Blogs

Defendiendo el fuerte

En plena época de debate sobre la escasa presencia de jugadores españoles en la Liga Endesa conviene fijarse en el excepcional rendimiento de varios hombres en este comienzo de competición. No hay mejor manera de defender el papel del jugador español que sobre la cancha y, antes que el proteccionismo, ayuda más a la causa destacar estas actuaciones y reconocer su rendimiento.

Carlos Suárez es la mejor noticia de Unicaja en este comienzo de campaña. El equipo andaluz presenta muchas caras nuevas y Joan Plaza apuesta por mayor dinamismo y rapidez en el estilo de juego esta temporada. Suárez parece más asentado en la posición de “cuatro”  y está jugando con una confianza inusual desde hace varias temporadas. A su habitual aportación en defensa y rebotes está uniendo una gran eficacia en el lanzamiento exterior. El ex jugador de Estudiantes y Real Madrid está en la mejor edad para explotar sus condiciones y está demostrando madurez e inteligencia para aprovechar la atención que genera el juego exterior de los malagueños. Más allá de su papel de “pegamento” es muy agradable ver a Suárez disfrutar sobre la pista y tomar iniciativas en su juego para las que está más que preparado.

Javier Beirán es otro de los protagonistas de este comienzo de temporada y un factor diferencial para que su equipo, Iberostar Tenerife, forme parte del grupo de invictos. Beirán es un jugador sólido, completísimo y con una gran capacidad para competir. No sólo es un gran tirador sino que aporta en defensa y tiene una gran intuición y ambición para rebotear. Conozco su capacidad y empeño por ser mejor cada día por lo que no tengo duda de que su constancia le está ayudando a dar ese paso que separa el buen jugador del gran jugador. Beirán es una apuesta segura porque además aporta un valor diferencial en este juego, rara vez toma una mala decisión, por eso es el jugador de su equipo que más minutos disputa.

El siguiente protagonista no está teniendo un impacto numérico tan llamativo como Suárez y Beirán pero representa muchos valores que deben reconocerse en cualquier deportista. La carrera de Pierre Oriola, a sus 24 años, es un ejemplo de lo que significa ganarse un sitio día a día. Valencia Basket, siempre atento a jóvenes españoles que le garanticen cupos y futuro, apostó por su contratación y han bastado tres jornadas para confirmar que es todo un acierto.  El juego interior de los valencianos es de primer nivel y precisamente por eso hay que valorar que Oriola se haya hecho hueco en estas jornadas. El jugador catalán suple su inferioridad física en algunos emparejamientos con mucha actividad, intensidad y actitud. Oriola merece reconocimiento porque, desde fuera, trasmite la imagen de un tipo inconformista y rebelde. Esa es la vía por la que el jugador español tiene que hacerse hueco en la Liga Endesa, asegurarse de estar preparado para los retos que se le presenten y responder a ellos.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

Deja tu respuesta