Blogs

Archivo de la categoría ‘Lituania’

Ritmo y Equilibrio

Domingo, 14 Agosto 2016

España no afrontó un partido más de Primera Fase contra Lituania sino un todo o nada. En estas condiciones, la fiabilidad del equipo de Scariolo es máxima. No es que se “pongan” a jugar cuando quieran sino que este grupo tiene muy identificada la diferencia entre lo importante y lo fundamental o entre lo eventual y lo definitivo. Veremos, al acabar la primera fase, cuál ha sido el precio de las dos primeras derrotas pero la realidad es que el encuentro contra Lituania deja motivos para la ilusión.

“Es el ritmo, estúpido” que diría aquel. En efecto,  España es otra cuando lleva a los partidos a un ritmo muy elevado tratando de evitar jugar en igualdad en media pista. Jugando rápido, las prestaciones de Ricky Rubio, Llull y Rudy Fernández se multiplican en ataque con el consiguiente refuerzo positivo que les anima para apretar al máximo al jugador con balón y líneas de pase en defensa. Hay pocas líneas exteriores mejor preparadas para este trabajo defensivo que incomoda la circulación del balón y obliga a gastar segundos en acciones intrascedentes al resto de equipos. Desde la actividad defensiva y controlando el rebote, España jugó sus mejores minutos (y casi los mejores minutos de cualquier equipo en el torneo). No hubo espacio para botes sin sentido, ni para malos tiros sino para una gran ocupación de los espacios, generosidad en el pase y un acierto en el lanzamiento que se fue consolidando según aumentaba la diferencia en el marcador. Cuando la cabeza está liberada y el marcador ayuda, la efectividad es más fácil de encontrar.

Una mención especial para Ricky Rubio porque ha demostrado madurez para salir de un momento complicado y por encima de todo por la manera en que lo ha hecho, con arrojo y recordando cuales son las virtudes que debe aportar al equipo. Un guiño también a Scariolo por su confianza intacta en el base catalán después de las dos primeras derrotas. El técnico italiano no ha realizado grandes cambios en sus rotaciones desde el comienzo del torneo pero ha identificado muy bien cuales son los aspectos de mejora que precisaba el equipo. En defensa, ha exigido más agresividad y riesgo a su línea exterior y en ataque, además de una mayor velocidad, y en ataque combina los movimientos para Pau Gasol en el poste bajo con otras acciones que ayuden a que otros jugadores se puedan “meter” en los encuentros.

El próximo y decisivo duelo contra Argentina será una nueva prueba del equilibrio en el juego de España. A priori, la superioridad de Gasol sobre los pívots argentinos es enorme y obligará a que el pívot de los Spurs esté bien “alimentado” pero sería bueno no convertir esta necesidad en una obsesión y confirmar que, con el paso de los días, España está sumando jugadores a la causa. Está por ver cómo afrontan los argentinos su partido, una vez clasificados para cuartos y con mucho desgaste en las piernas de jugadores importantes. Su duelo contra Brasil fue una demostración de carácter y raza pero también dejó ver ciertas debilidades defensivas que hacen pensar que España es muy superior al combinado albiceleste. Si se confirman los pronósticos, España será segunda y jugará contra el tercero del otro grupo (conviene recordarlo) antes que un hipotético duelo en semifinales contra Estados Unidos. No hay espacio para cambalaches esta vez y las dos primeras derrotas tendrían su “premio” pero mejor pensar en ganar a Argentina y luego ya veremos..

A Sergio lo que es de Sergio

Domingo, 20 Septiembre 2015

Quién sabe si aquella derrota ante Francia sirvió para convencer a Pau Gasol de acudir a este Eurobasket y prolongar una carrera extraordinaria con el equipo nacional. Quién sabe también si aquella derrota sirvió para valorar dentro del grupo todo lo que había aportado Scariolo y quizás lo poco que se le había reconocido. Lo único cierto es que este título europeo conseguido por España es de un mérito extraordinario en fondo y forma.

Los primeros minutos de la Final contra Lituania han mostrado cierta falta de tensión en ambos equipos, como si estuvieran vacíos después de dos semifinales tan duras y exigentes en el plano físico y mental. En este entorno, España ha jugado con mucha más seguridad por la experiencia de sus jugadores y, sobre todo, por la fiabilidad de contar con unos tipos que están más habituados a levantar títulos que los lituanos. Más allá del efecto “Gasol”, cuyo dominio en este Eurobasket tiene escasos equivalentes en la historia, España ha marcado diferencias por la generosidad con la que ha jugado, representada como nadie por Sergio Rodríguez y Sergio Llull, en su  mejor actuación conjunta del campeonato.

No creo que haber sido el único que ha pensado que España ya había hecho lo más difícil antes de la final. Esta impresión también ha sido compartida por españoles y lituanos durante todo el partido. Los de Scariolo han demostrado nuevamente su capacidad para adaptarse a lo que pedía cada instante. Quizás,  de los últimos cinco partidos, éste era el encuentro donde su desenlace dependía en mayor medida de lo que hicieran los jugadores españoles. Por lo menos,  algo así parecía también que pensaban los lituanos, presos de una cierta resignación desde el momento en que España “rompió” el encuentro en los primeros minutos.

La Final ha sido un digno colofón a la brillantez con la que Sergio Scariolo ha manejado al grupo y a ciertas decisiones tácticas que ayudaron a incrementar el rendimiento del colectivo.

- El rol de los “Sergios”. Tras el “experimento” de hacerles coincidir en el quinteto titular frente a Serbia, Scariolo ha optado por dar continuidad a la rotación de Llull y Rodríguez en el Real Madrid, haciéndoles coincidir en momentos concretos, habitualmente trascendentes y permitiendo comenzar de titular a Sergio Llull para intentar no “meter” en el partido a los bases rivales y aprovecharse de la habitual efervescencia inicial del balear.

-  Proteger y reforzar a Mirotic. El rendimiento de Mirotic ha crecido junto al del equipo. Scariolo le ha ayudado con el seguro que siempre es contar con Felipe Reyes y la solidez defensiva que éste aporta en muchos momentos. Lo mejor de Mirotic con España está por llegar y ésta experiencia hará crecer como jugador de enorme talento y que, tácticamente, ha tenido también algo que ver en los espacios que ha propiciado para Pau Gasol.

- Pau y a través de Pau. El enorme rendimiento de Gasol viene también provocado por una buena disposición táctica del equipo, especialmente en la ocupación de espacios y movimiento del resto de los jugadores. En anteriores experiencias, el juego interior de España fue más previsible y menos “rico” por las dudas del resto de jugadores en cuánto a cómo moverse cuando el balón estaba en situaciones cercanas.

- Descubrimiento Claver. Víctor Claver jugó toda la preparación en la posición de “cuatro”. Valoro por eso mucho más la aportación que ha tenido como “tres” en los partidos decisivos. Scariolo rectificó a tiempo un déficit evidente, el físico de nuestro juego exterior, necesitado de piernas y centímetros que limitaran a los rivales y echasen una mano en el rebote. Está en las manos y, sobre todo, en la cabeza, de Claver que este Eurobasket signifique en su carrera algo más que un título.

- Adaptarse y crecer. Valoro mucho de todos los éxitos de Scariolo en la selección su capacidad para hacer crecer al equipo a medida que la competición avanzara. El patrón de este Campeonato de Europa tiene matices similares a otros anteriores con el técnico italiano. No se puede dudar de la buena planificación, capacidad de adaptación y  preparación de los partidos que han realizado el técnico italiano y sus colaboradores.

La presencia de España en los Juegos Olímpicos de Río como Campeona de Europa es extraordinaria para nuestro deporte y será, esta vez, sí, el  broche de oro a una  generación irrepetible. Al frente de ellos estará un técnico que ya forma parte de la historia del baloncesto de nuestro país. Scariolo ha sido muchas veces criticado y casi siempre poco reconocido, lo cierto es que ha encontrado en este Eurobasket  y en las circunstancias que rodeaban a España un estímulo ideal para reencontrarse consigo mismo y aprovechar su experiencia y conocimiento de las peculiaridades del grupo para sacar la mejor versión de sí mismo.

Una de bases y una de prudencia

Domingo, 4 Septiembre 2011

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre los bases. Hay muchas reflexiones acerca de ellos y poca precisión sobre qué se necesita realmente de los jugadores que ocupan esa posición. Calderón ofrece muchas de las respuestas en el partido contra Lituania, abandona su actitud pasiva de los pasados encuentros y decide intervenir  desde el primer minuto y no permitir que el partido pase por delante de él como sucedía hasta ahora.

No se trata de ese simplista debate de si un base debe anotar o no. En un equipo con los jugadores interiores que tiene España, más los Gasol, Rudy y Navarro no es imprescindible un base que anote pero sí un jugador que tome iniactivas, que alterne ritmos y que frente a un jugador que venía crecido (Kalnietis) le intimide los primeros minutos. La actuación de Calderón ha sido decisiva para la extraordinaria victoria de España, también por el efecto que ha tenido en sus compañeros que han decidido imitar la actividad mostrada por el jugador extremeño.

La posición de base vive un momento incierto en el baloncesto europeo. Echamos en falta verdaderos directores de juego. Hay muchísimos buenos jugadores de uno contra uno o de bloqueo directo pero pocos chicos que entiendan qué es lo que está pasando en el partido que juegan. Los mejores bases europeos son los mismos que hace un lustro y si este Europeo es el primer escaparate de futuros dominadores interiores (Valanciounas, Kanter) no encontramos un buen base joven europeo que tenga pinta de ser referencia de este juego durante años. Apuntaba a serlo Teodosic, de hecho está realizando un Europeo fantástico, pero en su juicio no debemos olvidar el sesteo que frecuenta entre octubre y junio. Teodosic es un excelente jugador de selección y un claro sobrevalorado jugador de club, curiosa su carrera hasta ahora.

Seguro que muchos entrenadores de este Europeo comparten algunas de estas reflexiones, por ejemplo Pianigiani, entrenador de Italia que se ha quedado fuera de toda opción por las medallas por no tener un jugador simplemente capaz de pasar el campo botando y poner el balón en buena situación a los mejores jugadores de su equipo.

No ha sido el caso de  España que nos vuelve a recordar las virtudes de jugar con un pase más, de no renunciar a las transiciones rápidas y que los porcentajes de tiro suelen mejorar cuando los pases vienen de dentro hacia afuera. La victoria es más importante por las sensaciones que deja que por su trascendencia real en el campeonato, algo que debemos recordar para no disparar nuestra euforia. El equipo, en sus declaraciones, ha mostrado una madurez excelente para “leer” el regular juego que había mostrado hasta ahora, seguro que ahora saben analizar realmente lo que supone la victoria frente a Lituania.

Algo más que una derrota

Martes, 31 Agosto 2010

Hay derrotas que dejan heridas difíciles de reconstruir. El partido contra Lituania marca un punto de inflexión que obligará a este fantástico grupo de jugadores a un reto del máximo nivel, no se trata sólo de luchar por un nuevo puesto de privilegio, sino de acabar con las sensaciones tan erráticas que ofrece el equipo desde el primer día.

Titulares-Suplentes. Entiendo que será el claro debate post partido ya que la recuperación lituana ha venido con nuestros titulares descansando. La realidad es tozuda y contundente y ya hemos venido avisando de que el nivel del cinco inicial y de los suplentes era demasiado dispar respecto al de otras citas de nuestra selección. Sin embargo, seguramente a contra corriente, voy a romper una lanza en favor de Scariolo que, seguramente pensó en revitalizar a un grupo de jugadores muy necesarios antes que finiquitar definitivamente el partido.

Termómetro Ricky. Si hay un jugador que está representando claramente la actuación de España este campeonato, ese está siendo Ricky Rubio. El base del Barça es el fiel reflejo de la irregularidad de nuestra selección, alternando momentos lúcidos con otros donde le cuesta encontrar soluciones a los problemas ofensivos. El número de botes que utiliza Rubio en España dobla a los que usa en su equipo. Botar=dudar, mala cosa.

Detalles. Independientemente de los rebotes y del pésimo porcentaje de tiros libres que están condenando a España desde principio del campeonato es necesario precisar algunos aspectos que poco recuerdan al equipo Campeón del Mundo y de Europa. En defensa el equipo se muestra poco agresivo en determinadas situaciones de bloqueo directo, estamos llevando al extremo algún aspecto del scouting, una cosa es que un jugador sea mal tirador y otra dejarle que permanentemente lance sin oposición. En ataque, la ansiedad nos está condicionando cuando el partido se aprieta, el equipo tiene capacidad para conseguir mejores tiros en esos momentos.

España y su espejo

Lunes, 14 Septiembre 2009

España y Lituania. Bien podría haber sido la final del Campeonato de Europa. Ya no lo será. Nada mejor que echar un vistazo al equipo báltico para reconocer muchos de los problemas que asolan al equipo español. Dos equipos muy dependientes de su acierto en ataque, blanditos, que parecen necesitar del ánimo que supone una canasta para apretar los dientes en defensa.

Scariolo ha afrontado el partido con intención de sumar más elementos a la causa. Una medida tan inteligente como su moderada y acertada gestión de la “rajada” de Marc Gasol. Aunque el uso de 10 jugadores en los primeros minutos no ha dado fruto en el marcador, seguro que ayudará a mantener más concentrado al grupo. No nos engañemos, España está para jugar con siete u ocho, pero hay maneras y maneras de manejar esa rotación. Los siete primeros minutos del segundo cuarto han sido un verdadero caramelo para todos los aficionados españoles. Por primera vez, todo el talento de España ha fluido con naturalidad, sin dudas y de manera colectiva.

En cualquier otro momento, el demoledor parcial habría resultado defitinivo. Con la actual versión de nuestro combinado, ninguna ventaja parece suficiente y durante varios minutos aparecieron las temidas dudas que se terminaron con la contundencia de Pau Gasol, con la aportación de los habituales secundarios y con la colaboración de una decepcionante Lituania, la misma que nos arrasó hace unos días y que ejemplifica como nadie la grandeza y la miseria de este deporte.