Blogs

Archivo de la categoría ‘Lagun Aro’

Dos valientes y varias lecciones

Lunes, 6 Mayo 2013

Los descensos (ya veremos si virtuales o no) de Lagún Aro y de La Bruixa d´Or Manresa dejan la Liga Endesa con el único interés de ver qué equipos acceden finalmente a los Play Offs y cómo se configuran los mismos. Las casualidades no existen y estos dos equipos se descolgaron desde el comienzo y aunque nuestra competición tiene varias historias de equipos que se han salvado “remando” durante muchas jornadas, la realidad es que nunca han alcanzado una línea sólida en su juego que les permitiera atisbar la orilla de la salvación algo más cerca.

Ponsarnau y Sito Alonso. Sin duda, son dos de los técnicos más interesantes de la Liga. Hablamos de dos entrenadores con cierto parecido en su ideario. No temen arriesgar con jugadores que no conozcan la competición y plantean opciones de juego rápidas, poco especulativas y que otorgan bastante espacio a la creatividad de sus jugadores. Dos personalidades sin miedo a exhibir alternativas novedosas tanto en defensa como en ataque.  Curiosamente, los dos sonaron para dirigir equipos de Euroliga el pasado verano con el aval de sus temporadas precedentes y unos meses después se han encontrado con un descenso que probablemente no afecte a su bien ganado crédito y a su reconocimiento pero que lamentablemente nadie podrá borrar de sus curriculums.

Proyectos. Me consta que Sito Alonso y Jaume Ponsarnau son, como otros muchos, entrenadores que buscan crear proyectos y no sólo obtener resultados.  En el caso de Alonso vio como, con la pretemporada en marcha, el presupuesto de Lagún Aro se vio bastante reducido y las expectativas de repetir la gran campaña anterior empezaban a verse cuestionadas. No es el primer caso de este tipo que hemos visto, clubes que vienen de realizar una gran temporada que quieren dar un pasito más pero la realidad les obliga a reducir costes, hacer demasiados cambios en la plantilla y comenzar un nuevo viaje con otro equipaje distinto al que pensaban llevar. Lagún Aro descendió en los primeros meses de competición, después el lastre de las derrotas fue demasiado para un equipo al que le ha costado encontrar pilares sólidos a los que agarrarse. Como los males no vienen solos, en San Sebastián y Manresa han compartido desgracias en modo de lesiones por lo que las dificultades para formar un grupo estable no han cesado en toda la temporada.

Los bases, siempre los bases.  Una situación como un descenso no puede reducirse a un sólo problema pero lo cierto es que los dos equipos han compartido inestabilidad en varios puestos claves. Manresa fue el patio de la casa de Javi Rodríguez, el sitio donde el base gallego ha demostrado encontrarse más a gusto. Su lesión vino a reforzar la sensación de que el equipo dependía demasiado de él. En Lagún Aro todos esperábamos que éste fuera el año de Raulzinho Neto pero el base brasileño no ha dado ese salto de calidad esperado porque probablemente ha sido uno de los jugadores que más ha acusado las derrotas del comienzo de temporada. Es cierto, sus estadísticas han mejorado y su peso en el equipo también pero tampoco podemos olvidar que la mayoría de los momentos decisivos de los partidos los jugaba Javi Salgado. Soy un reconocido fan de Salgado pero su condición de indispensable es una especie de termómetro que puede dar una pista sobre cuales han sido los problemas del equipo vasco.

Panko y Abrines

Lunes, 12 Marzo 2012

Mientras lamentamos la lesión de Ricky Rubio y asistimos a las numerosas especulaciones sobre el traspaso de Pau Gasol (por cierto, y lo dice un gran admirador, ¿no está un poco inflado y cómo consecuencia ha perdido velocidad?), la Liga Endesa enfila el último tercio de su fase regular lo que añade un plus de interés a los partidos por el escaso margen de error de todos los equipos.

El fin de semana deja numerosos momentos brillantes. El enorme orgullo y compromiso mostrado por Gran Canaria en una difícil situación imponiéndose al actual campeón, la extraordinaria defensa por planteamiento e intensidad (al límite, límite..) de Valencia Basket frente al Real Madrid y las bocanadas de aire tomadas por Blu Sens y Asefa Estudiantes.

Pero si me dieran a elegir dos nombres propios de los últimos días, me decantaría por Andy Panko y Alex Abrines, por sus extraordinarias actuaciones y por los diferentes perfiles que representan en la competición. De la extraordinaria marcha de Lagún Aro tienen mucha culpa unos directivos pacientes, un brillante entrenador con propuestas valientes y un grupo de jugadores enormemente competitivos. Andy Panko ya es uno de los nuestros, y cada año (camino de los 35) parece mejor jugador. Es uno de estos nombres sobre los que siempre vuela la pregunta de si valdría para alguno de los equipos con mayor presupuesto, un equipo de Euroliga. Quizás nunca sabremos la respuesta, a priori parece que le costaría tener un rol similar al que disfruta en San Sebastián pero no tengo claro, por ejemplo que Panko sea menos jugador de lo que es el actual Kyle Singler o Joe Ingles (éste de un perfil un pelín diferente). En cualquier caso no son más que meras especulaciones de Basket ficción. La realidad es que la trayectoria de Panko es envidiable, que está muy bien en el equipo dónde juega y que es agradable ver cómo jugadores americanos se implican tanto en nuestra competición y en sus clubes.

 Alex Abrines es la única noticia positiva de Unicaja en los últimos tiempos. Sus actuaciones tienen aún más mérito por la delicada situación que está viviendo su equipo. Abrines tuvo una oportunidad por su talento y por las bajas que tenía el equipo, ahora se ha ganado un espacio en el primer equipo con todas las de la ley. Estamos hablando de un jugador especial que ha llegado para quedarse con buenas condiciones técnicas, atléticas y mentales (quizás las más importantes). La valentía de su técnico Chus Mateo de darle tanto protagonismo quizás no le valga para mantener el puesto, pero Mateo ha sabido dar paso a un jugador especial, que no debe olvidar que es un recién llegado, pero que ha demostrado los arrestos que muchos de sus compañeros no han tenido.

Semana de Copa, semana grande

Lunes, 13 Febrero 2012

En medio de un necesario debate, que supongo que se estará llevando a cabo, de cómo dotar de más interés a la Liga Endesa, es bueno reconocer el enorme prestigio que ha acumulado a lo largo de estos años la Copa del Rey de Baloncesto. En ningún otro deporte este trofeo goza de tanto interés, por su formato, su habitual calidad y por el reconocido modelo de convivencia entre modélicas aficiones que se repite año tras año.

La edición de 2012 tiene los ingredientes necesarios para volver a ser memorable. La presencia de los modestos (sólo en presupuesto) Lucentum Alicante, Fuenlabrada y Lagún Aro marcan el camino a seguir para otros equipos, pienso especialmente en Manresa, que llevan mereciendo año tras año un mayor altavoz a sus continuas gestas.

El debate los días previos a la Copa viene muy mediatizado por los últimos partidos de los máximos favoritos, Barcelona Regal, Real Madrid y Caja Laboral. El Barcelona, máximo favorito por plantilla y por las prestaciones que suele ofrecer en este tipo de citas llega en su mejor versión de los dos últimos meses, Navarro va superando sus molestias y el resto del equipo se siente más seguro con el capitán al mando. El equipo tiene la virtud de ganar la amplísima mayoría de partidos en los que juega mal, mal presagio para sus rivales que deberán agarrarse a la percepción de que el conjunto de Xavi Pascual no anda en plan tan demoledor como en pasadas temporadas.

Los debates sobre el Real Madrid siempre están sobredimesionados. La derrota en Miribilla que cuestiona seriamente su continuidad en Europa ha desatado especulaciones sobre la validez del proyecto y la propuesta de juego. Es cierto que el partido fue doloroso para los blancos especialmente por la forma en que se perdió, con una rendición a las primeras de cambio que no deja en buen lugar la capacidad competitiva del grupo. En cualquier caso, pienso que el cómputo general ofrecido hasta ahora merece un grado amplio de confianza. El equipo ha jugado más que bien muchos de sus partidos y el rendimiento individual de sus jugadores es positivo en casi todos los casos. Se cuestiona ahora incluso la apuesta, argumentando que no se puede ganar jugando sólo a correr. Error, no se puede ganar defendiendo tan mal como en Bilbao pero eso no tiene nada que ver con el estilo sino con el compromiso individual y colectivo y con las cualidades defensivas de cada jugador. El caso es que el equipo llega a la Copa con esa extraña sensación de que parece que se juega más que nadie, a priori una desventaja pero, bien conducido, un reto extremadamente motivante.

Cierra el trío de favoritos el Caja Laboral. Hasta ahora su temporada no se puede calificar de buena. Demasiada sensación de inestabilidad que se ha traducido en una excesiva irregularidad en el juego. Corre un run run por Vitoria que cuestiona la permanencia de Ivanovic en el equipo. Como todos los equipos, su rendimiento depende mucho de lo que ofrecen sus bases. En este sentido parece que lo mejor de Prigioni ya lo hemos visto y lo mejor de Heurtel está por llegar, y en ese término medio se mueve el equipo, que no sabe si va o viene. Yo respeto mucho a Ivanovic, sobre todo cuando le han dado por muerto, cuidado…..