Blogs

Archivo de la categoría ‘New York Knicks’

¡Ay, Carmelo!

Viernes, 27 Enero 2017

Carmelo Anthony está en el mercado, o eso parece. Los New York Knicks están buscando un traspaso para “canjear” a su mejor anotador. No sé cómo acabará este movimiento pero entiendo la decisión de los Knicks. Si hubiera un manual que definiera el deterioro de la relación entre una súper estrella y su franquicia, la trayectoria de Anthony en Nueva York encajaría a la perfección.

Carmelo Anthony es uno de mis jugadores favoritos, o era, o ya no lo sé. Anthony tiene puntos en sus manos, muchos, y ese es el bien más preciado de este juego. Sin embargo, el “desencanto” de los Knicks está más que justificado por esa sensación que transmite el alero desde hace tiempo de dejarse llevar por cierta inercia. La evolución del juego y de muchos compañeros que comparten con él la élite de este deporte avanza mucho más rápido que la voluntad de Carmelo que parece ser feliz haciendo las mismas cosas en la cancha que hacía cuando ingresó en la competición hace más de una década. Anthony aporta muchos puntos y sigue siendo un gran jugador pero compite contra verdaderos animales que parecen mucho más estimulados que él y que son capaces de añadir cada temporada un matiz diferente que eleva el nivel de su juego. Algo falla en  Anthony cuando no acompaña sus evidentes cualidades técnicas con componentes imprescindibles como la ambición o la rebeldía que hace tiempo parecen haberle abandonado

Es probable que Anthony no encaje en el perfil de jugador capaz de liderar un proyecto ganador porque hace tiempo que parece preso de la frustración y hacen bien los Knicks buscando otros jugadores que, poco a poco, ayuden a crecer a la franquicia. El deterioro de la reputación de Carmelo es visible por los rechazos de ciertas franquicias a cambios que hace meses, o quizás años, parecían más que convenientes. Ni siquiera su “hermano” Lebron James parece decidido a rescatarle y los Cavaliers han rechazado un cambio por Kevin Love. Como seguidor, ex seguidor o lo que sea de Carmelo Anthony me hubiera encantado esa posibilidad. Quizás en un entorno de un equipo aspirante a todo y sin el indudable peso de sentirse obligado a ser el líder del equipo, Anthony encontraría el medio de recuperar su mejor versión, de volver a engancharse a este juego y de aportar lo que sabe hacer más lo que puede llegar a hacer. Evidentemente, los rectores de los Cavaliers son más inteligentes y no atienden a la nostalgia o quizás piensan que pueden repetir la hazaña de este año obviando un “pequeño” factor llamado Kevin Durant.

Esperaremos a ver quién rescata al Soldado Anthony y seguiremos admirando sus deliciosas suspensiones, su colmillo en los últimos segundos y la estética de muchos de sus gestos técnicos, vamos, como hace más de diez años….

Duele “Calde”

Jueves, 15 Enero 2015

Duele Calderón y duelen los Knicks de Nueva York. No acaba uno de acostumbrarse a observar dinámica tan desastrosa en una franquicia que debería ser icono de la mejor competición del mundo. 35 derrotas en 40 partidos es un dato dramático que admite poca condescendencia incluso con el venerado Phil Jackson.

No esperaba gran cosa del equipo de Nueva York esta temporada pero tampoco que fuera el peor equipo de la NBA. La llegada de Derek Fisher fue una apuesta personal de Jackson que, indudablemente, no ha conseguido revitalizar ni hacer funcionar un grupo de jugadores presos del desánimo y que parecen dejarse llevar sin mostrar mucho entusiasmo ni afán competitivo. Tan claro está que los Knicks están en fase de transición como que están llevando este proceso de la peor forma posible. No dudo que Fisher podrá ser un gran entrenador ni me agarro a lo indispensable de la formación mediante cursos y demás como algo indispensable para poder ejercer,  pero no tiene nada que ver jugar el triángulo ofensivo con enseñarlo, explotarlo y enriquecerlo.

Este es el contexto en el que tiene que desenvolverse José Manuel Calderón que, a buen seguro, andará dando vueltas a la cabeza si fue una buena decisión apostar por estos Knicks de paso y de paseo. La trayectoria de José Manuel Calderón en la NBA merece un reconocimiento unánime que no debe ser obviado por la trascendencia de los hermanos Gasol. Calderón tiene condiciones para poder formar parte de cualquier franquicia de la NBA y sus 11 años en la competición sólo merecen respeto y admiración, por eso, es difícil evitar que esta frustración que generan los Knicks no afecte en alguna medida a todos aquellos que nos consideramos admiradores del jugador extremeño. Calderón es parte del desastre de los Knicks (nos duela o no), pero ni siquiera un jugador con su ética de trabajo y su experiencia a cuestas puede tapar tantos agujeros como los que tiene el barco neoyorquino.

Es hora por tanto de preguntarse si hay algo de esperanza para Calderón en estos Knicks. La solvencia del base podría ser un buen complemento para cualquier equipo con pretensiones de construir un proyecto sólido, pero probablemente su contrato y edad jueguen en su contra y sea carne de traspaso. Es en este punto cuando estar alejado de los jugadores y sus pensamientos hace  plantearse si Calderón se plantearía un hipotético regreso a Europa. Personalmente, considero su etapa en la NBA más que amortizada y me parecería muy interesante observar su aportación en un equipo de máximo nivel europeo. Probablemente la idea de Calderón sea apurar su carrera en la NBA y explorar si en algún equipo puede tener protagonismo y recuperar buenas sensaciones tras una etapa difícil que comenzó en el pasado Campeonato del Mundo pero tendría su atractivo tenerle de vuelta en el baloncesto europeo donde hay pocos bases que aúnen todas sus cualidades. Calderón tiene muchos buenos partidos por jugar todavía, tiene un buen físico, buena mano y, sobre todo, buena cabeza, un buen jugador para la NBA, pero ¿es la NBA buena para Calderón ahora?.

¿Y si fueran los Knicks?

Mircoles, 10 Abril 2013

Campeones de División varios años después, inmersos en la mejor racha de victorias de la Liga y  transmitiendo buenísimas sensaciones en su juego ofensivo, los New York Knicks obligan a preguntarse ¿Por qué no?. A priori la respuesta es sencilla y tiene nombre de ciudad del estado de Florida pero hay muchos detalles en estos Knicks que hacen pensar que pueden ser un equipo enormemente peligroso en los play offs.

El tiro. Estamos ante el equipo de la competición con mayor número de jugadores capaces de anotar desde larga distancia. Dado que el nivel defensivo de los equipos NBA tiende a subir en varios puntos en los Play Offs, contar con muchos tiradores es una gran alternativa si tenemos en cuenta las pocas “bandejas” que se conceden especialmente en los últimos cuartos. Generalmente, los equipos de este perfil tienden a pervertir sus virtudes exagerando su uso. Por eso es muy importante que Chandler y Stoudemire (cuando se recuperen) estén bien alimentados para que puedan finalizar cerca del aro y que incluso Carmelo Anthony también trabaje en situaciones cercanas. Con un buen equilibrio y una buena mentalidad colectiva para pasar al compañero mejor situado es fácil que los Knicks superen los 15 triples anotados por noche y eso es mucho decir.

Los Knicks y el juego.  Hay muchas cosas que me gustan del manejo que realiza el entrenador Mike Woodson de su plantilla, algunas de ellas se suman a una cierta tendencia que se va imponiendo en el juego y en la que creo bastante. Woodson no cataloga exclusivamente a sus jugadores por su presumible mejor puesto de juego sino por sus prestaciones de tal manera que sus rotaciones se enriquecen porque no encuentra límites a la hora de “mezclar” jugadores en la pista. Esto posibilita que coincidan muchas veces dos supuestos bases como Prigioni o Felton (a veces Kidd), que Anthony y Novak sean por momentos los pívots del equipo (cierto que en el juego interior hay muchas bajas) o que tenga hueco en el equipo un jugador versátil como Copeland. Me gusta esta mirada al baloncesto sin tanta rigidez y la echo de menos en otros equipos que sacrifican tener a los mejores jugadores a la vez en pista por tener una estructura más académica (pienso en los Thunder por ejemplo).

El límite. La presencia del mejor equipo de la Liga, los Heat, en la misma Conferencia señala el presumible límite de los Knicks en esa frontera. Aunque sea mucho aventurarnos, ese hipotético enfrentamiento tiene algunos aspectos que le hacen más igualado de lo que parece. Los Knicks han competido muy bien frente a los James, Wade y compañía en los partidos de Liga Regular, saben adaptarse a la estructura ofensiva de Miami y además castigarles en el rebote, el eslabón débil de los actuales campeones. Los aspectos diferenciales a día de hoy son la defensa, donde los Knicks a veces no son lo suficientemente sólidos porque quizás en algunos puestos no pueden igualar la capacidad atlética de otros equipos y la sombra de la irregularidad que acompaña a algunos de sus jugadores como J.R Smith o Raymond Felton sobre los que pesa, quizás injustificadamente, cierto aire de sospechosos. Miami se ha ganado el cartel de súper favorito pero apetece y mucho esta presumible final de conferencia.

Los viejos Knicks y los “Cleveland Heat”

Viernes, 7 Diciembre 2012

Tenía mucho interés en observar el Miami Heat-New York Knicks de la pasada madrugada. Por un lado, los actuales campeones con la ayuda del siempre elegante Ray Allen y por otro el equipo que mejor baloncesto está desarrollando en este comienzo de temporada, los sorprendentes New York Knicks.

Los Knicks se presentan sin Carmelo pero exhiben todas las virtudes que les están haciendo sumar tantas victorias hasta el momento. No es un equipo con una gran capacidad atlética pero lo suple con mucho orden en su juego, habilidad para jugar situaciones de “pick and roll” y generosidad de todos los jugadores para encontrar al compañero en mejor disposición para lanzar. Además, estamos ante un equipo versátil capaz de adaptarse a varios ritmos y que cuenta con muchos grandes pasadores (Kidd, Felton, Wallace, Prigioni). Este equipo merece admiración y respeto, quizás aún es demasiado pronto para calificarles como grandes candidatos pero los que veíamos con cierto excepticismo su apuesta a principio de temporada nos estamos llevando un buen “Zas” en toda la boca.

Mr Woodson y Novak. El entrenador de los Knicks se llama Mike Woodson y tiene mucho o todo que ver con el rendimiento de su equipo. El ex entrenador de los Hawks ha logrado plasmar un juego colectivo brillante en un equipo con algún espíritu con tendencia a caminar por libre. Cierto es que la vuelta de Amare Stoudemire será otro gran reto pero la manera en que ha recuperado a jugadores como Wallace y revalorizado a grandes especialistas como Steve Novak hablan de un técnico con las ideas muy claras.

El “Big One”. La defensa de Miami Heat está rayando lo ridículo en este comienzo de temporada, el partido frente a los Knicks ha confirmado que fiar todo a situaciones de cambios automáticos entre jugadores resta agresividad y tensión a un grupo que está mostrando a jugadores muy alejados de su mejor nivel. Los Miami Heat 2012-2013 siguen viendo crecer a un Lebron James poco respaldado por Bosh y especialmente por un Dwayne Wade que exhibe un declive en sus piernas demasiado anticipado para la edad que tiene. Wade apenas consigue tiros librados y para un jugador al que no se le puede calificar como un consumado tirador le limita enormemente su mayor dificultad para conseguir canastas fáciles. Fiar todo a James no bastará a los Heat para repetir campeonato. La ausencia de jugadores grandes que garanticen canastas de alto porcentaje hace al equipo muy dependiente de su lanzamiento exterior y de que la defensa les facilite contraataques. Seguro que en Play offs la intensidad será distinta pero yo soy de los que piensa que es difícil salir de determinadas situaciones cuando conviertes los vicios en hábitos, veremos…

El estilo D´Antoni

Jueves, 13 Noviembre 2008

Vaya por delante que creo que será muy difícil que los Knicks de Nueva York alcancen los Play Offs esta temporada pero ya es gratificante verles con un récord positivo después de los ocho primeros partidos de competición.

La franquicia de Nueva York había perdido mucho más que incontables partidos en las últimas temporadas, era un equipo sin patrón, sin un concepto de juego, sin ninguna seña de identidad destacable. Desde ese punto de vista D´Antoni aportará una idea perfectamente definida para iniciar la reconstrucción de uno de los equipos que cuenta con mayor número de seguidores en todo el mundo. El técnico italo-americano ha dejado claro que tiene un plan desde el momento que aterrizó en “la capital del mundo”. Ha prescindido de jugadores poco comprometidos como  Marbury y  ha reducido la rotación a ocho o nueve jugadores como hizo con su periplo en los Suns. Además, ha vuelto a dejar claro que no cree en los grandes pívots poco móviles y ha castigado a Edy Curry al más absoluto ostracismo.

Los Knicks de D´Antoni corren como locos, tiran en cuanto ven la mínima ventaja y asumen que parten con desventaja en el juego interior. La plantilla es limitada y con carencias, pero ya no dan ganas de apagar la televisión cuando juega Nueva York, todo lo contrario, ahora sí que apetece ver los resúmenes de cada partid. Seguro que dentro de unos años recordaremos con satisfacción el atrevido juego de los Knicks de Mike D´Antoni y su apuesta cada vez menos extendida de ganar anotando una canasta más que el rival en vez de ganar recibiendo una canasta menos.

Su estilo gustará más o menos, pero es evidente que hay una idea detrás de su proyecto. Siempre he admirado a los entrenadores capaces de crearse una identidad perfectamente definida. Incluso a aquellos con los que no comparto la misma visión del juego.

En todas las modalidades deportivas los entrenadores de prestigio son los que dotan a su equipo de tal personalidad que reconocerías a sus grupos entre muchos sin necesidad de ver quién es el entrenador.  Es bueno escuchar y aprender de aquellos técnicos que han logrado ese objetivo de que un grupo más o menos grande crea y desarrolle plenamente todos los pensamientos de su técnico. Por no acudir al recurrido fútbol y no reincidir en mi admiración hacia Aíto García Reneses o Pepu Hernández me gustaría mencionar las siempre interesantes aportaciones y reflexiones de técnicos como Juan de Dios Román y Valero Rivera en balonmano o de Maurits Hendriks  en Hockey Hierba que, no solo han conseguido grandes éxitos en sus disciplinas sino que han logrado impulsar la repercusión de su deporte con un discurso tremendamente atractivo.