Blogs

Vivir sin “la barba”

La baja de Sergio Rodríguez del Real Madrid es una de las noticias del año en la Liga ACB. El base canario siempre ha sentido devoción por la NBA y no ha desaprovechado la opción de darse otra oportunidad en la mejor liga del mundo.

El tiempo dará certezas sobre lo que ahora son presunciones respecto a lo que puede suponer la baja de Rodríguez en el juego del Real Madrid. La realidad es que la pareja Llull-Rodríguez ha marcado diferencias en el baloncesto europeo en los últimos años.  Con ellos, Laso construyó una rotación que pocas veces alteró. Llull se encargaba de abrir los partidos mientras que Rodríguez se sumaba al encuentro en marcha con la difícil misión de mantener la dinámica positiva o de cambiar un inicio dubitativo. Laso acostumbraba a terminar los partidos con sus dos bases en pista lo que le garantizaba criterio, capacidad anotadora y múltiples ventajas para ellos y para sus compañeros. La mejora en el lanzamiento exterior del jugador canario en los últimos años dio una nueva dimensión a su juego ya que impedía decisiones defensivas más permisivas con su lanzamiento. En definitiva, no se puede entender este ciclo exitoso de Pablo Laso al frente del Real Madrid sin la capacidad de anotación y pase de Sergio Rodríguez.

Es comprensible que el técnico madridista califique por tanto de “insustituible” a Rodríguez aunque si hubiera que decir quién ha sido “el base de Laso” diríamos que éste ha sido Llull por la apuesta que realizó el técnico vitoriano para que el balear ocupara esa posición y por la confianza que siempre ha demostrado en él. Quién sabe si este hecho ha pesado también en la decisión de Sergio Rodríguez que, por otro lado, ha encontrado en la propuesta de juego de Pablo Laso el entorno más adecuado para exprimir sus cualidades.

La ausencia de Rodríguez tampoco es una buena noticia para la Liga Endesa, necesitada de jugadores carismáticos capaces de enganchar a nuevos aficionados. El base internacional cumple de sobra con ambas condiciones. Se pierde un icono de la competición.

La reacción de los responsables del Real Madrid ante la marcha de Rodríguez está llena de toda lógica. Draper es un jugador de equipo de características muy distintas a las del “Chacho” pero que sabe a quién poner el balón en las manos y aportará defensa y un ratio muy limitado de errores. La elección de Draper está muy relacionada con las posibilidades que puede ofrecer Luka Doncic. El jugador esloveno tiene el puesto de base en la cabeza aunque en ocasiones se topa con la realidad a la que le llevan sus condiciones físicas. Doncic sufre cuando jugadores más pequeños le presionan el bote y a veces carece de la explosividad necesaria en el puesto pero es tan sumamente bueno y tiene tanto y tanto talento que cabe pensar que puede solventar cualquier reto que se le presente. Además, seguro que Laso está dando vueltas a la manera en que ejerciendo de base también puede sacar provecho de su estatura.

Asumiendo y compartiendo las palabras de Laso de que Sergio Rodríguez es insustituible, la pareja Draper-Doncic es una buena solución porque otorga espacio al proyecto más interesante del baloncesto europeo y se le respalda por un jugador solvente que “matará” porque esta nueva etapa en el Real Madrid perdure. Será inevitable que, después de alguna derrota, existan miradas que se dirijan a Philadelphia pero harán falta varios meses para ver el resultado de la apuesta. Y si no, quién sabe…. Rodríguez puede estar de vuelta para los Play Offs…

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

Deja tu respuesta