Blogs

Se dice poco

Puede indignar pero no sorprender el nuevo acuerdo de la Euroliga con IMG que amenaza con fracturar de nuevo el baloncesto europeo. Entiendo la decisión de la Euroliga de buscar nuevos impulsos a su competición pero no comparto en absoluto la obstinación por empequeñecerse con una estructura que limita la presencia de equipos que, por méritos, pueden enriquecer su competición. Por eso entiendo y comparto las críticas de profesionales como Pedro Martínez y Joan Plaza. Tampoco la ACB está muy satisfecha con el nuevo rumbo de la competición internacional. Dicho esto, la mejor manera de combatir el afán acaparador de la Euroliga sería reforzar y estimular su propio producto, algo que se ha dejado de lado desde hace varios años.

Y eso que la ACB sigue siendo una gran competición, con jugadores y técnicos de primer nivel. Conviene recordarlo y disfrutar de esos momentos que ofrece cada jornada. Especialmente interesante me están pareciendo estas primeras semanas por el nivel de competitividad y buen baloncesto que ofrecen varios equipos. El encuentro entre Dominion Bilbao Basket y Valencia Basket, probablemente el mejor de las seis jornadas disputadas, contribuye a valorar nuestra competición y a reconocer la labor de jugadores como Mumbrú, Rafa Martínez y San Emeterio a los que no debemos dejar de ponderar el mérito que supone permanecer tantos años en la élite. También me está pareciendo interesante el alumbramiento de varios hombres que deben liderar el futuro de una competición también necesitada  de nombres  que la representen y que tengan la capacidad y el carisma de dar el relevo a caras demasiado usadas en anuncios y parrillas promocionales.

No es un nombre nuevo en la competición, Ante Tomic, pero sí es uno de sus referentes absolutos. El pívot croata está probablemente en el mejor momento de su carrera. Por momentos, transmite la sensación de dominar los partidos como sólo lo hacen las súper estrellas. Un tipo con el aura de eterno sospechoso que, sin embargo, parece el jugador más en forma en su puesto en todo el baloncesto europeo. La experiencia le está ayudando a compensar la fragilidad de sus piernas con una maravillosa inteligencia en el juego que se manifiesta en su excelsa forma de pasar el balón. El pase sigue siendo el fundamento pobre. Más allá del término asistencia, el pase es un elemento imprescindible del juego que marca la diferencia entre los equipos.

Sí, el pase, y no sólo la defensa, es una gran carencia del Real Madrid en este inicio de temporada. Para ser más justo, especialmente en la Euroliga donde los blancos parecen “jugar” con el margen que permite un sistema de competición que no penaliza especialmente las derrotas en la primera fase.  Éste del pase es uno de los “tics” que el Real Madrid parece repetir respecto al curso precedente, otro de ellos es que Sergio Rodríguez no parece estar en un momento especialmente brillante. Por eso, aprovecho la situación para remarcar la dificultad del rol del jugador canario en la rotación de Pablo Laso. El “Chacho” apenas sobrepasa los 20 minutos en cancha, siempre se incorpora con el partido en una tendencia determinada y acostumbra a compartir minutos con jugadores menos sólidos que los titulares. Poco se comenta esta realidad que no hace sino añadir mérito a la trayectoria del Sergio Rodríguez en el Real Madrid.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Deja tu respuesta