Blogs

Archivo de la categoría ‘Celtics’

Play Offs NBA. Equipos Vs Estrellas

Viernes, 15 Abril 2011

Varias sensaciones en vísperas del comienzo de los Play Offs de la NBA. Por un lado la incertidumbre que presenta apostar por algún ganador. La Temporada Regular no ha ayudado mucho en este sentido (curioso cuando hablamos de 82 partidos por equipo), es más ha contribuido a aumentar la lista de candidatos ya que ni Chicago Bulls ni San Antonio Spurs eran serios aspirantes al anillo allá por el mes de noviembre y afrontan estos play offs nada más ni nada menos que como campeones de conferencia.

Estamos, probablemente, ante los Play Offs más igualados de los últimos años. Ningún equipo se ha mostrado tan autoritario como para pensar en un camino de rosas hasta la final, la irregularidad de todos los candidatos se explica desde la apatía de los Lakers, la falta de espíritu de Miami Heat, las lesiones y un Cambio de cromos cuestionable en los Celtics y las piernas cansadas de los San Antonio Spurs.

Chicago Bulls. Merece la pena detenerse en este equipo. Liderados por un fantástico Rose, el grupo ha ido de menos a más en la temporada. Su defensa es extremadamente sólida y en ataque cuenta con un gran equilibrio entre el juego exterior e interior. Argumentos más que suficientes para pensar en ellos como campeones si no fuera porque en su misma conferencia cohabitan equipos como Miami Heat, Boston Celtics y, en menor medida, Orlando Magic. Hablando de Miami Heat me resulta curiosa la eterna sensación de sospecha que pesa sobre este equipo. Es cierto, no han jugado un gran baloncesto en muchas ocasiones pero ahí están, segundos del Este, con un compromiso defensivo in crescendo y con un Lebron James en plan líder con los mejores porcentajes de tiro de todas las estrellas exteriores de la NBA. A día de hoy si tuviera que apostar por alguien como Campeón de la NBA, solo colocaría a un equipo con más opciones que los Heat,  Los Ángeles Lakers.

¿Por qué Los Lakers?. Quizás porque en el pronóstico pesa más el corazón que la cabeza, quizás por sus portentosos 20 partidos post-All Star o quizás porque es el actual Campeón y el equipo con más recursos ofensivos de toda la Liga. Razones que pueden parecer lógicas pero que se pueden debatir si hablamos de la endeble defensa que demuestran (la peor del grupo Heat, Celtics, Bulls y Spurs), su tendencia a dejar de compartir el balón en momentos determinados del partido y la sensación de que los dos últimos títulos han hecho mella en el “hambre” del grupo. La verdad es que creo que apuesto por los Lakers porque en ellos juega Pau Gasol….

De lo de Bryant, Gasol y el dormilón Jackson

Martes, 1 Febrero 2011

O lo aprecié mal, o juraría que vi al bueno de Phil Jackson a punto de echarse una cabezadita en el partido Lakers contra Celtics del pasado domingo. Es cierto que el sueñecito no se consumó pero la actitud de Jackson en el banquillo tiene un aire displicente que ya huele. Vale que el hombre se quiere retirar, cierto que a él lo que verdaderamente le “pone” son los Play Offs pero el equipo navega en una deriva peligrosa que se manifiesta en un balance lamentable frente a los mejores equipos de la competición.

El partido dejó mensajes bastante contundentes que van más allá de la relativísima importancia del resultado en estos momentos. Gasol y la web de Gasol sugieren que Bryant asumió más tiros de los debidos. Nadie duda de la vocación de héroe de Kobe ni que es el jugador de los Lakers más preparado para anotar pero es cierto que el sistema ofensivo de los Lakers nace de la capacidad de asociación mediante el pase de sus jugadores, si tienes al mejor pívot pasador del planeta sería conveniente que recibiera el balón mucho más a menudo, aunque también deberíamos quitarnos la venda españolita y reconocer que el Gasol posterior a la recuperación de Bynum está lejos del gran nivel que mostró en el mes de noviembre.
Porque esa es otra asignatura pendiente de los Lakers, encajar a sus dos torres con la voracidad anotadora de Bryant y con las penetraciones kamikazes de Ron “huele a traspaso” Artest. Claro que todo eso debería ser cosa de Phil Jackson al que su colección de anillos hace que debamos perdonarle todo, desde su pasividad, su incapacidad para construir una defensa al nivel de las mejores y su insistencia en no contar más minutos con jugadores como Shannon Brown que aportan la capacidad atlética y el físico que a veces precisa el grupo.

Hay un detalle que parece que el equipo californiano no acaba de asumir. El nivel de juego mostrado los dos años anteriores que les ha valido el título de campeón no será suficiente este año para conseguir el objetivo. Boston es mucho mejor equipo porque Rondo ha crecido mucho como jugador y los veteranos tienen sangre en los ojos de la última derrota, San Antonio va camino de contar con el factor cancha a favor en todas las eliminatorias del Oeste y Miami solo puede mejorar de aquí a que comiencen los Play Offs. Las sensaciones recien comenzado febrero es que los actuales campeones defienden mucho peor que sus presumibles rivales y tienen poca conciencia colectiva en ataque. Ahora mismo, el título parece Misión Imposible.

Shaq y “Baby” Shaq

Jueves, 5 Agosto 2010

Ficha Shaquille O´Neal por los Celtics y suena algo raro, quizás porque los mejores años del futuro Sheriff  fueron en Los Lakers o porque todos nos habíamos hecho a la idea de su retirada.

La continuidad de O´Neal en la liga es representativa de varias realidades de la competición Norteamericana. La primera de ellas es su capacidad para encontrar utilidad a jugadores veteranos, algo de lo quizás deberíamos tomar nota en Europa, dónde somos tan dados a la jubilación anticipada. La exhuberancia física de la mayoría de los jugadores de la NBA explica su capacidad para perdurar más en el juego pero también la filosofía de las franquicias es mucho más abierta que en Europa.

 Por otro lado, no debemos olvidar la crisis de jugadores interiores que vive el baloncesto americano, verdadera fábrica de escoltas tiradores (que no metedores), saltarines  y de bases anotadores. Jugadores como Marc Gasol y Tiago Splitter no hubieran sido tan cotizados hace años, aún siendo brillantes jugadores como lo son. Es curioso, en Europa, el denominado “Baby Shaq“, Sofocles Schortsianitis, está siendo ofrecido a muchísimos equipos que están, de momento, descartando su contratación. Curioso cuando menos que nadie se atreva a dar el paso con un jugador que sintiéndose importante marca diferencias. Sus muchos kilos y sus altas exigencias explican este hecho. Quien apueste por él y sepa ganar su confianza hará un gran fichaje.

La respuesta a los Heat. La última arista del fichaje de Shaquille por los Celtics es el deseo de los actuales subcampeones de responder al trío mágico de Miami. En Florida pensarán que O´Neal no fue capaz de ayudar a Cleveland a ser campeón y en Boston se frotarán las manos pensando qué jugador de los Heat será capaz de defender al histórico pívot los 20 minutos que puede estar en el campo. La clave estará en que el equipo tenga la suficiente madurez e inteligencia para saber explotar a Shaquille los minutos que esté en campo. Bajo ese punto de vista Boston parece el mejor sitio posible y la última esperanza del “Perro Grande” de llenar una mano con anillos de campeón.

Deseo, corazón y defensa

Lunes, 14 Junio 2010

¿Puede que por primera vez acierte un pronóstico y nos vayamos al séptimo partido en la Final de la NBA?. Nada me haría más ilusión, y no por satisfacer mi maltrecho ego lleno de augurios errados (el año de Lebron, final ACB Barça-Real Madrid y tantos otros), sino porque estamos asistiendo a unas series finales extraordinariamente intensas que merecen decidirse en el último suspiro de un séptimo encuentro.

Hay momentos puntuales en los que los factores que rodean al juego en sí logran ocultar determinadas miserias. Está ocurriendo en las Finales entre Lakers y Celtics. El juego de los dos equipos dista de ser brillante pero la Final está reuniendo suficientes alicientes para ser recordada en años. Los Lakers se han disfrazado de favoritos y han adquirido demasiados vicios consecuentes de esta condición. Es un equipo muy seguro de sí mismo que roza la altanería en determinados momentos y que parece encontrarse cómodo encomendándose demasiadas veces al extraordinario Kobe Bryant. En una Serie tan larga no debes basar toda tu fortaleza en exprimir tus virtudes al máximo sino en saber analizar cuáles son las debilidades del rival. En este sentido Boston lleva la delantera y por mucho.

En cualquier caso, la confianza es el principal activo de los californianos en su regreso a Los Ángeles pero de nada les bastará si no logran igualar en deseo al equipo de Boston que juega como si supieran que es la última final que jugarán en sus vida. ¿Acaso no es la  mejor manera de afrontar una final?

Los Celtics son otra historia. Han decidido llevar la Final al terreno de la épica y se les nota encantados. Combaten cañonazos con espadas y están ganando la batalla porque siempre queda uno de sus espadachines en pie. Un día es Allen, otro Garnett, otro Paul Pierce, otro los reservas y casi siempre está Rajon Rondo.

¿Y Gasol?. El jugador español puede ser decisivo para que los Lakers impongan su baloncesto pero la agitación y el barullo va en contra de los que viven de su capacidad para entender el juego. Tampoco le ayuda la inconsistencia con la que es utilizado en el juego. Mientras los Celtics analizan al detalle cuales son los aspectos débiles de la defensa californiana para percutir una y otra vez contra ellos, Phil Jackson no está logrando un plan de juego alternativo al Kobesistema, claro que este sistema es tan bueno que igual le vale para ganar otra vez.

Lakers-Celtics. Inspiración Vs Solidez

Jueves, 3 Junio 2010

La final más deseada, la final más clásica, probablemente los dos equipos con más seguidores en el mundo, Los Angeles Lakers y Boston Celtics afrontan una Serie con numerosos ingredientes para considerarla una de las más atractivas de los últimos años

El camino de los dos equipos hasta la final ha sido enormemente autoritario y ha definido perfectamente los distintos perfiles que representan ambos conjuntos.

Los Lakers, que cuentan con el factor campo a favor se mueven al son de su talento. Cuentan con el jugador con más recursos ofensivos de la Liga y el pívot más inteligente del planeta. Parecen suficientes argumentos para derrotar a cualquier equipo si no fuera porque en cada encuentro tienen minutos dónde olvidan elementos imprescindibles que definen cualquier equipo campeón, la solidaridad y el sacrificio. Ahí es dónde entran los Celtics, veteranos, duros, competitivos, con infinidad de recursos ofensivos y una aplicación defensiva muy por encima de la de su legendario rival.

Una vez realizada la presentación general, es la hora de los detalles, esos que definirán una serie que se presume de máxima igualdad. Los Celtics mandan en la posición de base. Rondo supera en talento y capacidades a un Fisher que buscará su último? aliento para detener las acometidas del talentoso play maker de Boston. Rondo es un verdadero problema para los Lakers.

Para nosotros la atención se centrará en el duelo de Pau Gasol contra Kevin Garnett. Dentro de unos años, cuando se repase toda la trayectoria del jugador español, Garnett aparecerá mencionado muchas veces. Sus duelos no se pueden considerar legendarios pero sí han marcado la trayectoria de Gasol en la NBA. Garnett intentará imponer su físico para castigar al jugador de los Lakers en labores defensivas, mientras Gasol pondrá su cerebro a funcionar para dar el pase extra necesario, capturar el rebote decisivo e interpretar como nadie el juego de 2×2 junto a Kobe Bryant.

El mejor nivel de los Lakers supera al mejor nivel de los Celtics pero el rendimiento de los de Boston durante 48 minutos suele ser más constante que el del equipo de Phil Jackson. ¿Pronóstico? Ojalá haya séptimo partido..

Garnett y Gasol

Viernes, 26 Diciembre 2008

Decía Pau Gasol después de la esperanzadora victoria de los Lakers sobre los Celtics en el día de Navidad que ahora Kevin Garnett le respeta, algo que no sucedía en los primeros años del catalán en la NBA.

Garnett es uno de los grandes entre los más grandes, su carácter payasete y altivo y sus rifirafes pasados con Calderón y el propio Gasol (además de con numerosos jugadores) no le hacen un jugador especialmente querido en España pero su categoría como jugador está fuera de toda duda.

El ex jugador de Minnesota es uno de los referentes en la NBA de los últimos diez años y uno de los jugadores más completos de la liga. Siempre me han entusiasmado sus duelos con Pau Gasol por lo que representa de atractivo ver enfrentados a dos físicos parecidos, más atlético en el caso de Garnett, y con más envergadura en el caso de Gasol.

En el encuentro de ayer en el Staples, Garnett superó a Pau salvo los últimos cinco minutos. Por momentos asistimos a una reedición de las pasadas finales donde la potencia física del jugador de los Celtics ponía a prueba la extraordinaria inteligencia del jugador español. Esos cinco últimos minutos, y los nueve puntos que anotó Gasol en ese periodo pueden y deben tener un significado más que testimonial.

Por un lado, los Lakers deben saber que Gasol también es un jugador fiable en los momentos decisivos de los partidos y que contar con una alternativa a Bryant no les debilita sino les enriquece. Por otra parte, Pau demostró, una vez más, que cuando llega con la gasolina suficiente a los finales de los partidos no se arruga y tiene el carácter suficiente para liderar a su equipo.

Esperemos que la victoria también represente un punto de inflexión para estos desconcertantes Lakers, capaces de sufrir lo indecible ante Memphis y ganar con solvencia a los Hornets en Nueva Orleans y a los actuales campeones.

Volvemos a olvidarnos de los Celtics

Viernes, 5 Diciembre 2008

Mucho hablar de la gran aportación de Gasol jugando de “cuatro”, de la paulatina y sólida consolidación de Bynum, de las excelencias de Kobe Bryant y de la gran aportación del banquillo de Los Ángeles Lakers y, al igual que el año pasado por estas fechas, nadie parece tomarse en serio la gran temporada de los Boston Celtics.

Mientras Phil Jackson afirma, con bastante criterio por otra parte, que ve imposible que su equipo bata el record de los Bulls de Michael Jordan en la liga regular, los Celtics, injustamente ninguneados, tienen el mejor récord de la liga, suman 10 triunfos consecutivos y vuelven a exhibir una extraordinaria aplicación defensiva que contrasta con los minutos de absoluta desidia que suelen ofrecer los Lakers en cada partido.

Lo cierto es que si la mayoría de personas que seguimos esta competición tuviéramos que apostar por una final de la NBA 2009, casi todos diríamos que se va a repetir el duelo entre Celtics y Lakers. Me parece bastante interesante el duelo en la liga regular por ver quien es el equipo que obtiene el mejor registro de victorias y por lo tanto la ventaja de campo en una hipotética final ya que puede ser un factor decisivo para resolver el campeón. Por lo mostrado hasta ahora, aunque la presencia de Bynum hace mejores a los Lakers, sus dos carencias fundamentales en la pasada temporada no han sido corregidas. Por un lado el equipo tiende a descoserse en defensa con demasiada facilidad y por otro los bases son tremendamente irregulares alternando actuaciones brillantes con otras menos esperanzadoras.

Aunque los Cleveland Cavaliers acechan a los actuales campeones a tan solo una victoria de distancia, no parece que la continua evolución de Lebron James y compañía sea suficiente para poner en duda la hegemonía de los Boston Celtics en la conferencia Este, donde no tendrán rival a no ser que sufran inoportunas lesiones duraderas de sus jugadores importantes.

En el Oeste, San Antonio Spurs y Phoenix Suns, teóricos rivales de los Lakers han comenzado de manera irregular y los sorprendentes Blazers de Rudy Fernández y Sergio Rodríguez presentan el segundo mejor récord de victorias habiendo jugado el doble de partidos fuera de su cancha del Rose Garden. Seguro que los españoles podrán jugar los Play Offs esta temporada aunque no parece que el 2009 sea todavía el año de Portland que, eso sí, gracias a una buena gestión en los despachos se ha asegurado ser un equipo protagonista en la competición durante el próximo lustro.

Boston “The Truth” Celtics

Mircoles, 18 Junio 2008

Seguro que me permitirá Paul Pierce robarle su apodo para aplicárselo a todo su equipo que se ha proclamado brillante campeón de la NBA demostrando que todo lo que había realizado durante la temporada regular era un aviso serio de que contaban con suficiente potencial para ser campeones de la NBA. De entre todos los finales que podía haber imaginado de las series por el título de la NBA el que sucedió anoche en el Banknorth Garden era el que más lejos quería tener de mi cabeza.

Parece difícil encontrar explicación, y más para un seguidor de los Lakers, al hecho de que se pueda jugar con tanta falta de fe y tensión un encuentro de semejante trascendencia. En ningún momento los jugadores de la franquicia californiana fueron capaces de igualar la intensidad de los locales que salieron al partido conscientes de que su excelente trabajo de toda la temporada no merecía el cara o cruz de un séptimo partido.

Boston Celtics es un brillante campeón que ha demostrado una mayor determinación, seguridad y aplomo en todas sus acciones. Hasta en sus peores momentos de juego, los jugadores de Glenn Rivers han sido capaces de mantener valores en el juego extraordinariamente generosos. Mención especial para el entrenador del equipo campeón, que siempre ha estado bajo sospecha por su errática trayectoria hasta esta temporada. Rivers, que sufrió como jugador de Atlanta Hawks la extraordinaria calidad de los Celtics de los 80, ha llevado a Boston a un nuevo título y ha dado una lección de cómo encajar los egos de tres estrellas respetando la importancia para el colectivo de todos los jugadores que, sin duda, han sabido responderle.

Los Lakers no han sabido solucionar su debilidad defensiva de toda la temporada, esto les ha privado de fabricar puntos desde su defensa obligándoles a jugar muchas situaciones de juego posicional donde la defensa de los Celtics se sentía más cómoda. Todos sus jugadores importantes han rendido por debajo de su nivel, en especial, un Kobe Bryant superado por Paul Pierce y extremadamente indolente en defensa, donde, a diferencia del capitán de los Celtics, no ha sabido contagiar agresividad a sus compañeros.

Pau Gasol tampoco ha realizado una buena final, parece haber llegado muy castigado a este final de temporada. Su cuerpo, acostumbrado a la rutina indolente y perdedora de Memphis no ha podido con la exigencia de toda una final de la NBA. Lo más preocupante es que la temporada acaba con la sensación de que su importancia en el juego colectivo ha ido disminuyendo con el paso de los partidos.  Será interesante su encaje en el equipo la próxima temporada con el recuperado Andrew Bynnum en pista.

No sería de extrañar que esta final, al igual que sucedió en la década de los años 80 se convirtiera en un clásico en los próximos años. Los jugadores importantes de ambos equipos tienen años de buen baloncesto por delante y jóvenes como Rondo, Perkins, Farmar y Bynnum seguirán creciendo y podrán ayudar a las dos franquicias a mantener su hegemonía como las más laureadas de la competición.

Los Lakers aguantan el tipo

Lunes, 16 Junio 2008

En el mejor partido de Pau Gasol en las series finales, Los Ángeles Lakers consiguieron mantenerse vivos en la eliminatoria y viajarán a Boston con la obligación de ganar los dos partidos si quieren conseguir el título.

El quinto partido dejó malas y buenas noticias para el equipo entrenado por Phil Jackson. Los aspectos positivos tenemos que  buscarlos en la reacción de jugadores como Lamar Odon y Pau Gasol que compensaron el discreto partido de Kobe Bryant  y en la sensación generalizada de que los jugadores de Boston parecen más tocados físicamente y de que están acusando sus duras batallas previas antes de llegar a la final. Sin embargo, el equipo californiano no pareció aprender la lección de lo sucedido en el cuarto partido y volvió a desperdiciar una amplia renta que a punto estuvo de costarles la derrota. Nuevamente asistimos a momentos de tremenda indolencia defensiva de Los Ángeles Lakers, una constante en alguna fase de la temporada y claramente el factor diferencial de estos Play Off por el título donde el trabajo colectivo de Boston en defensa alcanza momentos sublimes.

En la remontada de Boston tuvo un papel capital Paul Pierce un jugador alejado del perfil físico dominante en la Liga pero que está alcanzando en esta temporada sus momentos más épicos y brillantes como jugador.Pierce está siendo un magnífico heredero de los valores que hacen de Boston una franquicia legendaria. Su orgullo competitivo ha sido el espejo donde compañeros de equipo de un nivel mucho menor como Powe, House o Brown  se han mirado para poder tener actuaciones decisivas a lo largo de estas finales. Pierce no es un gran saltador, ni domina el juego por su capacidad atlética pero, como suele ser habitual en esos jugadores en inferioridad física con algunos de sus rivales ha sido capaz de desarrollar a lo largo de su carrera en la NBA una gran capacidad para entender las necesidades reales de su equipo. Por eso, no es raro ver al camaleónico Pierce disfrazarse del mejor perro de presa de la liga estilo Bruce Bowen o demostrar su tremenda capacidad para pasar a los jugadores interiores o mostrarse infalible en los lanzamientos de larga distancia. Pero por encima de todo el capitán de los Celtics ha logrado transmitir una tremenda fe para ayudar a su equipo a superar situaciones tremendamente adversas.

Todo parece muy favorable para que los Celtics consigan un nuevo título de Campeones, a pesar de su última derrota transmite mayor seguridad y confianza que los dubitativos Lakers aunque todo puede cambiar en el sexto partido donde  los de Phil Jackson pondrán a prueba la capacidad de aguantar la presión de las huestes de Glen “Doc” Rivers.

Los Lakers pueden

Lunes, 9 Junio 2008

Vaya por delante que los Lakers pueden ser campeones, que son perfectamente capaces de ganar los tres partidos de la serie en el Staples Center y aprovechar alguno de los dos “match ball” en la vuelta a Boston. Este será el clavo ardiendo al que se estarán agarrando los aficionados del equipo californiano que anoche asistieron a la segunda derrota en el Play off por el Campeonato del Mundo como gusta decir a los estadounidenses.

Dos aspectos están marcando la diferencia entre ambos equipos. Primero la mayor determinación de Boston que juega con un punto mayor de agresividad que hace que lance 28 tiros libres más que los Lakers en el segundo partido (también ha ayudado el tonillo local que está caracterizando el arbitraje de los play off de la NBA). El segundo aspecto determinante es el mayor aprovechamiento de los recursos del que han hecho gala los Celtics que dan la sensación de tener claro a quién buscar en cada momento, algo de lo que no puede presumir el equipo entrenado por Phil Jackson donde Gasol y Bryant están siendo superados con claridad por Garnett y el, hasta ahora, hombre de las finales, Paul Pierce

El caso del pívot español es preocupante, ya que está siendo justo en la serie decisiva cuando su influencia en el juego de su equipo está siendo menor y su papel en el equipo, especialmente en las segundas partes, es meramente testimonial. Los Lakers han funcionado a la perfección cuando han equilibrado las situaciones en las que utilizaban a Pau como jugador en el poste bajo y en las que participaba en situaciones de bloqueo directo. Parece que el guión escrito por Phil Jackson le predestina a ser más importante cerca del aro en los primeros minutos y trabajar más el “dos contra dos” con Kobe Bryant en la segunda parte algo que se está mostrando como poco efectivo ante la calidad defensiva de los Celtics que están mostrando una admirable generosidad en ataque para encontrar el mejor tiro.