Blogs

Archivo de la categoría ‘NBA 15-16’

El texto de todos los años

Lunes, 21 Marzo 2016

No debemos dejar de elogiar la vigencia en la élite de San Antonio Spurs. La franquicia tejana es un caso extraordinario que merece un constante reconocimiento. El vendaval de los Curry, Thompson y compañía arrasa con todo incluso con unos Spurs que van camino de registros históricos pero, justo un par de días después de que los de San Antonio vencieran a los Warriors es un buen momento para analizar la versión 2016 de estos viejos rockeros.

Siempre me ha gustado la manera en que Gregg Popovich maneja la fase regular de la temporada. Frente a otros equipos que aparentan ser obras acabadas antes de tiempo, Popovich dosifica las piernas de sus jugadores con descansos oportunos mientras no deja de preocuparse de construir rutinas sólidas en ambos lados de la pista.

El reto de los Spurs de esta temporada era muy ilusionante. La incorporación de Lamarcus Aldridge era el apunte necesario para cubrir dos objetivos básicos, optar al título y asegurar junto a Kawhi Leonard dos pilares básicos para afrontar una reconstrucción que se afrontará en breve con las presumibles retiradas de Duncan y Ginobili.

La evolución de Aldridge desde comienzo de temporada está siendo magnífica. Especialmente después del All Star, el rendimiento del ex jugador de los Blazers está al nivel de los mejores jugadores interiores de la competición. Aldridge siempre ha tenido puntos en sus manos pero ha necesitado tiempo para adaptarse al “passing game” que propone Popovich y para encontrar los mejores espacios para explotar sus cualidades.

Los argumentos de los Spurs comienzan con Aldridge y Leonard y continúan con los momentos excelsos de conocimiento del juego que ofrecen Parker, Ginobili, Duncan y Diaw (qué bueno eres). Junto al irregular Green parece una base sólida para presentarse como candidatos al título. Además, me intriga qué busca Popovich con el fichaje de Kevin Martin, al que seguro que es capaz de sacarle buenos minutos.

La pregunta que nos hacemos es si San Antonio Spurs realmente tienen capacidad para derrotar en una serie a los Warriors y creo que es la exigencia mayúscula del reto el mayor estímulo posible para Popovich y compañía. A día de hoy parece algo muy complicado pero los Spurs han demostrado que tienen un plan, lo han demostrado con la intención de mandar un mensaje a sus rivales y con la clara intención de reafirmarse. A fin de cuentas para eso sirve esa eterna pretemporada que es la Fase Regular, para ajustar roles y dinámicas y para ir aventurando que estrategias castigan a tus futuros rivales planteando determinados encuentros con mentalidad de Play Off. Los favoritos son los Warriors pero no me cabe duda de que Popovich y San Antonio tienen un plan, ¿ lo tienen los Cavs o los Thunder?

El caso Blatt en siete ideas

Jueves, 28 Enero 2016

- David Blatt ha hecho un buen trabajo en los Cavaliers. No lo ha tenido fácil por las expectativas generadas por la plantilla, por la desconfianza con la que fue recibido y por las lesiones de jugadores importantes en el camino. A pesar de todos estos condicionantes, los Cavs de Blatt eran un equipo ganador, sólido y que había evolucionado respecto a la pasada temporada. Jugadores como Mozgov, Thompson, Smith y Shumpert se han asentado como secundarios muy útiles para una franquicia ganadora y Dellavedova ha tenido un rendimiento muy superior al previsible dado su nivel.

- La realidad es que la manera en que Blatt ha dirigido a estos Cavaliers no ha tenido mucho que ver a lo que nos tenía acostumbrado en Europa. Ni en fondo ni en forma. Blatt ha sido un técnico contenido, emocionalmente y tácticamente donde en sus primeros partidos en la NBA se atrevió a emplear soluciones defensivas alternativas que le hacían muy reconocible en sus equipos europeos. Desde ahí, el monstruo de la Liga y quién sabe si las demandas de sus jugadores se le fue “tragando” en cierta medida. Después de este final, quién sabe si Blatt no estará arrepintiéndose de no haber sido más fiel a su identidad.

- El efecto “Warriors” está siendo devastador y parece que tiene mucho que ver en la decisión tomada por los dirigentes de los Cavaliers. No es buena cosa.  Despedir a Blatt no va a ayudar a que los Warriors jueguen peor. Es cierto que los Cavaliers parecen el equipo con más potencial para hacerles frente pero Blatt había demostrado que era capaz de evolucionar al equipo, no parecía la dirección en el banquillo el mayor obstáculo que les distanciaba en rendimiento de los campeones.

- Lebron James. Desconozco el papel que ha tenido la estrella de los Cavaliers en la destitución de su entrenador por lo que prefiero opinar sobre su rendimiento en el campo. Por seguir con el ejemplo de los Warriors, Curry es capaz de ser el jugador más deslumbrante de la liga y conseguir que todos sus compañeros estén más que adaptados a su rol. Incluso tipos como Green evolucionan de buenos jugadores a “All Star”. James no ha ayudado a que Irving y Love progresen como jugadores desde que volvió a los Cavaliers. Da la sensación de que el sueño de conseguir el anillo con el equipo de su tierra le genera ansiedad y son recurrentes sus declaraciones aludiendo al rendimiento de sus compañeros. Me gusta Lebron James, me parece un jugador sobresaliente y me han gustado varios gestos fuera de la cancha pero en esta etapa le está faltando generosidad y verdadero compromiso (el que vale, el de defender a tope). Aún está a tiempo de darle la vuelta a la situación si es capaz de analizar que el problema no era sólo, ni mucho menos, David Blatt.

- Solidaridad.  Me han gustado los gestos de solidaridad de técnicos de la Liga con Blatt. No era tanto corporativismo sino una manera de recordar que en la NBA las cosas se hacen de otra manera. Los Cavaliers contrataron a un técnico con experiencia europea y le han despedido como suelen hacer los equipos mal gestionados del viejo continente.

- El futuro. Seguiré observando con interés los siguientes pasos en la trayectoria de Blatt. Siempre me ha parecido un técnico interesante. Me gustaría verle en una nueva experiencia en la NBA para observar cuánto de él se perdieron los Cavaliers y cuánto de verdad renunció él por dirigir a este equipo.

- El relevo.  Es práctica habitual que los entrenadores ayudantes “hereden” el puesto cuando es despedido el entrenador-jefe. Este traspaso de poderes puede recibirse por parte del sucesor con elegancia, agradecimiento, generosidad o como lo ha hecho Tyronn Lue.

Detrás de los números

Viernes, 8 Enero 2016

Terminado el año  y con más de un tercera parte de la Liga Regular disputada, parece un buen momento para evaluar la temporada de los jugadores españoles en la NBA. Todos ellos gozan de roles bastante estables y son tipos muy asentados en la competición, sin embargo, no todos,  acaban de encontrar su mejor rendimiento de manera constante.

Mucho tienen que agradecer los Chicago Bulls a Pau Gasol. La inteligencia en el juego del campeón de la NBA es clave para que la franquicia de Illinois parezca la única alternativa sólida al dominio de los Cleveland Cavaliers en la conferencia Este. En un equipo en el que, a veces, parece que cada uno camina por su lado, Gasol es el pegamento perfecto porque mejora cada balón que llega a sus manos. Personalmente, después de su maravilloso “despertar” en el Barcelona y su excelente contribución a los títulos de los Lakers, éste es el momento que más valoro de Pau Gasol (a nivel de club) por lo significativo que resulta observar cómo ha lidiado con el paso del tiempo y su capacidad para sobrevivir y destacar gracias a su enorme conocimiento del juego.

La versatilidad de Nikola Mirotic también es un factor importante en estos Bulls pero la temporada del jugador de origen montenegrino no parece, por el momento, un gran paso adelante respecto a su año de “rookie”. Me parece interesante que Mirotic huya de especializarse como tirador de tres puntos y siga manteniendo su voluntad de aportar puntos cerca de la canasta. Le ayudará en su objetivo jugar con un punto menos de ansiedad, quizás determinada por las dudas que percibe en su técnico, Fred Hoiberg, que parece desconfiar de la aplicación defensiva y errática toma de decisiones del jugador de origen montenegrino. Los últimos partidos, Mirotic ha vuelto a ser titular en la posición de alero, un reto apasionante para el que parece totalmente preparado y del que si logra salir airoso le ayudará a tener mayor estabilidad en el equipo.

Quizás los números no hacen justicia a la interesante aportación de José Calderón en los Knicks. Los de Nueva York están realizando una buena temporada (ya han ganado tantos partidos como en todo el curso precedente) y Calderón ejerce con solvencia su papel de “Director” de talentos de dudosa “cabeza” como Affalo, López o Derrick Williams que junto con Carmelo Anthony y el brillante Pozingins son la base de la franquicia. La experiencia de Calderón contribuye a dotar de mucho criterio a un grupo con tendencia a la dispersión. Su entrenador, Derek Fisher le concede muchos minutos y el base extremeño parece disfrutar con el reto de intentar llevar a los Knicks a los Play Offs. Si las lesiones le respetan y los Knicks no captan a otro base que altere su rol, creo que Calderón aún crecerá con el paso de la competición y podrá confirmar este progreso después de varias temporadas intrascendentes.

Los Memphis Grizzlies son una de las decepciones de la temporada hasta el momento y Marc Gasol aunque es su jugador más destacado también está teniendo un rendimiento menos sólido que en años precedentes. El pequeño de los Gasol no parece ajeno de la falta de identidad de un equipo que nunca ha sido especialmente entretenido de ver pero que competía a través de una defensa muy dura y generando en ataque a través de la capacidad para anotar y pasar de sus dos jugadores interiores, el propio Gasol y Randolph. El dato más significativo que explica el rendimiento de Marc Gasol es su porcentaje de tiro, por debajo del 50%, algo que en un pívot no deja de ser un porcentaje malo.

Ibaka sigue cumpliendo en su papel de escudero de Durant y Westbrook, dos súperestrellas de la competición. No es fácil para el resto de jugadores de los Thunder alcanzar estabilidad en su rendimiento porque estos dos jugadores acaparan el balón en prácticamente todas las acciones por lo que valoro el rendimiento de Ibaka, su progreso en el lanzamiento exterior (nada malo su porcentaje de tres) y su aportación defensiva en un equipo que no anda sobrado de especialistas en esta faceta. Al igual que su equipo, Ibaka tiene margen de crecimiento para dar la razón a los que pensamos que los Thunder son una alternativa seria al dominio de los Warriors en el Oeste.

La dimensión de los Warriors

Mircoles, 25 Noviembre 2015

¿Son para tanto los Warriors? , ¿Qué valor tiene este comienzo de temporada de 16 partidos consecutivos ganando? Probablemente, muchos aficionados se están haciendo estas preguntas ahora mismo. Seguro que el dato estadístico ayuda a reconocer el valor de este grupo pero su influencia va mucho más allá de este excepcional registro. Golden State Warriors es, por encima de todo, una noticia maravillosa para el baloncesto mundial porque es un equipo que aúna disciplina para compartir el balón, improvisación para apostar por fórmulas menos ortodoxas cuando el rival o el encuentro lo requiere y habilidad para permitir que todos sus jugadores logren expresar su talento.

Claro, los Warriors tienen a Stephen Curry, probablemente el mejor jugador del momento, o por lo menos el que más apetece ver a este espectador, pero me interesa destacar el valor de todo lo que rodea a este genial base. Alrededor de Curry, los de Oakland marcan diferencias por lo adecuados que parecen todos los roles designados en el equipo. Todos los jugadores tienen muy claro lo que deben y  pueden aportar (más importante) dentro de una estructura de juego que permite que puedan disponer de sus “momentos” por la calidad en la circulación de balón del equipo y la confianza que muestran unos compañeros en los otros. El contexto y el clima que han creado los Warriors (mérito de sus técnicos) han permitido revalorizar a todos sus jugadores. Nada ilustra tan claro este hecho como las prestaciones del limitado Festus Ezeli en el comienzo de temporada,

Dentro de todos los estilos representados en la NBA, los Warriors exhiben lo mejor de muchos de ellos. Cuando quieren son capaces de mover el balón al nivel de San Antonio Spurs, elevar el nivel de dureza defensiva como los Grizzlies o jugar a todo trapo como, como, bueno como los Warriors de siempre. Es por eso que un grupo que, quizás, no forma la mejor plantilla de la competición es el mejor equipo del momento. Por eso y por la confianza que proporcionó el título logrado en el mes de junio, espaldarazo definitivo para un puñado de jugadores que se sabían muy buenos pero que ahora se ven invencibles.

Aún es pronto para calificar a estos Golden State Warriors de Stephen Curry como un equipo histórico capaz de dominar una era. Lo cierto es  que ahora mismo parecen muy por encima de cualquiera que pueda hacerles sombra. Los Spurs tienen experiencia y calidad pero quizás les falten piernas, los Clippers, por plantilla, pueden hacerles sombra pero su química parece lejos de la de los campeones. Probablemente, el equipo que más cerca esté de su nivel sean los Cavaliers, sobre todo cuando estén al completo, Irving mediante.

Veremos donde acaba la racha y qué otros récords pueden abordar los Golden State Warriors. Mientras tanto queda disfrutar de sus sonrisas y ver si asoman algo de debilidad que pueda hacer que les intuyamos algún rival en su camino hacia el título.