Blogs

Archivo de la categoría ‘grecia’

Y sigue sin romperse

Martes, 15 Septiembre 2015

Probablemente este partido de cuartos de final contra Grecia ha sido el mejor termómetro para reconocer la verdadera entidad de la selección española. Los 40 minutos, resueltos con una meritoria victoria, han servido para identificar las virtudes y carencias de un grupo mermado que, ha alimentado dudas y reforzado ideas por igual, según ha avanzado el campeonato. Presa de todas sus experiencias pasadas, esta es una nueva España, más imprevisible, menos sólida pero con un importante gen competitivo que le ha hecho adaptarse y superar momentos de dificultad para derrotar al equipo que mejor baloncesto había realizado hasta este momento en el Eurobasket.

Gasol y punto. España ha construido sus mejores minutos a partir del temor que Pau Gasol ha despertado en los griegos. En los primeros ataques ha sabido distribuir el balón para sus compañeros y paulatinamente ha reconocido las opciones donde superaba claramente a sus defensores. Dentro de su extraordinaria actuación, pondero de manera especial cómo ha mantenido a España en el partido en esos minutos del tercer periodo donde los griegos han campado a sus anchas ante la frágil y pasiva defensa española. Ha sido en esos instantes donde Gasol ha mandado un mensaje de atrevimiento a unos compañeros presos de las dudas e incapaces de adaptarse al nivel de velocidad y dureza con el que ha salido Grecia tras el descanso. Gasol, que siempre ha tenido un impacto descomunal en las competiciones internacionales, está escribiendo en este Campeonato de Europa una página extraordinaria por su liderazgo, su acierto y su impacto en un grupo muy necesitado de faros.

Bajo la influencia de Gasol, España ha superado su peor momento del partido y varios detalles han terminado por resultar decisivos en los últimos minutos. Víctor Claver ha tenido un papel fundamental porque esta selección acusa falta de físico en determinados momentos, ocupa poco espacio en defensa y sufre en el rebote defensivo. Claver aporta lo que se intuía que podía aportar en el momento que menos se esperaba que lo hiciera. Mérito suyo, sin duda, por estar preparado para tener influencia en el juego después de parecer condenado al ostracismo, y mérito de Sergio Scariolo por encontrar una solución a un factor que había resultado evidente durante muchos minutos de la competición. Con Claver limitando al espectacular Antetokoumpo y una mayor actividad de los jugadores más alejados del balón en la defensa de las situaciones de “pick and roll”, España ha ofrecido minutos de gran calidad defensiva. El último minuto, donde España ha puesto en peligro la victoria, es otro síntoma de la versión actual de la selección, que muestra tanto facilidad para adaptarse al nivel que requieren los rivales, como cierta falta de aplomo y seguridad en determinados momentos.

Francia será el siguiente reto de la selección. Físicamente, el mejor equipo del campeonato, por lo que alcanza niveles defensivos difíciles de contrarrestar. A su favor, jugar en casa y recientes victorias contra España en competiciones relevantes. En absoluto invencibles, eso sí, a pesar de que sus jugadores importantes llegarán más frescos al encuentro. Asumiendo que contamos con el factor Gasol, gran parte del partido se decidirá en el duelo entre Parker-De Colo frente a los “Sergios” y en el control del rebote.

Lo que sabemos, lo que intuimos

Sbado, 12 Septiembre 2015

No es mala cosa que la victoria de España frente a Polonia se haya conseguido gracias a un parcial diferencial en el último periodo. El equipo afrontará el duelo de Cuartos de Final contra Grecia con un nivel de confianza más elevado y con menos sabor a esa debilidad que viene exhibiendo durante toda la competición y que ha presidido el partido contra los polacos durante muchos minutos.

Es cierto que España no puede presumir de juego ni de autoridad en los dos últimos partidos pero no debemos infravalorar la  madurez y el carácter ganador de un equipo que ha afrontado dos partidos seguidos sin margen de error, ante  rivales inferiores, eso sí, pero que ha sabido sacar adelante evidenciando una gran habilidad para elevar sus prestaciones en momentos decisivos.

Después de valorar lo obvio, España sigue viva, no olvidamos que el calificativo que más se ajusta a la mayoría de los minutos que ha jugado la selección en este Eurobasket es el de “frágil”. Los partidos parecen poco controlados, se encajan demasiadas canastas fáciles y se cometen errores en defensa impropios de un equipo del máximo nivel. En ataque se juega con la ansiedad propiciada porque en pocas ocasiones se logran canastas fáciles provocadas por una buena defensa.

Se echa en falta cierta química en el juego ofensivo y mayor facilidad para “leer” situaciones tácticas planteadas por los  rivales. Además de las cualidades más evidentes que aportaban los ausentes, se añora brillantez en el pase. España es más previsible porque tiene menos recursos que en otras citas pero aún hay margen para progresar, especialmente en la circulación de balón, en la ocupación de los espacios y en la agresividad a la hora de atacar la canasta, ahora penalizada por cierta falta de confianza.

No necesitábamos otro partido histórico de Pau Gasol con la selección para corroborar su importancia en el equipo. En el Eurobasket con mayor presencia de “cincos” de gran nivel, España sigue teniendo al mejor de todos, con diferencia. También sabemos que los de Scariolo necesitan la mejor versión de los “Sergios” para progresar en el campeonato y que ese aspecto de equipo con poco físico y que ocupa poco espacio en defensa puede tener en Víctor Claver un aliado para determinados momentos y frente a determinados jugadores.

Las sensaciones previas al encuentro de Cuartos de Final frente a Grecia no son las mejores. Entiendo a todos los que piensan que el nivel actual  del juego de España no da para progresar mucho más. Intento combatir esta intuición agarrándome a ciertos detalles. Primero, la confianza que merecen jugadores con las vitrinas repletas de títulos y después esos avances  paulatinos en el rendimiento de tipos que afilan el colmillo cuando el partido es un “todo o nada”.  El progreso de los LLull y Rodríguez es significativo (en ataque, al menos), Ribas muestra una estabilidad muy apreciable y Mirotic parece encontrar su espacio poco a poco. Además, tenemos a Gasol, mejor que cualquier jugador griego. Está claro que no basta sólo con él pero a buen  seguro que toda la selección griega prefería encontrarse con Polonia en la siguiente fase.

Muchas crónicas comenzaron con aquello de “tanto va el cántaro a la fuente que al final….”, pero recordad que muchas veces el cántaro no se rompió.

Lo que va de Navarro a Spanoulis

Sbado, 4 Septiembre 2010

Oficio, confianza y calidad. España se ha clasificado para Cuartos de Final del Mundial de Turquía después de un partido duro contra Grecia dónde los nuestros supieron hacer valer su mayor talento y carácter ganador. La diferencia entre España y Grecia es lo que separa a Navarro y Spanoulis. El griego es un jugador brillante, el español es un jugador histórico, cada año mejor porque añade un extraordinario sentido de la responsabilidad en el juego que le distancian frente a otros jugadores parecidos.

Scariolo Vs Kazlauskas. Me parece justo reconocer la labor del técnico español. Más allá de la confianza que ha demostrado en sus jugadores, en especial en el banquillo y de su habilidad para plantear una zona que frenó los dos mejores momentos griegos en el partido, el técnico italiano ha demostrado en su ciclo al frente de la selección dos cualidades básicas. Flexibilidad para  modelar su manera de dirigir un colectivo y personalidad para defender sus irrenunciables ideas. Kazlauskas, el seleccionador griego empezó a perder el partido permitiendo el bochorno de su equipo en la derrota ante Rusia. Frente a España ha permitido que Spanoulis hiciera la tercera falta en la última defensa antes del descanso y no ha sabido encontrar una forma fiable de atacar la defensa zonal de los españoles.

Asignaturas pendientes. Siendo un claro aspirante al título, España debe seguir progresando para avanzar en la competición. La prioridad pasa por ser más constantes y sólidos. El equipo ha vuelto a zozobrar durante algunos minutos donde concede demasiadas opciones claras de anotación a los equipos rivales. Las miras se dirigen a la fragilidad reboteadora de los pívots pero más bien debemos fijarnos en la inconsistencia defensiva de nuestra primera línea de exteriores. Aunque el campeonato de Raúl López está siendo bueno sigo pensando que Llull podría ayudar jugando en algún momento de base.

Serbia. Si nos fiamos por el partido que ha jugado frente a Croacia, tenemos poco que temer pero el choque pinta a ser duro de verdad porque los balcánicos cuentan con una defensa bien trabajada y dominan el juego 2×2 con Krstic y Perovic. España afrontará el choque con más confianza y con más jugadores sumados a la causa y además, tenemos a Navarro.

Un España-Grecia como los de antes

Viernes, 3 Septiembre 2010

España jugará contra Grecia en Octavos de Final. Da igual el resto, pensar en posibles cruces siguientes sería un error sublime ya que el conjunto griego tiene suficientes recursos como para no permitir la más mínima distracción. La batalla prepartido la hemos ganado, aunque no cuente mucho, España no tiene ningún miedo a Grecia y los helenos no parecieron tener mucho interés en cruzarse con España. Nueva Zelanda estropeó sus planes.

- La Teoría Scariolo. Dice el técnico italiano que España ha ido por delante el 97% del tiempo en esta primera fase. Compro parte de la teoría. El dato es real e irrefutable, el matiz viene porque el 3% restante se ha jugado extraordinariamente mal. Sin embargo, en este deja vú constante que parece remitirnos al pasado europeo tengo la sensación de que el equipo jugó bastante peor en las derrotas del pasado verano.

- Líbano, Canadá y el cuadro final. El panorama español dos días después de los minutos fatídicos contra Lituania es radicalmente distino. Los dos partidos finales no han sido excelsos pero han subido el ánimo de jugadores como Vázquez, Rudy Fernández y Felipe Reyes que se antojan fundamentales en el resto del Campeonato. Además, el grupo ha conseguido el segundo puesto del grupo que hubiera sido el preferido de los internacionales si hiciéramos una encuesta entre ellos. Los dos partidos contra Líbano y Canadá tenían poco a ganar y mucho que perder. Hemos conseguido el máximo beneficio posible de ellos

- El rival. Grecia es un gran equipo, en mi opinión junto a España y Serbia el trío dominante del continente (aunque Turquía estará en semifinales del Mundial) pero España siempre ha sabido cómo jugarles. En esta ocasión la perspectiva de una victoria abultada española parece muy lejana. Todo apunta a un partido contra Grecia como los de antes de nuestra época doradísima; duro, trabado, intenso, bronco, igualado y decidido por acciones puntuales. Grecia es superior físicamente y España domina claramente el apartado técnico. La batalla con Bouroussis y Schortsianitis es clave para el desarrollo del encuentro. Necesitamos la mejor versión de nuestros interiores.

- Ajustes. Ante un equipo tan duro como Grecia, la utilización de Llull como base puede ser un recurso muy necesario. El jugador balear no está en su mejor nivel pero solo necesita dos o tres acciones consecutivas buenas para ser el revulsivo que necesitamos. Sus prestaciones defensivas pueden sernos útiles ante los directores de juego helenos y su velocidad alterar el plan griego de llevar el partido a pocos puntos. Por otro lado, tampoco descartaría la opción de jugar algún momento con Fran Vázquez y Marc Gasol juntos para dar más intimidación al equipo y en ataque es importante que Ricky Rubio y Navarro coincidan con el pívot gallego del Barcelona más tiempo porque son los que mejor entienden sus capacidades atléticas.

¿Turquía o Grecia?

Viernes, 18 Septiembre 2009

Bueno, pues ya estamos en semifinales. La capacidad atlética francesa poco pudo hacer ante la variedad de recursos ofensivos españoles. Permitidme un comentario corporativista, si Scariolo ha recibido muchos palos después de las derrotas y el juego que estaba realizando España, también hay que darle mérito en la extraordinaria preparación del partido de Cuartos de Final. Una cosa es asumir que el entrenador es el blanco más fácil de esta película y otra no denunciar la injusticia del olvido del papel del técnico en la victoria.

Turquía y Grecia lucharán por una plaza en semifinales y enfrentarse a los nuestros. Ojalá me equivoque pero pienso que la semifinal no tendrá mucho que ver con el partido contra Francia. El perfil de turcos y helenos es muy distinto al de los franceses. No tienen tanto poderío físico ni un base como Tony Parker pero disponen de más recursos y más equilibrio para incomodar a España.

Asumiendo que los dos rivales serán difíciles y que España es superior a ambos, preferiría jugar contra Turquía. Grecia me merece mucho más respeto en este tipo de campeonatos. Sus jugadores son mucho más competitivos que los turcos y su banquillo es más consistente lo que presumiblemente les haría llegar más frescos a la lucha por las medallas.

Se hace difícil pensar que Turquía ganase a España dos veces en una semana. Hubo detalles tácticos del primer partido como las ayudas interiores y la polivalencia de los jugadores turcos sobre los que España estaría más advertida. Lo que parece claro es que, tanto turcos como griegos, intentarán dormir el partido y que nuestra selección no anote en situaciones de contraataque o transición algo que dependerá en buena medida del nivel defensivo de los jugadores de Scariolo.

Resumen. Creo que Turquía es más asequible, también pienso que ganará Grecia. En cualquier caso, en semifinales se intuye un partido duro, de no muchos puntos y con presumible igualdad hasta los últimos minutos. Gasol no estará tan cómodo contra ninguno de los dos equipos pero puede decidir el partido por su capacidad para pasar. La mejora de España ha venido desde la defensa, definiendo roles y limitando al máximo los errores de pase en ataque. El rebote será otro aspecto fundamental para llegar a la final. Por último, el rival más duro de aquí al final del campeonato estará en la semifinal, no en la final.