Blogs

Archivo de la categoría ‘o´neal’

Shaq y “Baby” Shaq

Jueves, 5 Agosto 2010

Ficha Shaquille O´Neal por los Celtics y suena algo raro, quizás porque los mejores años del futuro Sheriff  fueron en Los Lakers o porque todos nos habíamos hecho a la idea de su retirada.

La continuidad de O´Neal en la liga es representativa de varias realidades de la competición Norteamericana. La primera de ellas es su capacidad para encontrar utilidad a jugadores veteranos, algo de lo quizás deberíamos tomar nota en Europa, dónde somos tan dados a la jubilación anticipada. La exhuberancia física de la mayoría de los jugadores de la NBA explica su capacidad para perdurar más en el juego pero también la filosofía de las franquicias es mucho más abierta que en Europa.

 Por otro lado, no debemos olvidar la crisis de jugadores interiores que vive el baloncesto americano, verdadera fábrica de escoltas tiradores (que no metedores), saltarines  y de bases anotadores. Jugadores como Marc Gasol y Tiago Splitter no hubieran sido tan cotizados hace años, aún siendo brillantes jugadores como lo son. Es curioso, en Europa, el denominado “Baby Shaq“, Sofocles Schortsianitis, está siendo ofrecido a muchísimos equipos que están, de momento, descartando su contratación. Curioso cuando menos que nadie se atreva a dar el paso con un jugador que sintiéndose importante marca diferencias. Sus muchos kilos y sus altas exigencias explican este hecho. Quien apueste por él y sepa ganar su confianza hará un gran fichaje.

La respuesta a los Heat. La última arista del fichaje de Shaquille por los Celtics es el deseo de los actuales subcampeones de responder al trío mágico de Miami. En Florida pensarán que O´Neal no fue capaz de ayudar a Cleveland a ser campeón y en Boston se frotarán las manos pensando qué jugador de los Heat será capaz de defender al histórico pívot los 20 minutos que puede estar en el campo. La clave estará en que el equipo tenga la suficiente madurez e inteligencia para saber explotar a Shaquille los minutos que esté en campo. Bajo ese punto de vista Boston parece el mejor sitio posible y la última esperanza del “Perro Grande” de llenar una mano con anillos de campeón.

El final del Perro Grande

Viernes, 12 Septiembre 2008

Shaquille O´Neal ha anunciado su retirada para el final de la temporada 2010. Entonces contará con 38 años y pasará a la historia como uno de los mejores pívots de la NBA.

Confieso que más de una vez he utilizado una de sus más famosas aseveraciones en sus famosas guerras dialécticas con Kobe Bryant.  Aquella frase de “si el perro grande no come, el perro grande no muerde” ha sido una de mis coletillas en los distintos equipos de formación en unos tiempos donde el baloncesto se mueve en una etapa poco agraciada para los jugadores interiores.

El gigante pívot de los Suns siempre ha demostrado mucho más ingenio fuera que dentro de la cancha, pero su descomunal fortaleza y habilidad para mover su mastodóntico cuerpo le bastó para dominar la liga en sus años de plenitud. En los últimos años O´Neal ha sufrido el lógico desgaste de un cuerpo enormemente castigado con más de 1.000 partidos a sus espaldas pero siempre he tenido la sensación de que ha sido infrautilizado tanto en su última etapa en los Miami Heat como en Phoenix Suns.

A veces me cuestiono por qué Shaquille O´Neal ocupa un lugar tan preferente en mi Olimpo baloncestístico. Técnicamente es un jugador limitado, con enormes problemas para finalizar con su mano izquierda, carente de un movimiento representativo que le igualara con otras leyendas y  sólo el paso de los años y su convivencia con Phil Jackson hicieron que mejorara su capacidad para entender el juego y, en especial su habilidad para asistir a sus compañeros. Además, ha tenido el dudoso honor de poner a prueba a todos los supuestos especialistas en mejorar su eficacia en los tiros libres, algo que nadie ha conseguido y que hacen de él probablemente uno de los cinco peores tiradores del mundo.

A pesar de todas estas carencias nunca he visto un jugador tan absolutamente imparable como la mejor versión de “Shaq”.  Sus limitaciones técnicas no escondían una gran habilidad para sacar partido de sus condiciones físicas, a las que fue dotando de pequeños trucos con el paso de los años. Si el exuberante O´Neal de sus primeros años en la Liga se dedicaba a romper tableros y mover más de 150 kilos con una soltura asombrosa, el Shaquille de los Lakers se volvió más selectivo a la hora de utilizar su poderío, pero dotó a su juego de nuevas habilidades que le hicieron el mejor jugador de ese momento.

Como buen admirador de Shaquille O´Neal siempre he sido esquivo a admitir su declive y, aunque es evidente que un jugador tan dependiente de su físico es muy vulnerable al paso del tiempo, estoy convencido que, bien dosificado, aún puede ser un jugador importante en la NBA y, por qué no,  añadir un nuevo título a su ya excelso palmarés. Al Perro Grande aún le queda algún mordisco.

Así quedan los Play-off de la NBA (II)

Viernes, 18 Abril 2008

Si en la conferencia Este todo parece encaminado a una final entre Boston y Detroit, resulta bastante aventurado realizar cualquier tipo de pronóstico sobre lo que puede pasar en las eliminatorias por el título de la Conferencia Oeste. Hasta las dos últimas jornadas no se han definido las posiciones de cada equipo lo que augura una gran igualdad y presumiblemente varias eliminatorias que llegarán hasta el séptimo partido.

Los Angeles Lakers se enfrentarán a los Denver Nuggets. Los de Phil Jackson han conseguido el mejor récord de victorias de la conferencia y merecen el papel de claros favoritos en esta eliminatoria. Aún así, Denver no es un rival sencillo por la calidad de sus jugadores y su capacidad ofensiva que pondrá a prueba la, tan cuestionada, solidez en defensa de los de Phill Jackson. Habrá que ver como introduce Phill Jackson a Bynum en el juego del equipo, una vez que éste supere su lesión porque no ha dado muestras de creer mucho en Gasol para defender a jugadores que jueguen de cara al aro. Veremos si finalmente Gasol-Odom y Bynum comparten muchos minutos en cancha o el técnico angelino mantiene la actual estructura con un solo jugador interior y cuatro jugadores más exteriores.

New Orleans y Dallas disputarán una interesante eliminatoria que tuvo su previo en el último encuentro de la fase regular con victoria para los Mavericks. Aunque los Hornets han obtenido la segunda mejor marca de la conferencia y cuentan con el factor campo a favor, por plantilla y experiencia corresponde el papel de favoritos a Dallas. El duelo generacional entre Kidd y Paul será una de las claves de este enfrentamiento en el que el equipo tejano deberá hacer prevalecer su amplitud de banquillo respecto a New Orleans.

El duelo estrella de estos cuartos de final es el que enfrenta a San Antonio y Phoenix. Probablemente los dos estilos más antagónicos de la liga frente a frente. Entre tanta igualdad, quizás el factor campo incline la balanza hacia  los actuales campeones, acostumbrados a crecer en su rendimiento cuando la temporada ha superado el umbral de los 82 partidos. Las opciones de los Suns pasan por un óptimo rendimiento de O´Neal y una aplicación defensiva superior a la que habitualmente exhiben.

Cierra los cuartos de final la eliminatoria entre Utah Jazz y Houston Rockets, con ventaja campo para los de Salt Lake City. Comento este dato porque los Jazz han sido el mejor equipo de la liga en su campo con un excepcional récord de 37 victorias y 4 derrotas. Aún así, el duelo tiene toda la pinta de decidirse en el séptimo partido. Una buena oportunidad de seguir disfrutando con la evolución de Luis Scola ante los atléticos pívots de Utah.

Olajuwon: el pívot total

Jueves, 10 Abril 2008

Los que nos enganchamos al baloncesto en la segunda mitad de los ochenta hemos tenido la suerte de conocer a muchos de los mejores pívots de la historia. En los finales de los 80 y comienzos de los 90, la omnipresente figura de Michael Jordan restó brillo a  tres excelentes jugadores interiores como David Robinson, Patrick Ewing y, Akeem (posteriormente añadiría una H a su nombre) Olajuwon. Estos dos últimos jugadores, junto al actual entrenador de los Miami Heat, Pat Riley, se convertirán en nuevos miembros del Hall of Fame el próximo 5 de septiembre.

Si tuviera que elegir uno de ellos, me quedaría sin duda con Olajuwon. El pívot nigeriano representó un impacto inmediato en la NBA. Su coqueteo con otras disciplinas deportivas (fútbol y balonmano) palió su inicio tardío en el baloncesto, dotándole de una gran agilidad y coordinación a pesar de su estatura. Ya en sus tiempos de la Universidad de Houston avisó de que nos podíamos encontrar ante un jugador de época y en la fraquicia de los Rockets dibujó una trayectoria envidiable jalonada con dos títulos de la NBA donde superó a otros “center” de época como un Patrick Ewing en plenitud con sus Knicks y el poderosísimo, pero aún inexperto, Shaquille O´Neal de Orlando Magic.

Mi admiración por Olajuwon ha crecido con el paso de los años. En un tiempo donde las ventajas en el juego interior se obtienen por pura capacidad atlética, recordar a Olajuwon es reconciliarse con las inmensas posibilidades que ofrece la capacidad de saber interpretar el juego y tener los suficientes recursos técnicos para imponerse a jugadores con mayores aptitudes físicas. Sus terminaciones con ambas manos, lanzamientos tras giro en salto y ganchos en suspensión son recursos cada vez menos empleados en el baloncesto actual tan “engañado” con la presunta vistosidad de los mates.

 “The Dream”, como se le conoció en su trayectoria profesional cimentó sus números en su grandes condiciones físicas pero se convirtió en leyenda cuando venció en grandiosos duelos individuales a jugadores más grandes que él como los, ya mencionados, Ewing y O´Neal u otras superestrellas como Robinson y Mutombo.

Anular o atacar

Lunes, 10 Marzo 2008

Ayer, en Phoenix se enfrentaron dos de los mejores equipos de la NBA y dos de los estilos más antagónicos de la liga americana. Por un lado, los Phoenix Suns se distinguen por un juego poco estructurado en ataque, apostando por el juego en transiciones rápidas y las ventajas que genera Steve Nash en el juego de pick and roll. San Antonio pasa por ser uno de conjuntos más sólidos del campeonato, con una brillante defensa y con mayor equilibrio interior-exterior en ataque.

El partido presentaba el aliciente de ser el primero que enfrentaba a los dos equipos desde que Shaquille O´Neal aterrizó en los Suns. El bueno de Shaq realizó un partido acorde con lo que buscaban los responsables de Phoenix con su adquisición. Dominó el rebote y no permitió la habitual sangría de bandejas que reciben los de Arizona y fue un gran activo de la importante victoria de los “Suns” pero sigue dando la sensación de que su adquisición está más pensada como “antídoto” que como “veneno”.  

Es cierto que la presencia del veterano pívot ayudará a los de Mike D´Antoni a competir físicamente con los poderosos equipos del oeste pero de nada servirá si no utilizan las posibilidades tácticas que puede suponer la presencia de Shaquille en ataque. Parece poco comprensible que, desde la llegada del gigante a Phoenix, O´Neal sea la cuarta opción en ataque del equipo.

Asumiendo que Shaquille no es aquel pívot que dominó la competición durante varias temporadas aún es un jugador muy capaz de generar peligro en ataque, de cargar de faltas a los pívots rivales y de desarrollar la capacidad de pase que Phil Jackson le descubrió.

El ejemplo de Shaquille nos ilustra las diferentes maneras de estructurar y dirigir un colectivo. La diferencia entre los equipos que priorizan un mayor conocimiento del rival y dirigen sus acciones a anular sus virtudes frente a otros que orientan más su atención a explotar plenamente la capacidad de su plantilla sin atender tanto a las maniobras de los rivales.  La diferencia de fichar a Shaquille para rebotear y defender a Gasol o Duncan o fichar a Shaquille para “atacar” a Gasol o Duncan.