Blogs

Archivo de la categoría ‘Ivkovic’

Lo que no debe tapar un tiro

Lunes, 14 Mayo 2012

 

La Euroliga 2012 pasará  a la historia por la remontada de Olympiacos culminada por el tiro de Printezis. El equipo griego ha conseguido un merecidísimo título con su plantilla más limitada de la última década. Salvo Spanoulis, cuesta encontrar un jugador del Olympiacos que tuviera un rol importante en cualquiera de los otros finalistas. Para ellos la gloria, para nosotros analizar qué nos ha dejado una Final Four con muchísimas más sombras que luces.

El nivel. Los partidos no han sido buenos, esa es la verdad. No soy de los que piensa que un partido es bueno o malo exclusivamente por los puntos que se anoten, pero en esta ocasión el nivel de anotación ha reflejado los malos partidos que han realizado los cuatro participantes. Ha ganado el equipo que ha logrado que sus rivales fallaran más y el que mejor mentalidad ha demotrado, quizás porque era el grupo del que menos se esperaba. El miedo a perder ha sido la sensación dominante en Estambul. La Euroliga es una competición fantástica pero también necesita de nuevos proyectos que alteren el orden establecido y que den que pensar a los cuatro o cinco equipos que siempre están presentes en estas citas. Indudablemente, si hablamos del juego,  un paso atrás respecto a la Final Four de Barcelona.

El CSKA. Creo que no exagero si digo que el CSKA de Moscú ha hecho dos de sus peores partidos de esta Euroliga en la Final Four. Su entrenador, Kazlauskas se llevará todos los palos, porque el circo está montado así, pero llama la atención el bloqueo y la suficiencia con la que se han manejado sus jugadores. La condición de favoritos les ha pesado en las piernas y sobre todo en la cabeza y su juego dinámico y con excelente circulación de balón ha dejado paso a las dudas, los botes de más y a la mala selección de tiro. Teodosic es muy bueno, que duda cabe, pero aún debe caminar para subir al escalón de los Diamantidis, Papaloukas (el de hace unos años) y McCalebb.

El Barça y su método. El nivel de juego del Barcelona Regal ha sido una enorme decepción. Su momento de forma y su habitual solidez en estos partidos aventuraban algo muy distinto a lo que ofreció en su semifinal frente a Olympiacos. El Barcelona un equipo extraordinario, con una capacidad defensiva brutal y con una disciplina ofensiva llevada al máximo que, sin embargo, adolece de un punto de genialidad, de gente capaz de alterar el guión y distribuir la atención ofensiva que acaparan Navarro y Lorbek. En este sentido, los sustitutos de Lakovic, Grimau y Morris no han mejorado lo que aportaban estos singulares jugadores desde el banquillo. Creus se ha ganado mucho margen, pero este verano tendrá nuevos retos que afrontar, se precisan jugones que descarguen a Navarro y un jugador interior capaz de generarse sus tiros como ahora hace Lorbek.

¿Fin de ciclo en Panathinaikos? Viene anunciándose desde hace meses que este era el último proyecto ganador de Panathinaikos ya que reducirá enormemente su presupuesto. El ejemplo de sus vecinos no debe descartarlos en absoluto pero da la sensación de que Obradovic buscará nuevos retos la temporada que viene. El equipo al que vaya se convertirá desde el principio en candidato al título. Por el momento, en la derrota, sólo cabe ponderar su excepcional trayectoria en un club, indudable referencia del baloncesto continental.

Ivkovic. Para terminar, una mención especial al entrenador del campeón, Dusan Ivkovic. Ha ganado de la única forma que podía ganar, limitando el talento de los rivales y con una extraordinaria disciplina táctica de sus jugadores. La valentía que le ha faltado a su propuesta de juego le ha sobrado manejando los recursos de los que dispone.

Espléndida Serbia

Mircoles, 8 Septiembre 2010

Minutos después de acabar el partido de cuartos de final del Mundial de Turquía que ha dejado a España fuera de la lucha por las medallas conviene aparcar análisis más generales (que llegarán) y dedicar unos momentos a pensar y saborear este espléndido partido de baloncesto entre dos grandísimas selecciones. Es duro que el actual Campeón del Mundo se quede lejos de repetir éxito, pero este hecho no debe evitar reconocer el sensacional partido de una Serbia que ha dignificado como no había hecho en mucho tiempo la brillante historia de su baloncesto.

El Tablero. En la partida de ajedrez Ivkovic-Scariolo, el técnico balcánico empezó tomando la iniciativa dando una lección de como ocupar los espacios en ataques. Serbia hizo el campo de ataque muy grande aprovechando la versatilidad de sus jugadores y España sufrió para defender tanto espacio. No nos han hecho daño jugadores muy creativos con el balón en las manos, sino aquellos que han tenido la virtud de ocupar el mejor espacio en cada momento. La mayoría de los lanzamientos balcánicos vinieron de ventajas generadas jugando de cara al aro. Los dos mejores tiros defendidos fueron los dos últimos, también anotados por Keselj y Teodosic. En defensa, Ivkovic recurrió por momentos a una zona de ajustes que condicionó el ritmo de España y anuló la conexión con Marc Gasol en el juego interior.

Inconsistencia y Ritmo. España ha jugado un buen partido, conviene recordarlo para los mensajes apocalípticos que se nos avecinan, pero ha sido un equipo inconstante y poco sólido. La inconsistencia ha sido la nota dominante durante todo el campeonato, al equipo le ha costado tener un buen rendimiento continuado en los partidos, probablemente debido más a desconexiones mentales que a factores tácticos. Por otra parte, España tampoco hoy ha encontrado el ritmo adecuado a sus intereses, quizás sorprendida por el descaro con el que Serbia ha afrontado el partido, una imagen muy alejada de la especulativa selección que nos imaginábamos.

El dilema de la última falta. Cuando te anotan un triple desde más de 8 metros para ganar el partido hay que dar todo el mérito al ataque. La posibilidad de tener la última posesión para empatar o ganar el partido se esfumó una vez se dejaron transcurrir demasiados segundos a Teodosic con el balón en las manos. Si no se hizo cuando restaban 10, 12 segundos la opción de defender era la correcta y un tiro tan lejano parece una buena respuesta de la defensa. Con el quinteto serbio la opción más factible hubiera sido una falta a Velickovic cuando inició la acción de bloqueo sobre Teodosic pero insisto, parece poco reprochable la última defensa de España una vez que se decidió no hacer falta.

El “Tres” y el “Cuatro”. Serbia nos ha machacado en los puestos de “tres” y “cuatro”. Entre Bjelica, Keselj, Velickovic y Savanovic han anotado más de 60 puntos. El dato es lo suficientemente contundente para que nos planteemos una reflexión de cómo vamos a ocupar esos puestos en el futuro y cómo lo hemos hecho en el presente. La exhuberancia de Rudy y Navarro han eclipsado la necesidad de ir encontrando alternativas válidas al eterno Carlos Jiménez. La gran actuación de Jorge Garbajosa en este Mundial sirve para tapar la boca a todos aquellos que cuestionaban su posición de indiscutible en el grupo. El problema es que bajo el colchón que te dan las medallas, quizás la Federación tendría que haber planificado dando algo más de espacio a jugadores que en un plazo medio de tiempo se antojan imprescindibles para el equipo nacional. En este sentido, jugadores como Suárez o Claver (que es como si no hubiera ido) están perdiendo la oportunidad de acumular experiencia al abrigo de sus laureados  compañeros. Hay veces que no conseguir un medalla se ve compensado con el paso del tiempo por las vivencias que ofreces a determinados proyectos.

España ha perdido haciendo un buen partido ante un rival que ha sido mejor y que ha jugado cerca de su máximo nivel. No hay más. Queda acabar de la manera más digna posible y aprovechar la derrota para dejar a un lado el autobombo, las giras a medida y pensar seriamente cómo queremos que se realice la tan manida “transición”.