten exigirle rendimiento en diferentes cometidos y que su mentalidad, a diferencia de la de otros jugadores, le permite alternar roles sin verse especialmente afectado en la continuidad de su juego.

Manifesté en anteriores blogs que Mirotic debería estar alerta a ese proceso de especialización en el que se ven envueltos determinados jugadores cuando llegan a la competición. Esto es, su apuesta debería ser por intentar consolidarse como un gran jugador y no sólo como un gran “cuatro” abierto. De las dos maneras se puede hacer camino, pero el montenegrino apunta a ser mucho más que un buen tirador. En este sentido, su evolución en la temporada está siendo magnífica porque la confianza que exhibe le animan a intentar más cosas, a poner más veces el balón en el suelo y a interpretar perfectamente contra qué tipo de jugador se está enfrentando.

Tengo gran curiosidad por ver cómo estas actuaciones de Mirotic le permiten encajar en la rotación de los Bulls cuando la plantilla esté al completo. En ese momento, la realidad le obligará a un nuevo ejercicio de madurez. Menos minutos de juego, menos balones en sus manos y menos margen de error porque estaremos en tiempo de Play Off, pero todo ello con un matiz muy distinto, sus compañeros le mirarán con gran confianza porque sabrán que junto a ellos está alguien preparado y que ha sabido echarse el equipo a la espalda en momentos muy complicados.

El muro pendiente. Mientras Mirotic se hace un sitio en la NBA a bazocazos, empieza uno de los debates recurrentes que suelen comenzar por estas fechas. Me refiero a su presencia o no con la selección española en el próximo Campeonato de Europa en verano. La brillantez de las actuaciones de Mirotic no debe cegarnos y limitar el mérito de la trayectoria de Ibaka. La elección de uno u otro deberá venir determinada por qué quieres que te aporten en cada caso. No me parece cuestionable la elección de Ibaka, salvo que lleves a Ibaka para jugar de Mirotic que algo de eso ha pasado y el “síndrome” todavía le afecta al jugador de los Thunder ya que en algunos partidos  apenas pisa la zona empeñado en demostrar sus progresos en el lanzamiento de tres puntos.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

Deja tu respuesta