Blogs

Archivo de la categoría ‘Orenga’

Alrededor de una medalla

Lunes, 23 Septiembre 2013

Terminado el Eurobasket, es momento de analizar lo que supone la medalla de bronce para España y enmarcar esta selección como el primer paso hacia la irremediable transición que se avecinará después del Campeonato del Mundo del próximo año.

Aunque la competición no ha tenido un nivel demasiado elevado y su sistema  ha permitido demasiados partidos intrascendentes, es interesante que pongamos en valor esta medalla de España como un ejercicio de orgullo competitivo en defensa de un estatus adquirido en los últimos años. No ha habido término medio con esta selección, o ha aplastado a los rivales o ha perdido el resto de los encuentros y probablemente el número de partidos permita comentar que no es una casualidad este desarrollo sino que está relacionado muy directamente con las características de algunos de nuestros jugadores, capaces de llegar a su mejor nivel en dinámicas positivas pero menos acostumbrados a tener un papel fundamental en los momentos decisivos de los encuentros con el equipo nacional.

Lo que nos traemos.  De Eslovenia volvemos con el prestigio intacto con la garantía de que jugadores como Marc Gasol, Sergio Rodríguez o Rudy Fernández son una base muy sólida sobre la que se debe construir el futuro. También volverá reforzado un Víctor Claver que ha llevado una línea muy ascendente en todo el campeonato y al que hay que reconocerle su impacto en la medalla conseguida. La presumible vuelta de Reyes, Ibaka y Gasol para el campeonato del Mundo volverá a plantear otro reto al jugador valenciano, el de rendir con menos continuidad en el juego. También volvemos con la sensación de que el equipo ha ido de menos a más, que ha avanzado en su distribución de roles, ha tenido paciencia para encontrar espacio a jugadores que no arrancaron bien el Europeo, ha realizado una buena preparación de los partidos y que ha encontrado un estilo atractivo que encajaba con las cualidades del grupo. Todos estos aspectos deben colocarse en el haber del seleccionador. Creo que Orenga dirigirá a España en el Mundial, creo que lo merece y también que, con todas las estrellas, su labor será mucho más complicada por paradójico que parezca.

Lo que nos dejamos.  Hemos perdido una oportunidad para ganar otro campeonato de Europa porque, a pesar de las bajas, los mejores momentos de baloncesto de este Eurobasket los ha ofrecido España. No es poca cosa, pues, pero esta generación de Francia también merece un reconocimiento, en especial, un jugador espectacular como Tony Parker, ejemplo de compromiso y adaptación. Por otra parte deja cierto mal sabor de boca la forma en la que se han perdido los cuatro partidos. En todos ellos pareció que su resultado estaba más en manos de España que del rival pero faltó serenidad, planes mejor definidos, mayor acierto y sobró el indudable entusiasmo de los rivales ante el reto de vencer al absoluto dominador del baloncesto europeo de los últimos años. El mejor aval de España lo resumieron las palabras de Parker tras su victoria, calificándola “como la más bella”.

Ni dramas ni soberbia

Viernes, 6 Septiembre 2013

No me han gustado algunas declaraciones de jugadores españoles después de perder contra Eslovenia. Aquello de que “sabíamos que nos iban a caer palos” o, el muy recurrente, “nos están esperando” puede transmitir cierta sensación de soberbia que contrasta con la  auto exigencia que ha demostrado este grupo en los últimos años y que, sin duda, ha sido un elemento imprescindible para su éxito. Además, sinceramente, yo  no veo que se esté esperando a nadie, si acaso al seleccionador, si atendemos a la crueldad de algún comentario.

Conviene, por tanto, alejarse de las trincheras y buscar explicaciones a una derrota inesperada, pero posible, que reforzó sensaciones y síntomas que nuestra selección viene mostrando desde los partidos de preparación y también en el encuentro contra Croacia, de engañoso marcador por la intolerable actitud del rival. Una derrota, sin más, porque no está más lejos España de ganar el campeonato de lo que estaba hace un par de días, que debe vivirse con tranquilidad y  conducir a la reflexión y no al histerismo porque esto ya lo hemos vivido incluso con los Pau, Navarro, Ibaka y compañía.

El debate de las rotaciones. Los dos primeros partidos del Eurobasket han demostrado que los jugadores 11 y 12 del equipo son Fernando San Emeterio y Germán Gabriel. El noveno parece ser Xavi Rey, penalizado por la importancia de Marc Gasol en el equipo. En los demás puestos exteriores, Orenga mantiene la idea de  no “elegir” y  tener a todos los jugadores “vivos”, especialmente a los bases. La apuesta del seleccionador favorece que todos tengan oportunidades pero, en algún momento, va en detrimento de los méritos, de lo que demanda el partido y de consolidar una cierta estructura de seguridad en el grupo. Pienso que el seleccionador  piensa a largo plazo con determinadas decisiones, seguro que si el partido de ayer hubiera sido el cruce de Cuartos las rotaciones hubieran sido distintas.

Y después de Marc… El Plan A del juego en media pista de España es Marc Gasol, y bien lógico que parece. A partir de aquí aún queda por encontrar alternativas más sólidas y constantes. Según avanza la competición se confirma que Gasol es nuestro jugador más determinante pero que el rendimiento competitivo del grupo lo marcarán jugadores como Rudy Fernández, Sergi LLull y lo que pueda sumar la pareja Claver-Aguilar que, de momento, no es mucho. Afortunadamente, los porcentajes de tiro de tres puntos no están siendo nada malos, sobre todo, por la excelente aportación de Calderón en esta faceta, pero el juego en media pista tiene mucho margen de mejora sobre todo en lo que se refiere a la circulación de balón, a la optimización de los botes y a aprovechar el faro que supone tener a Marc Gasol en pista.

El lado “perverso”.  Me gusta la “flexibilidad” de España y la capacidad para combinar jugadores de puestos similares, lo defenderé siempre y creo que el baloncesto camina en esa línea.  No comparto tanto la idea de convertir recursos en hábitos porque das más opción a que se te vean las costuras. El hecho de abusar de quintetos pequeños puede provocar que no logres compensar con la actividad de los exteriores la inferioridad física en determinadas posiciones. Algo de eso pasó contra Eslovenia donde en un momento dado hubo poco cuerpo y poco brazo en el camino hacia el aro de los Dragic, Lakovic, Nachbar y compañía.

Preparados, o casi

Martes, 27 Agosto 2013

Pues sí, España está lista, o eso parece, aunque la verdad siempre he pensado que estos partidos de preparación son sólo eso, meros fuegos artificiales que sólo deben servir para detectar carencias, aprender a camuflarlas y reconocer aquellos aspectos que más dañan a los rivales.

Por eso, más allá de aventurarnos sobre futuros éxitos o elucubrar sobre posibles rivales prefiero plantear el análisis sobre España pensando en cómo se están definiendo los roles de los distintos jugadores, quién ha ganado espacio desde el comienzo de la preparación, quién parece haber perdido protagonismo y cómo está organizando el seleccionador, Juan Antonio Orenga el juego del equipo.

La sensibilidad que está mostrando Orenga por intentar implicar a los tres bases en el juego de la selección es reseñable. Es cierto que esa decisión limita los minutos a jugadores como Rudy Fernández, Sergi Llull o Fernando San Emeterio pero la medida se está justificando por el rendimiento de Calderón, Rodríguez y Rubio, éste último fundamental por los “cambios de ritmo defensivos” que imprime a los partidos. Eso sí, Orenga rota y rota pero, a día de hoy, tiene claro con quién se quiere jugar los minutos decisivos de los partidos y Sergio Rodríguez está respondiendo con nota.

Los “Hormiguitas”. Hay dos jugadores que están consolidando su aportación con el paso de los partidos y que parecen muy cómodos en el papel que tienen que representar. El primero de ellos es Alex Mumbrú cuya experiencia es muy útil en momentos determinados de los partidos así como su capacidad para jugar en el poste bajo. Dado que ni Aguilar ni Claver están tirando la puerta abajo (ni mucho menos) no es nada descartable que le veamos jugar de “cuatro” en momentos puntuales. El otro jugador que me gustaría destacar es Xavi Rey. No es fácil ser el suplente de Marc Gasol, sobre todo de esta versión tan excepcional del jugador de los Grizzlies que, incluso jugando contra Francia, se muestra tan descaradamente “abusón”. Rey cumple perfectamente con lo que se espera de él, solidez defensiva, trabajo cerca del aro y buena calidad en los bloqueos y además tiene la virtud de “engancharse” rápidamente a los partidos. Claro, no es Ibaka ni Pau Gasol pero el peso de las ausencias no debe evitarnos ser justos y ponderar a tipos que más allá de componentes estéticos demuestran oficio y sentido colectivo.

No merece tanto elogio Víctor Claver aunque tampoco ensañamiento y juicios desmedidos. El jugador valenciano no acaba de encontrar un buen nivel de manera constante. Su aventura americana no le ha servido para corregir la excesiva dependencia que supone para su rendimiento el resultado de las primeras acciones que realiza. Si Claver entra con buen pie en los partidos parece que redobla su energía y encuentra impulso para exhibir sus magníficas condiciones. Por el contrario, si no tiene acierto en sus primeros minutos vuelve el jugador cabizbajo y lleno de dudas tan frecuente en el equipo nacional. Es lógico dudar de Claver pero aún está a tiempo de identificar este Eurobasket como una gran oportunidad para reivindicarse y consolidarse en una selección en la que siempre ha tenido un papel muy secundario. Yo no pierdo la esperanza.

Encajar a un NBA

Mircoles, 14 Agosto 2013

Estas líneas no gustarán a aquellos que dividen las selecciones entre los que juegan en la NBA o no, y a los que otorgan a los jugadores que forman parte de la Liga americana un cierto status superior al resto. Y claro está que yo también pienso que Ricky Rubio es un fenómeno jugando aquí, allí y en la China Popular que diría aquel, pero  lo cierto es que la composición de la selección española y los compañeros de puesto del ex jugador de la Penya indican que Rubio no tendrá fácil obtener un rol de jugador-referencia en la Selección.

Y ojo, que no hablo basándome en el primer partido de preparación contra Polonia (en el cuál Rubio fue titular, por cierto) sino en sensaciones generales basadas en las necesidades del grupo y en la importancia que deben tener Calderón (por capacidad, experiencia y jerarquía) y Sergio Rodríguez (por talento, confianza y habilidad para generar vías de anotación) en el juego del equipo.

Alguien pensará que el hecho de que Rubio fuera titular en el primer partido del equipo da a entender que su situación es algo que no preocupa mucho al seleccionador. Lógico, porque acumular talento es un bendito problema, pero yo interpreto la titularidad como un experimento para buscar un encaje a un jugador que se ve penalizado para competir por su falta de constancia en el rendimiento de su tiro exterior. Claro que pueden jugar dos bases juntos, faltaría más, y es una buena noticia que lo hagan y que se abran paso alternativas que eviten el reduccionismo y la especialización en el baloncesto, pero no es eso de lo que hablo sino de si realmente esta alternativa tiene que ser un recurso o una norma, o si, por el hecho de que los tres bases se sientan importantes y ahorrarse la problemática de elegir, se penalizan otras cualidades y alternativas que ofrece el grupo.

Por lo demás, del partido de preparación, merece la pena destacar algunos apuntes, como la presencia de las defensas zonales desde el  primer encuentro, la buena disposición del equipo a intentar jugar rápido, la ya sabida importancia de Marc Gasol y la necesidad de jugadores que den un paso adelante y que acompañen al Pasillo de seguridad que forman Calderón, Rudy y Marc Gasol. Y de momento, poco más, porque uno es limitado y no se atreve a hablar de certezas con sólo un partido de preparación, porque era eso, ¿no?, un partido de preparación, porque leyendo y escuchando a alguno parecía que lo de ayer era algo más que eso y que en 40 minutos con la limitación que supone rotar a 15 jugadores esperaba ya ver un equipo afinado, completamente rodado y que arrasara a Polonia desde el primer minuto. Está bien eso de la exigencia y demás pero qué bueno es un poquito de prudencia de vez en cuando.

Los retos de Orenga

Mircoles, 7 Agosto 2013

Mientras España comienza su preparación para el Europeo es un buen momento para analizar cuales son los objetivos de un grupo, indudablemente marcado por el vacío de los ausentes, pero con muchos motivos para ilusionar. Está claro que el mayor objetivo es competir y demostrar capacidad para optar al título, pero más allá de eso, la configuración del equipo y la peculiar situación que se planteará en la Selección después del Mundial de 2014 hacen que debamos atender a algunos de los retos que se le presentan al nuevo seleccionador nacional, Juan Antonio Orenga y sobre los que, seguramente, ya está trabajando.

Calderón, Ricky Rubio, Sergio Rodríguez. ¿Es posible que salgamos del Europeo con la sensación de que los tres jugadores han estado bien?. Sería casi el primer caso donde un equipo logra que sus tres bases rindan a buen nivel. Aunque Orenga ha avisado que pueden coincidir en pista, los primeros partidos de preparación servirán, o no, para aventurar quién parte en desventaja. Calderón es la experiencia y la garantía de solidez y Sergio Rodríguez cuenta con el aval de su entendimiento con otros exteriores como LLull o Rudy Fernández. No dudaré de un jugador como Ricky Rubio pero necesitará de ser constante en su lanzamiento exterior para elevar el nivel del equipo. En el baloncesto europeo es más difícil camuflar este déficit que en la NBA.

Algo más.  Sí, lo sé, ganar, ganar y después ganar, pero no quedaría del todo convencido si el equipo obtiene un gran puesto basado exclusivamente en la aportación de los de siempre (esto es Calderón, Rudy, Marc Gasol..). Las ausencias merman el poder del grupo (a priori) pero posibilitan espacio para jugadores necesarios para la famosa “transición”. Por eso, sería importante que este Eurobasket se recuerde como aquel donde jugadores como Aguilar o Víctor Claver “rompieron”. Sobre este tema, me interesa mucho ver cómo resuelve el seleccionador el reparto de minutos y roles entre las parejas Claver-Mumbrú y Gabriel-Aguilar o mejor dicho cómo lo resuelven los propios jugadores en las oportunidades que tendrán en los partidos de preparación.

El desequilibrio.  Aparentemente, el potencial del juego exterior del grupo es mayor aunque cuente con uno de los mejores pívots del mundo como Marc Gasol. Seguro que Orenga presta atención a que Gasol tenga un papel principal en el juego ofensivo pero habrá momentos donde las características del grupo deriven por inercia hacia un juego demasiado exterior con tendencia a abusar del bote.  Será importante evitar que esos minutos se prolonguen y conseguir que el balón circule con fluidez.

Rudy - LLull. Aunque son jugadores con larga trayectoria en la selección (sobre todo el primero) es evidente que su rol en el equipo se altera con la ausencia de Juan Carlos Navarro, un absoluto referente del grupo en la última década. Rudy probablemente juegue más minutos de “escolta” y LLull parte como algo más que ese especialista para revolucionar partidos que ejercía con Scariolo. Están más que capacitados para adaptarse a su nueva realidad y para ello les ayudaría apostar por un ritmo alto que les posibilite lucir en situaciones de transición.