Blogs

Archivo de la categoría ‘Garnett’

Un traspaso contra nostálgicos

Viernes, 28 Junio 2013

Pues sí, era verdad, los Celtics andaban como locos por desprenderse de Paul Pierce y de Kevin Garnett, o mejor dicho de sus contratos, para emprender una verdadera reconstrucción que mucho me temo les alejará de la opción de luchar por el anillo en unos años.

El traspaso, aún previsto, no deja de sorprender por la identificación de ambos jugadores con la franquicia y la ciudad, especialmente en el caso de un Paul Pierce que ha desarrollado toda su carrera en los Celtics y que con sus casi 36 años no podrá culminar su trayectoria deportiva en el mismo equipo. Al final, el dólar es el dólar y Boston ha dejado a un lado cualquier tipo de prejuicio para imponer sus planes de reconstrucción a los más de 1.100 partidos jugados por Pierce con los Celtics. Rascando un poco más, el cambio de jugadores entre los Boston Celtics y los Nets representan dos filosofías de afrontar la reconstrucción de equipos que conviven habitualmente en la NBA.

Los Brooklyn Nets buscan con la incorporación de Pierce y Garnett impacto inmediato formando un quinteto titular excelente lleno de All Stars con la idea de asaltar la lucha por el título de manera inmediata. La apuesta es de agradecer por lo que supone una nueva alternativa al dominio de los Heat en el Este y por la curiosidad que provoca ver cómo encajan jugadores como Deron Williams, Joe Johnson y Brook López con los recién llegados, aunque lo que nadie podrá negar es que el quinteto suena de manera excelente. La idea de los Nets se puede cuestionar por los riesgos que siempre conlleva una apuesta tan a corto plazo por la edad de Pierce y Garnett pero es de agradecer su enorme ambición que impulsará la Conferencia Este y enriquecerá la competición con un nuevo equipo destinado a ofrecer buenos momentos de baloncesto. El tiempo dirá si su decisión ha sido acertada aunque insisto, ahora mismo, los aficionados a la competición salen beneficiados.

¿Y los Celtics?.  Uno siempre espera que los Celtics, como los Lakers siempre sean candidatos al anillo pero la grandeza de la NBA reside también en situaciones como la que ahora atraviesa el equipo de Boston, un completo cambio en la plantilla desprendiéndose de contratos que puedan hipotecar cualquier tipo de movimiento. El “traspaso” de su entrenador Doc Rivers a los Clippers indica que la prioridad inmediata está alejada de la cancha y se centra en los despachos. Desde lejos, esta etapa de los Celtics también tiene su interés y podremos evaluar los movimientos de unos dirigentes a los que se puede acusar de insensibles pero no de pasivos. Será dura la posibilidad de ver un equipo de Boston poco competitivo, echaremos de menos el carácter, la calidad y el espíritu que transmitían Garnett y Pierce, muy representativos del aroma de la franquicia, pero las decisiones valientes suelen tener su merecido premio, aunque tengo la sensación de que hasta que llegue éste, los aficionados a los Celtics deberán armarse de paciencia..

El gesto

Mircoles, 31 Octubre 2012

Ese gesto o no gesto de Kevin Garnett hacia Ray Allen cuando éste se acercó a saludar a sus compañeros en el partido que ha inaugurado la temporada 2012-2013 tiene una carga simbólica que explica muy bien qué representan los personajes de los que estamos hablando. Garnett no ganará el Nobel de la Paz, ni siquiera el Príncipe de Asturias y no ejemplifica muchos de los valores que deben coronar a un deportista pero esa mentalidad sin grises de “conmigo o contra mí” tiene mucho que ver en su excelente nivel competitivo a estas alturas de su carrera.

Garnett “desprecia” a Allen más por fichar por Miami Heat que por abandonar los Celtics porque no hay rivalidad más grande ahora en la NBA que entre los Celtics y los Heat, una vez que la lesión de Derrick Rose en los Bulls les ha despejado enormemente el camino en el Este.  El partido inaugural se quedará en anecdota ante lo que nos espera por vivir entre estos dos equipos. A día de hoy los Heat parecen por encima de cualquier equipo de la competición, Lebron James está empeñado en acentuar su rol de jugador total, Wade parece muy recuperado de su operación de rodilla, Bosh proporciona equilibrio entre el juego interior y exterior, Battier no quita tiros a nadie y defiende por todos y luego está el señor Ray Allen que ha encajado en un equipo en el que se beneficiará de la capacidad de atención que generan sus compañeros.

Pero el brillo de Miami no debe dejar a un lado la admiración que debe provocar Boston Celtics. Un grupo empeñado en estar a la altura de su leyenda, alimentado por la voracidad competitiva de Pierce y Garnett y dirigidos por el cada vez más tremendo Rajon Rondo. La excitación (por no llamarlo odio) que despiertan los Heat en los Celtics es el principal estímulo que mueve la ambición del único obstáculo real que puede evitar que Miami Heat dispute su tercera final consecutiva. Boston Celtics es un equipo admirable.

¿Y los Lakers, qué?.  El equipo necesita tiempo, Nash y Howard son jugadores con demasiado impacto en el juego para esperar un óptimo rendimiento desde el inicio. Como suele suceder en estos casos, el entrenador Mike Brown empieza a estar más que señalado. Sin duda, tiene mucho trabajo por delante y es cierto que hasta ahora no ha dado con la manera de conseguir victorias. En la primera derrota contra Dallas ha dado la sensación de que aún es un equipo sin un plan muy definido en ataque,  ha recibido demasiadas canastas fáciles  y sobre todo ha metido 12 de 31 tiros libres, culpa de Mike Brown, sin duda….

La arruga de la NBA

Viernes, 20 Julio 2012

Entre partido y partido de la Selección y atento a las andanzas del resto de equipos que participarán en los Juegos Olímpicos ( con ese atípico equipo estadounidense que puede empezar a marcar una tendencia de hacia dónde se dirige el baloncesto),  leo y escucho los diferentes movimientos que se producen en las plantillas de los equipos de la NBA para la próxima temporada.

Aburrido ya del tema de Dwight Howard, me llama la atención los numerosos movimientos en forma de renovaciones o nuevos contratos que se están produciendo de jugadores veteranos, que han rebasado ya ampliamente la barrera de los 30 años. Nash, Kidd, Allen, Garnett y Jamison han tenido el respaldo de franquicias para seguir sus carreras en algunos casos con contratos de hasta 3 años e incluso jugadores veteranos que jugaban en Europa como Pablo Prigioni han visto como la oportunidad de jugar en la NBA les ha surgido en la etapa final de su carrera.

Entiendo que cada caso debería afrontarse de una manera particular pero las noticias de este verano obligan a una reflexión global que debe valorar la confianza en estos jugadores desde varias perspectivas. Una de ellas nos conduce obligatoriamente a señalar que en Europa somos más duros en la percepción general del jugador veterano, nos cansamos antes de ver las mismas caras y anticipamos juicios de valor sobre presuntos declives en las aportaciones de los jugadores. Es cierto que las nuevas apariciones siempre ilusionan y que debemos atender a los relevos generacionales que garanticen el nivel de nuestro baloncesto pero no por ello debemos caer en la tentación de faltar al respeto a jugadores de trayectoria envidiable y rendimiento sobradamente contrastado. La cultura estadounidense tiende a valorar más a jugadores de este tipo (en algún caso a sobrevalorar por las extraordinarias cifras de algún contrato), curiosamente un mercado que lanza cada temporada nuevas estrellas/marcas muestra una especial sensibilidad por estos jugadores que andan más cerca de los 40 que de los 30.

La otra perspectiva que debemos valorar sobre el hecho de que cada vez se prolongue más la carrera de los jugadores debemos entenderla desde el hecho del descenso de nivel general de determinadas cualidades en los jugadores que han llegado a la NBA en los últimos años. La liga no deja de generar estrellas pero después de los All Star no todo es tan llamativo. No es de extrañar, por ejemplo, que se apueste por bases del perfil de Nash, Prigioni o Kidd (éste incluso despúes de una mala temporada) ya que su capacidad para entender el juego compensa y supera en muchos casos las explosivas piernas de la mayoría de los “bases” de la Liga.

Duncan y Garnett, dos estilos

Mircoles, 21 Marzo 2012

Tim Duncan y Kevin Garnett nacieron en el mismo año pero uno parece mucho mayor que el otro, o por lo menos esa sensación me da a mi. Camino de los 36 años, dos de los mejores “cuatros” de todos los tiempos (vale, quizás en el caso de Garnett me he pasado) afrontan sus últimas temporadas con una dignidad admirable resistiendo el empuje de los Love y Griffin de turno.

Estamos ante dos maneras radicalmente distintas de expresarse en un campo de juego. Duncan es un competidor sereno y poco dado a la parafernalia, su liderazgo en los Spurs no ha sido egoísta sino que ha permitido que bajo su protección se expresaran talentos diversos. En plena madurez y con claras muestras de declive físico, Duncan no intenta rebelarse ante lo inevitable sino que sabe adaptarse a las nuevas normas que imponen sus piernas. Lejos de los tiempos donde era imparable, el jugador de San Antonio Spurs mantiene una línea más que digna y es uno de los factores que explican la extraordinaria marcha de su equipo.

Si Duncan afronta el paso del tiempo desde la serenidad, intentando esquivar y entender lo que supone para su cuerpo tantas batallas libradas, Kevin Garnett lo hace desde la rebeldía. El jugador de Boston Celtics siempre parece un espíritu atormentado necesitado no de rivales sino de enemigos que transmite la necesidad de reivindicar su status dentro de su equipo y de la competición. Quizás esa es la energía que le mantiene en la élite después de tantos años, pero que nadie se engañe, tan competidor es Duncan como Garnett aunque los dos se expresen de manera distinta.

Como habréis adivinado, yo soy mucho más de Duncan. No sólo porque quizás estemos ante el mejor “cuatro” de todos los tiempos sino porque su carrera me ha parecido ejemplar en todos los sentidos. Su llegada a los Spurs les permitió obtener un anillo en los coletazos finales de David Robinson. Supo asumir de una manera natural el liderazgo que demandaba la franquicia cuando Robinson se retiró. Abrigó  y protegió a jóvenes talentos hasta que estuvieron maduros para compartir el protagonismo del equipo y, por encima de todo, se ganó el respeto de todo el mundo del baloncesto sin un escándalo ni una palabra más alta que la otra. Duncan ha sido el mejor sin necesidad de poner un adorno a ninguna de sus muchísimas cualidades, ahora, en el declive de su carrera es tiempo de recordarlo, valorarlo y disfrutarlo.

NBA en estado puro

Viernes, 18 Junio 2010

Pensaba esta noche cuando acababa la Final de la NBA que el Séptimo partido entre Lakers y Celtics representa fielmente lo que es la situación de la Liga Norteamerica actualmente con todas sus grandezas y miserias a cuestas. Un partido de una calidad bajísima marcado por los nervios y malas lecturas de juego de la mayoría de los jugadores de ambos equipos y de una dureza defensiva extraordinaria, jugado con una pasión extrema que compensaba la permanente visión de malos pases y lanzamientos. El último minuto y medio del partido permanecerá por mucho tiempo en la memoria de los amantes de la NBA.

Los Angeles Lakers

- Orgullo. Si los de Phil Jackson igualan en corazón a Boston, tienen mayor calidad para llevarse el triunfo. La aplicación defensiva de los Lakers en los últimos 15 minutos de partido ha sido la mejor exhibición colectiva en defensa en mucho tiempo.

- Secundarios. Fisher, Artest y Odom han sido decisivos en el partido final. Tres jugadores veteranos, desconcertantes, irregulares pero con un gen competitivo especial que ha resultado decisivo.

- Bryant. Preso de su ansiedad, ha compensado su desacierto con una actividad impagable que le ha permitido ayudar en otras facetas del juego. Durante la Serie Final ha tenido momentos grandiosos pero da la sensación de que no termina de convencerse de que un punto de altruismo en su juego le haría escalar posiciones en el Olimpo del baloncesto.

- Gasol. El partido del jugador español ha sido emocionante. Extraordinario en el rebote, también ha sucumbido a la ansiedad pero ha sabido dominar sus nervios en los momentos más decisivos del partido. No hay sensación más grande que la de saberse y sentirse respetado. El crédito de Gasol crece y crece en la liga norteamericana. Mientras esté en los Lakers, estos seguirán siendo candidatos a todo.

- El futuro. Mientras esperan la decisión de Phil Jackson sobre su continuidad, los Lakers pueden vislumbrar el futuro con mucho optimismo. Bryant y Gasol están en un gran momento y Bynum debe mejorar año tras año. Aún así, deberían moverse en encontrar algún jugador fiable que de mayor consistencia a su banquillo. El año que viene serán de nuevo los máximos favoritos.

Boston Celtics

- Extraordinarios. La derrota de los Celtics es tremendamente conmovedora. El equipo ha llegado justísimo de fuerzas pero con el orgullo intacto al último partido. Han tenido el partido dominado gracias a su solidaridad en ambos lados del campo pero no han tenido piernas para defender el último arreón de los Lakers.

- Doc Rivers. El entrenador del equipo perdedor sale muy reforzado de estas finales. Ha mostrado recursos infinitos en la preparación de jugadas puntuales,  capacidad de improvisación y una sensacional preparación de los partidos.

- Rondo. Ha sido el factor decisivo para que los Celtics llegasen a la final y un auténtico dolor de cabeza para los Lakers. Poderosos físicamente, se ha destapado como un gran competidor. Va camino de ser un jugador legendario

- El futuro. Una incógnita. El rendimiento en las Finales de los Pierce, Garnett y compañía hace pensar que aún les queda un aliento de baloncesto del máximo nivel, pero la conferencia Este se antoja durísima la próxima campaña. Quizás es el momento de romper el “Big Three” y rejuvenecer el equipo. Se han movido muy bien en verano los últimos años y eso nos hace pensar que no debemos descartar una reedición de esta final la próxima campaña.

P.D. Si fuera de  los Celtics no estaría pero que nada contento con el arbitraje de este séptimo partido.

Lakers-Celtics. Inspiración Vs Solidez

Jueves, 3 Junio 2010

La final más deseada, la final más clásica, probablemente los dos equipos con más seguidores en el mundo, Los Angeles Lakers y Boston Celtics afrontan una Serie con numerosos ingredientes para considerarla una de las más atractivas de los últimos años

El camino de los dos equipos hasta la final ha sido enormemente autoritario y ha definido perfectamente los distintos perfiles que representan ambos conjuntos.

Los Lakers, que cuentan con el factor campo a favor se mueven al son de su talento. Cuentan con el jugador con más recursos ofensivos de la Liga y el pívot más inteligente del planeta. Parecen suficientes argumentos para derrotar a cualquier equipo si no fuera porque en cada encuentro tienen minutos dónde olvidan elementos imprescindibles que definen cualquier equipo campeón, la solidaridad y el sacrificio. Ahí es dónde entran los Celtics, veteranos, duros, competitivos, con infinidad de recursos ofensivos y una aplicación defensiva muy por encima de la de su legendario rival.

Una vez realizada la presentación general, es la hora de los detalles, esos que definirán una serie que se presume de máxima igualdad. Los Celtics mandan en la posición de base. Rondo supera en talento y capacidades a un Fisher que buscará su último? aliento para detener las acometidas del talentoso play maker de Boston. Rondo es un verdadero problema para los Lakers.

Para nosotros la atención se centrará en el duelo de Pau Gasol contra Kevin Garnett. Dentro de unos años, cuando se repase toda la trayectoria del jugador español, Garnett aparecerá mencionado muchas veces. Sus duelos no se pueden considerar legendarios pero sí han marcado la trayectoria de Gasol en la NBA. Garnett intentará imponer su físico para castigar al jugador de los Lakers en labores defensivas, mientras Gasol pondrá su cerebro a funcionar para dar el pase extra necesario, capturar el rebote decisivo e interpretar como nadie el juego de 2×2 junto a Kobe Bryant.

El mejor nivel de los Lakers supera al mejor nivel de los Celtics pero el rendimiento de los de Boston durante 48 minutos suele ser más constante que el del equipo de Phil Jackson. ¿Pronóstico? Ojalá haya séptimo partido..

Garnett y Gasol

Viernes, 26 Diciembre 2008

Decía Pau Gasol después de la esperanzadora victoria de los Lakers sobre los Celtics en el día de Navidad que ahora Kevin Garnett le respeta, algo que no sucedía en los primeros años del catalán en la NBA.

Garnett es uno de los grandes entre los más grandes, su carácter payasete y altivo y sus rifirafes pasados con Calderón y el propio Gasol (además de con numerosos jugadores) no le hacen un jugador especialmente querido en España pero su categoría como jugador está fuera de toda duda.

El ex jugador de Minnesota es uno de los referentes en la NBA de los últimos diez años y uno de los jugadores más completos de la liga. Siempre me han entusiasmado sus duelos con Pau Gasol por lo que representa de atractivo ver enfrentados a dos físicos parecidos, más atlético en el caso de Garnett, y con más envergadura en el caso de Gasol.

En el encuentro de ayer en el Staples, Garnett superó a Pau salvo los últimos cinco minutos. Por momentos asistimos a una reedición de las pasadas finales donde la potencia física del jugador de los Celtics ponía a prueba la extraordinaria inteligencia del jugador español. Esos cinco últimos minutos, y los nueve puntos que anotó Gasol en ese periodo pueden y deben tener un significado más que testimonial.

Por un lado, los Lakers deben saber que Gasol también es un jugador fiable en los momentos decisivos de los partidos y que contar con una alternativa a Bryant no les debilita sino les enriquece. Por otra parte, Pau demostró, una vez más, que cuando llega con la gasolina suficiente a los finales de los partidos no se arruga y tiene el carácter suficiente para liderar a su equipo.

Esperemos que la victoria también represente un punto de inflexión para estos desconcertantes Lakers, capaces de sufrir lo indecible ante Memphis y ganar con solvencia a los Hornets en Nueva Orleans y a los actuales campeones.

Los Lakers aguantan el tipo

Lunes, 16 Junio 2008

En el mejor partido de Pau Gasol en las series finales, Los Ángeles Lakers consiguieron mantenerse vivos en la eliminatoria y viajarán a Boston con la obligación de ganar los dos partidos si quieren conseguir el título.

El quinto partido dejó malas y buenas noticias para el equipo entrenado por Phil Jackson. Los aspectos positivos tenemos que  buscarlos en la reacción de jugadores como Lamar Odon y Pau Gasol que compensaron el discreto partido de Kobe Bryant  y en la sensación generalizada de que los jugadores de Boston parecen más tocados físicamente y de que están acusando sus duras batallas previas antes de llegar a la final. Sin embargo, el equipo californiano no pareció aprender la lección de lo sucedido en el cuarto partido y volvió a desperdiciar una amplia renta que a punto estuvo de costarles la derrota. Nuevamente asistimos a momentos de tremenda indolencia defensiva de Los Ángeles Lakers, una constante en alguna fase de la temporada y claramente el factor diferencial de estos Play Off por el título donde el trabajo colectivo de Boston en defensa alcanza momentos sublimes.

En la remontada de Boston tuvo un papel capital Paul Pierce un jugador alejado del perfil físico dominante en la Liga pero que está alcanzando en esta temporada sus momentos más épicos y brillantes como jugador.Pierce está siendo un magnífico heredero de los valores que hacen de Boston una franquicia legendaria. Su orgullo competitivo ha sido el espejo donde compañeros de equipo de un nivel mucho menor como Powe, House o Brown  se han mirado para poder tener actuaciones decisivas a lo largo de estas finales. Pierce no es un gran saltador, ni domina el juego por su capacidad atlética pero, como suele ser habitual en esos jugadores en inferioridad física con algunos de sus rivales ha sido capaz de desarrollar a lo largo de su carrera en la NBA una gran capacidad para entender las necesidades reales de su equipo. Por eso, no es raro ver al camaleónico Pierce disfrazarse del mejor perro de presa de la liga estilo Bruce Bowen o demostrar su tremenda capacidad para pasar a los jugadores interiores o mostrarse infalible en los lanzamientos de larga distancia. Pero por encima de todo el capitán de los Celtics ha logrado transmitir una tremenda fe para ayudar a su equipo a superar situaciones tremendamente adversas.

Todo parece muy favorable para que los Celtics consigan un nuevo título de Campeones, a pesar de su última derrota transmite mayor seguridad y confianza que los dubitativos Lakers aunque todo puede cambiar en el sexto partido donde  los de Phil Jackson pondrán a prueba la capacidad de aguantar la presión de las huestes de Glen “Doc” Rivers.

Los Lakers pueden

Lunes, 9 Junio 2008

Vaya por delante que los Lakers pueden ser campeones, que son perfectamente capaces de ganar los tres partidos de la serie en el Staples Center y aprovechar alguno de los dos “match ball” en la vuelta a Boston. Este será el clavo ardiendo al que se estarán agarrando los aficionados del equipo californiano que anoche asistieron a la segunda derrota en el Play off por el Campeonato del Mundo como gusta decir a los estadounidenses.

Dos aspectos están marcando la diferencia entre ambos equipos. Primero la mayor determinación de Boston que juega con un punto mayor de agresividad que hace que lance 28 tiros libres más que los Lakers en el segundo partido (también ha ayudado el tonillo local que está caracterizando el arbitraje de los play off de la NBA). El segundo aspecto determinante es el mayor aprovechamiento de los recursos del que han hecho gala los Celtics que dan la sensación de tener claro a quién buscar en cada momento, algo de lo que no puede presumir el equipo entrenado por Phil Jackson donde Gasol y Bryant están siendo superados con claridad por Garnett y el, hasta ahora, hombre de las finales, Paul Pierce

El caso del pívot español es preocupante, ya que está siendo justo en la serie decisiva cuando su influencia en el juego de su equipo está siendo menor y su papel en el equipo, especialmente en las segundas partes, es meramente testimonial. Los Lakers han funcionado a la perfección cuando han equilibrado las situaciones en las que utilizaban a Pau como jugador en el poste bajo y en las que participaba en situaciones de bloqueo directo. Parece que el guión escrito por Phil Jackson le predestina a ser más importante cerca del aro en los primeros minutos y trabajar más el “dos contra dos” con Kobe Bryant en la segunda parte algo que se está mostrando como poco efectivo ante la calidad defensiva de los Celtics que están mostrando una admirable generosidad en ataque para encontrar el mejor tiro.

Así quedan los Play-off de la NBA (II)

Viernes, 18 Abril 2008

Si en la conferencia Este todo parece encaminado a una final entre Boston y Detroit, resulta bastante aventurado realizar cualquier tipo de pronóstico sobre lo que puede pasar en las eliminatorias por el título de la Conferencia Oeste. Hasta las dos últimas jornadas no se han definido las posiciones de cada equipo lo que augura una gran igualdad y presumiblemente varias eliminatorias que llegarán hasta el séptimo partido.

Los Angeles Lakers se enfrentarán a los Denver Nuggets. Los de Phil Jackson han conseguido el mejor récord de victorias de la conferencia y merecen el papel de claros favoritos en esta eliminatoria. Aún así, Denver no es un rival sencillo por la calidad de sus jugadores y su capacidad ofensiva que pondrá a prueba la, tan cuestionada, solidez en defensa de los de Phill Jackson. Habrá que ver como introduce Phill Jackson a Bynum en el juego del equipo, una vez que éste supere su lesión porque no ha dado muestras de creer mucho en Gasol para defender a jugadores que jueguen de cara al aro. Veremos si finalmente Gasol-Odom y Bynum comparten muchos minutos en cancha o el técnico angelino mantiene la actual estructura con un solo jugador interior y cuatro jugadores más exteriores.

New Orleans y Dallas disputarán una interesante eliminatoria que tuvo su previo en el último encuentro de la fase regular con victoria para los Mavericks. Aunque los Hornets han obtenido la segunda mejor marca de la conferencia y cuentan con el factor campo a favor, por plantilla y experiencia corresponde el papel de favoritos a Dallas. El duelo generacional entre Kidd y Paul será una de las claves de este enfrentamiento en el que el equipo tejano deberá hacer prevalecer su amplitud de banquillo respecto a New Orleans.

El duelo estrella de estos cuartos de final es el que enfrenta a San Antonio y Phoenix. Probablemente los dos estilos más antagónicos de la liga frente a frente. Entre tanta igualdad, quizás el factor campo incline la balanza hacia  los actuales campeones, acostumbrados a crecer en su rendimiento cuando la temporada ha superado el umbral de los 82 partidos. Las opciones de los Suns pasan por un óptimo rendimiento de O´Neal y una aplicación defensiva superior a la que habitualmente exhiben.

Cierra los cuartos de final la eliminatoria entre Utah Jazz y Houston Rockets, con ventaja campo para los de Salt Lake City. Comento este dato porque los Jazz han sido el mejor equipo de la liga en su campo con un excepcional récord de 37 victorias y 4 derrotas. Aún así, el duelo tiene toda la pinta de decidirse en el séptimo partido. Una buena oportunidad de seguir disfrutando con la evolución de Luis Scola ante los atléticos pívots de Utah.