Blogs

Archivo de la categoría ‘Oklahoma City Thunder’

Tan cerca, tan lejos

Jueves, 6 Octubre 2016

La “gira” de Oklahoma City Thunder por España y sus partidos contra el Real Madrid y Barcelona han sacado a la luz el manido debate de las posibilidades de los equipos europeos en caso de que jugaran en la NBA.

Lo ajustado del resultado en ambos partidos ha “disparado” la euforia de los aficionados de los equipos de nuestra liga y ha sacado las uñas de aquellos seguidores de la NBA  que siguen defendiendo la absoluta supremacía de las franquicias norteamericanas.

Creo que ningún equipo europeo aspiraría a jugar Play Offs en la NBA, ni siquiera estarían cerca. Me cuesta imaginar a alguno de ellos que ganara más de 20 ó 25 partidos en liga regular. La razón es bastante sencilla, probablemente 90 de los 100 mejores jugadores del mundo juegan en la competición americana. La diferencia entre las plantillas de la NBA y las de Euroliga radica fundamentalmente entre los mejores jugadores de cada equipo, a partir de ahí, la “clase media” en algunos casos no presenta diferencias significativas. Si nos ajustamos al ejemplo de los Thunder, Oladipo, Adams, Kanter y el descomunal Westbrook  son determinantes y decisivos pero no encuentro especialmente mejores a André Robertson y Kyle Singler que Víctor Claver o Jonas Maciulis respectivamente. Evidentemente, no es fácil ser parte de un equipo de la NBA pero ya quedan lejos aquellos años donde la “denominación de origen” garantizaba ciertos niveles de calidad. Hay muchos jugadores que disputan la Euroliga que podrían jugar en la NBA y muchos que juegan en la NBA que tendrían un papel residual en los mejores equipos de la Euroliga.

Más que estos debates algo contaminados, me interesa de estos partidos observar como se “influyen” ambos baloncestos. Creo que la NBA ha demostrado un gran respecto por el baloncesto internacional y muchos entrenadores han sabido  evolucionar la identidad de su juego a través de entender los progresos tácticos que se observan especialmente en Europa. Se juega más parecido a ambos lados del charco que hace algunos años aunque la capacidad atlética y el nivel físico en la NBA es tremendo y permite alcanzar una intensidad defensiva inimaginable en Europa (y claro que no me refiero a estos dos partidos, sino a uno de Play Off). Si la NBA ha sabido evolucionar con una mejor ocupación de los espacios y con estructuras que beneficien el juego colectivo también hay varios equipos europeos que apuestan por movimientos menos largos y complejos y por aprovechar las ventajas generadas independientemente de que se produzcan en los primeros segundos de posesión del ataque.

Pertenezco a ese grupo de seguidores de la NBA que valora la organización de la competición, su capacidad de expansión y su habilidad para promocionar sus activos. Hay pocos espacios deportivos tan intensos y de mayor calidad que esas semanas de Play Off. Pero por otro lado, también encuentro agujeros significativos. La liga regular es demasiado larga y ofrece muchos partidos infames. En un deporte donde el entrenador puede comunicarse permanentemente con sus jugadores no entiendo la necesidad de tantos tiempos muertos y en general el nivel del arbitraje no me parece tan bueno como se comenta.

Al final, soñar es libre y gratis pero de momento no tiene sentido especular con la presencia de equipos europeos en la NBA. Lo útil es intentar asimilar y adaptar lo mejor de la competición para enriquecer a las ligas nacionales y europeas. Hay un sesgo que acompaña a la NBA de cierta “soberbia” que no comparto, creo que las miradas de la liga americana hacia nuestro baloncesto han sido más humildes que las que se les han devuelto.

Una serie para la Historia

Martes, 31 Mayo 2016

Tres de los cinco mejores jugadores del mundo, acciones técnicas de primer nivel, alternativas, ritmo de juego y enormes demostraciones de competitividad y carácter. Todo eso y mucho más nos ha dejado la extraordinaria serie que han disputado los actuales campeones de la NBA, los Golden State Warriors y los Oklahoma City Thunder que ha terminado con el triunfo de los primeros en una página más de un libro que describirá su Leyenda.

Porque los Warriors van camino de ser un equipo legendario, no hay duda, y esta serie no hace más sino añadir un toque épico en esa trayectoria. Los Thunder perdonaron la vida a los campeones en los primeros encuentros. Incluso en la única victoria que sumaron los Warriors en los cuatro primeros partidos, los de Oklahoma dieron la sensación de ser superiores a sus rivales. Los Warriors parecían a la deriva e incapaces de igualar la energía de Westbrook, Durant y compañía que, lejos de especular, apostaron por golpear a los campeones obligándoles a jugar a un ritmo muy alto. Un equipo acostumbrado a “ser perseguido” se veía en la necesidad de “perseguir”.

Los Thunder perdieron la oportunidad de cerrar la eliminatoria y alcanzar su segunda final en el sexto encuentro disputado en casa. Llevaron la iniciativa durante todo el partido, controlaron el rebote y su actividad defensiva limitó la circulación de balón de los de Steve Kerr, deficiente durante muchos minutos.  Cuando los de Oklahoma amenazaban con romper el partido definitivamente siempre surgía Klay Thompson y cuando la sangre ya se olía a milímetros, Curry dio el golpe de gracia. Thompson es el hombre de esta serie por su oportunismo en los momentos más complicados de su equipo. Los números y la actuación de Curry en las victorias decisivas han sido extraordinarios pero Thompson fue el  primero que acercó el bote salvavidas a sus compañeros que, poco a poco, se fueron subiendo a él. Thompson es el escudero perfecto, aplicado en defensa y completísimo el ataque. Le falta cierto carisma pero su nivel es extraordinario y esta serie ha despejado cualquier duda, si alguien la tenía, sobre su nivel competitivo. Sólo espero que su acierto en el tiro no le conduzca a limitarse exclusivamente a practicar este arte.

Confirma Golden State algo que ya apuntaron en las pasadas finales, su capacidad para superar adversidades y completar su registro con un gran trabajo defensivo y carácter para superar situaciones adversas. También brillante Kerr cuando todo parecía perdido y con determinados ajustes decisivos para el triunfo. En los primeros partidos pareció sorprendido por la actividad de los Thunder pero fue ajustando su defensa, reaccionando más rápido ante lo que le proponía Donovan y dando el espacio adecuado a un tipo diferencial en este tipo de partidos como Iguodala.

Sobre los Thunder destacaría que probablemente, por plantilla y estructura es el equipo que más puede incomodar a los Warriors y vaya si lo han hecho. El impacto de Westbrook es tremendo y su evolución desde que llegó a la Liga es más positiva que la de Kevin Durant. Ambos son súper estrellas que tienen su asignatura pendiente en la toma de decisiones especialmente a la hora de tomar tiros (ninguno ha superado el 30% en triples ni el 42% en tiros de campo). Si la pareja se mantiene, los Thunder siempre serán candidatos al título, veremos qué lectura hacen de este Play Off a la hora de escoger su sigui

Mucho Ibaka

Lunes, 26 Mayo 2014

La ausencia de Serge Ibaka en los dos primeros partidos de la Final de la Conferencia Oeste entre San Antonio Spurs y Oklahoma City Thunder ha puesto en valor, la aportación  del pívot de origen congoleño en su equipo y su capacidad para condicionar cualquier partido.

Ibaka es el pegamento que convierte a un equipo anárquico, con poco cuidado de los detalles y demasiado dependiente de los porcentajes de tiro de sus anotadores, como son los Thunder, en un verdadero aspirante al título. Es agradable ver que un tipo con los valores que representa Ibaka logre un reconocimiento tan unánime aunque sea a costa de sus ausencias. Más allá de sus cualidades atléticas, conviene detenerse en la capacidad del internacional por España para abrirse hueco y consolidarse en un equipo dominado por dos de las estrellas más rutilantes de la competición como Durant y Westbrook. Ibaka ha evolucionado de manera firme desde que aterrizó en la competición. Su aportación en defensa fue inmediata pero sus limitaciones ofensivas hacían que no formara parte del quinteto de los de Oklahoma en los momentos decisivos de los partidos. Su trabajo en los meses fuera de temporada, su paciencia y la confianza que ha demostrado en sus posibilidades le han permitido consolidar su lanzamiento y entender mejor la manera de explotar sus condiciones en ataque. Estamos ante mucho más que un potencial All Star, un jugador ejemplar por su altruismo, su capacidad de trabajo y su actitud, de la que también ha hecho gala cuando ha formado parte de la selección española.

El compromiso y tesón de Ibaka por “recuperarse” ha otorgado interés a una final de conferencia que conducía a un triunfo claro de los Spurs. Oklahoma no logró competir los dos primeros partidos y dio la sensación de no tener ningún plan para contener la velocidad a la que circula el balón en San Antonio. El panorama cambia bastante con Ibaka porque ya no será tan fácil hacer canastas de alto porcentaje, porque Durant y Westbrook tendrán un buen finalizador que juega por encima del aro para castigar las ayudas de San Antonio y por el refuerzo anímico que proporciona a sus compañeros su presencia.

Más allá de la influencia de Ibaka, conviene que echemos un vistazo al duelo de estilos que representan estos dos equipos. San Antonio es el mayor ejemplo de cómo un buen juego colectivo apoyado en la convivencia de buenos pasadores es el sistema ofensivo más difícil de defender. El buen uso del pase multiplica las opciones ofensivas de los Spurs y castiga la frágil defensa de unos Thunder que intentan competir a través del desequilibrio individual de Durant y Westbrook. La duración y el desenlace de esta final vendrá determinada por la aportación de más jugadores del equipo de Oklahoma. Ibaka ha sido el primero en levantar la mano, pero  no será suficiente si alguien más no se apunta a la fiesta. Están a tiempo…

A propósito de Westbrook

Mircoles, 7 Mayo 2014

Parto del hecho de que hay pocos jugadores de baloncesto con las condiciones de Russell Westbrook y, por lo que leo y escucho estos días, tampoco hay muchos jugadores que despierten posiciones tan encontradas respecto a su manera de jugar, toma de decisiones y encaje en un equipo con verdaderas aspiraciones a conquistar el título.

El rendimiento de Oklahoma City Thunder en estos play offs no permite, a día de hoy, considerarle como un verdadero aspirante al título de la NBA. La duración de estas eliminatorias y el talento de la plantilla permiten que esta sensación sea reversible pero no es comparable la impresión de fragilidad que transmiten los Thunder con la solidez de los Heat y el maravilloso ritmo de balón y juego colectivo que exhiben los Spurs. Lo cierto es que, a diferencia de la mayoría de los equipos, los Thunder no han elevado su nivel en los Play Offs. Sería injusto, y mucho, responsabilizar a Westbrook de este hecho porque tampoco Kevin Durant está rindiendo como en la temporada regular, pero los Play Offs están revitalizando un debate respecto a la convivencia entres estas dos súper estrellas y su capacidad para aunar sus cualidades en beneficio de un gran rendimiento colectivo.

Intento abstraerme de las estadísticas cuando analizo a Westbrook, tanto en los datos positivos (su aportación en asistencias y su capacidad reboteadora) como en aquellos que más le penalizan (porcentajes y pérdidas de balón). La trascendencia del ¿base? de los Thunder va más allá de los números. Me gusta su personalidad, su variedad de recursos y su capacidad para competir y convivir con el error en los momentos decisivos de los partidos. Sin embargo, me desespera su escaso conocimiento del juego, su tendencia a retener demasiado tiempo el balón en las manos y la ansiedad que transmite y contagia en muchos momentos del partido. No me escandaliza que tire más que Kevin Durant en algún encuentro pero sí que haya momentos en que se olvide que juega con el mejor anotador del mundo a su lado.

Estoy convencido de que muchos de los aspectos que ahora penalizan a Westbrook mejorarán con el paso de los años, cuando su juego combine aceleración y pausa y cuando entienda que a veces “menos es más”, sin embargo la pregunta ahora es si los Thunder deberían plantearse otra estructura de equipo en el caso de que este año tampoco consigan el anillo. En mi opinión, deberían replantearse cosas en Oklahoma, quizás encontrar un nuevo estímulo en el banquillo (ea, para que luego digan que soy corporativista), o ampliar su nómina de buenos jugadores sacrificando a uno de los dos excelentes que tienen… (y que no sea Durant).