Blogs

Archivo de la categoría ‘Phil Jackson’

Obradovic, Jackson y Molin

Lunes, 9 Mayo 2011

Hoy va de entrenadores, de tres técnicos que por uno u otro motivo no olvidarán este fin de semana.

Obradovic, y van ocho. Zeljko Obradovic es el gran triunfador, ganó media Final Four cuando su Panathinaikos eliminó al Regal Barcelona en los Play Offs de Cuartos de Final, y ha culminado el trabajo de forma extraordinaria. Curiosamente, la temporada que tenía la plantilla menos mediática de los últimos años es la que ha conseguido desarrollar un mejor baloncesto basado en una extraordinaria capacidad defensiva (qué control más brillante de las distancias defensivas sobre Pargo tan distinto al desarrollado por el Real Madrid) y en una distribuición perfecta de los roles ofensivos de sus jugadores que tienen la paciencia para saber que el lanzamiento oportuno les llegará y no hay que tener ansiedad por encontrarlo. Me irrita el Obradovic agresivo con los árbitros que intenta intimidarlos en cada jugada pero hay que reconocer las enormes cualidades de este técnico legendario, referencia de muchísimos entrenadores.

Enmanuel Molin no recordará esta Final Four de la Euroliga con la misma alegría que Obradovic. Su ilusión y buenísima predisposición sacó al Real Madrid de un apuro después de la dimisión de Messina. La realidad es que el técnico italiano no ha podido solventar las evidentes limitaciones de una plantilla en absoluto preparada para un reto como la Final Four de la Euroliga. Molin ha intentado subir un punto el ritmo del equipo pero se ha encontrado con las limitaciones que impone Prigioni en este sentido. Un equipo joven que juega ataca y defiende permanentemente en media pista es una contradicción evidente si además carece de tiradores fiables y de capacidad atlética para encontrar ventajas cerca del aro. El Real Madrid tiene un problema fácil de diagnosticar y difícil de solucionar. Necesita dos o tres jugadores del máximo nivel europeo, de esos que jugarían más de 25 minutos en cualquier equipo de Europa.

Phil Jackson, el técnico de los 11 anillos deja Los Angeles Lakers después de ser barrido por Dallas Mavericks por cuatro a cero en las semifinales de conferencia de la NBA. Seguro que no era el final esperado por Jackson pero lo cierto es que la temporada de los Lakers no barruntaba nada bueno, el equipo ha jugado durante todo el año con una falta de energía alarmante y ha dado la sensación de que cuando el nivel ha subido no han estado preparados para la máxima exigencia. Jackson es una leyenda, sin duda, pero tampoco su temporada ha sido buena, ha explotado su habitual tendencia a dejar que los problemas se resuelvan solos y no ha sabido encontrar respuesta táctica a la variedad defensiva y velocidad del juego de los Mavericks. Cambio de ciclo en los Lakers y el triángulo Gasol, Bynum, Odom en todas las quinielas para posibles cambios.

Paul y el resto

Lunes, 25 Abril 2011

Hacía tiempo que no veía a un jugador dominar la escena de un partido como lo está haciendo Chris Paul en la serie de sus Hornets contra Los Angeles Lakers.  Paul representa en el juego el eslabón perdido entre los bases-bases representados por Kidd y Nash y los bases-escoltas que encuentran en Derrick Rose y el novato John Wall a sus máximos exponentes.

Hasta estos play offs la temporada del menudo base no podía catalogarse de brillante ni mucho menos. Entre sus problemas de lesiones y su exagerada tentación por demostrar que su ciclo en los Hornets había terminado, Paul no parecía lo suficientemente implicado con el grupo. Nada mejor que los Play Off y los Lakers como rival para exhibir todas esas cualidades que hacen de él uno de los mejores bases de los últimos años. Su sola presencia está bastando para desorientar a unos Lakers que, la verdad, no ofrecen sensaciones de equipo campeón.

En los Hornets de Nueva Orleans todo  empieza y acaba con Paul. Su actuación tiene el mérito de mejorar a jugadores ya de por sí buenos como Landry, Okafor o Belinelli y de lograr que otros como Grey (tirando a mediocres) puedan contar a sus nietos que anotaron con regularidad ante un equipo campeón de la NBA. ¿Qué oponen los Lakers frente a Paul? En defensa intentan alternar su marcaje utilizando a Fisher, Bryant y Artest, la medida no está incomodando al genial base porque está siendo capaz de leer las distintas ventajas que tiene sobre todos ellos. En especial, está siendo admirable como está jugando con la ansiedad de un Kobe Bryant que parece especialmente tenso en esta serie.

Quizás los Lakers deberían ser más agresivos intentando trabajar en más espacio para castigar físicamente a Paul y obligarle a soltar el balón antes, también cabe la posibilidad de utilizar a Shanon Brown de base para que Paul deba desgastarse algo más en defensa. Entiendo que Jackson piense que deben ser capaces de ganar a Nueva Orleans a pesar de que Paul realice grandes partidos pero los Play Off avanzan y el laureado entrenador no da señales de reacción.

De lo de Bryant, Gasol y el dormilón Jackson

Martes, 1 Febrero 2011

O lo aprecié mal, o juraría que vi al bueno de Phil Jackson a punto de echarse una cabezadita en el partido Lakers contra Celtics del pasado domingo. Es cierto que el sueñecito no se consumó pero la actitud de Jackson en el banquillo tiene un aire displicente que ya huele. Vale que el hombre se quiere retirar, cierto que a él lo que verdaderamente le “pone” son los Play Offs pero el equipo navega en una deriva peligrosa que se manifiesta en un balance lamentable frente a los mejores equipos de la competición.

El partido dejó mensajes bastante contundentes que van más allá de la relativísima importancia del resultado en estos momentos. Gasol y la web de Gasol sugieren que Bryant asumió más tiros de los debidos. Nadie duda de la vocación de héroe de Kobe ni que es el jugador de los Lakers más preparado para anotar pero es cierto que el sistema ofensivo de los Lakers nace de la capacidad de asociación mediante el pase de sus jugadores, si tienes al mejor pívot pasador del planeta sería conveniente que recibiera el balón mucho más a menudo, aunque también deberíamos quitarnos la venda españolita y reconocer que el Gasol posterior a la recuperación de Bynum está lejos del gran nivel que mostró en el mes de noviembre.
Porque esa es otra asignatura pendiente de los Lakers, encajar a sus dos torres con la voracidad anotadora de Bryant y con las penetraciones kamikazes de Ron “huele a traspaso” Artest. Claro que todo eso debería ser cosa de Phil Jackson al que su colección de anillos hace que debamos perdonarle todo, desde su pasividad, su incapacidad para construir una defensa al nivel de las mejores y su insistencia en no contar más minutos con jugadores como Shannon Brown que aportan la capacidad atlética y el físico que a veces precisa el grupo.

Hay un detalle que parece que el equipo californiano no acaba de asumir. El nivel de juego mostrado los dos años anteriores que les ha valido el título de campeón no será suficiente este año para conseguir el objetivo. Boston es mucho mejor equipo porque Rondo ha crecido mucho como jugador y los veteranos tienen sangre en los ojos de la última derrota, San Antonio va camino de contar con el factor cancha a favor en todas las eliminatorias del Oeste y Miami solo puede mejorar de aquí a que comiencen los Play Offs. Las sensaciones recien comenzado febrero es que los actuales campeones defienden mucho peor que sus presumibles rivales y tienen poca conciencia colectiva en ataque. Ahora mismo, el título parece Misión Imposible.

Esas boquitas

Martes, 23 Noviembre 2010

“El equipo necesita tiempo venga aquí Phil Jackson, Pepu Hernández o mi mujer”. Ettore Messina. El mensaje es contundente y acertado, ahora bien, repetido. Sigo creyendo que el técnico italiano es el ideal para dirigir la reconstrucción del equipo blanco pero sus argumentos se repiten y parecen instalar al equipo en la excusa permanente. Una posición demasiado a la defensiva, es hora de empezar a hablar de todo el potencial que tiene el equipo en vez de pensar en todo lo que no es capaz de desarrollar ahora mismo. El equipo es líder de la ACB y los mensajes de dentro y de fuera son demasiado negativos.

Hicimos un gran arbitraje en Vitoria”. De la Maza. Árbitro ACB. Ni fue un gran arbitraje, ni las palabras son acertadas. Que conste que no me parece nada mal que los colegiados se expliquen, (aunque deja en mal lugar a sus representantes) pero el colectivo transmite poca humildad en la pista como para rematar la actitud con declaraciones de este tipo. El arbitraje no fue ni premeditado ni tendencioso en contra del equipo local pero sí fue desacertado porque el celo que se aplicó en determinadas acciones no se puso en otras (como las famosísimas paradas en tres apoyos de Lakovic).

“Un rebote no lo coge quien es más grande, sino quien lucha más”. “Le pongo un 10 al equipo, debemos luchar por alcanzar el once“. Ivanovic en estado puro. Con el técnico del Caja Laboral se ven más los árboles que el bosque. Las dos frases son pequeños apuntes de su filosofía ganadora. El esfuerzo y la actitud como punto de partida del éxito y la exigencia constante buscando el máximo rendimiento del grupo. Transmite máxima confianza y gratitud en el equipo pero les avisa que pueden dar más. Y sobre todo, parece un entrenador justo. San Emeterio, con el que no contaba, se ganó su confianza y pesó más en la balanza la sensatez sobre su propio ego.

“No sé qué nos ha pasado”. Xavi Pascual, entrenador del Regal Barcelona después de perder en Vitoria. Los jugadores del Barça se miraban unos a otros buscando soluciones en la pista, el equipo se paró y dejó de anotar. Todos buscaban a Navarro, aglutinador habitual del balón en esos minutos, pero Navarro no estaba. El Barça tiene una gran plantilla pero el escolta internacional es un seguro de vida en los finales apretados por su capacidad para anotar, asistir y visitar la línea de tiros libres.

“Son ellos los que me han dado los pases para lograrlo, soy yo quien debe estarles agradecido”. Pau Gasol, después de sus 10 tiros sin fallo. Equipo, equipo y equipo. ¿alguien duda de que sus compañeros le seguirán buscando?.

Sobrados

Viernes, 8 Octubre 2010

Dos equipazos en distintos momentos de forma que disputaron un partido correctito y poco más (nos están vendiendo un partidazo que fue bastante castaña) pero que demostraron  las diferentes realidades de los equipos dominantes en Europa y Estados Unidos. Ninguna sorpresa en el resultado aunque alguna en el post partido.

“Sobrado” Phil Jackson y algunos de sus jugadores. Que Kobe Bryant muestre más humildad (por lo menos públicamente) que su afamado entrenador es de por sí sorprendente. Es cierto que al equipo catalán se le haría largo y costoso el camino de los 82 partidos de la Liga regular pero faltó algo más de reconocimiento y menos autocomplacencia en las declaraciones posteriores del Señor Jackson.

Sobrada la defensa del Barça. El mayor mérito de todos los que acumula Xavi Pascual es la creación de unos mecanismos defensivos excepcionales, capaces de tapar las carencias de sus jugadores menos brillantes en este aspecto y explotar las características de los más dotados, ¿acaso no se trata  de eso?, fácil decirlo y muy difícil de  plasmar con tanta brillantez como lo hace el Regal Barcelona.

Sobrado” Ron Artest. Qué decir de este personaje, alimentado de una leyenda de gran defensor (gran pegador diría yo) que confundió intensidad con violencia. Uno de los jugadores más sobrevalorados de la NBA, técnicamente pobrísimo, como muchos de sus compañeros como el novato Derrick Caracter que se hartó de recibir tapones por su incapacidad para utilizar la mano izquierda. Músculo y músculo sin cerebro ni talento. ¿esta es la diferencia física de la que habla Phil Jackson?

Sobrado el banquillo del Barça. ¿No os pareció bastante mejor que el de los Lakers?. Veamos. Lakovic-Blake: 1 (para mí, claro). Grimau-Barnes: 2 (por poco) Sada-Brown: 2 (aunque Sada volvió a demostrar que es tremendamente útil). Lorbek-Caracter: 1 (clarísimo, sin discusión de ningún tipo). Vázquez o Perovic- Ratlif. 1 (cualquiera de los dos y por varios cuerpos de diferencia). Basile-Vujacic, 1 (¿pero cuánto hace que no mete una Vujacic?).

NBA en estado puro

Viernes, 18 Junio 2010

Pensaba esta noche cuando acababa la Final de la NBA que el Séptimo partido entre Lakers y Celtics representa fielmente lo que es la situación de la Liga Norteamerica actualmente con todas sus grandezas y miserias a cuestas. Un partido de una calidad bajísima marcado por los nervios y malas lecturas de juego de la mayoría de los jugadores de ambos equipos y de una dureza defensiva extraordinaria, jugado con una pasión extrema que compensaba la permanente visión de malos pases y lanzamientos. El último minuto y medio del partido permanecerá por mucho tiempo en la memoria de los amantes de la NBA.

Los Angeles Lakers

- Orgullo. Si los de Phil Jackson igualan en corazón a Boston, tienen mayor calidad para llevarse el triunfo. La aplicación defensiva de los Lakers en los últimos 15 minutos de partido ha sido la mejor exhibición colectiva en defensa en mucho tiempo.

- Secundarios. Fisher, Artest y Odom han sido decisivos en el partido final. Tres jugadores veteranos, desconcertantes, irregulares pero con un gen competitivo especial que ha resultado decisivo.

- Bryant. Preso de su ansiedad, ha compensado su desacierto con una actividad impagable que le ha permitido ayudar en otras facetas del juego. Durante la Serie Final ha tenido momentos grandiosos pero da la sensación de que no termina de convencerse de que un punto de altruismo en su juego le haría escalar posiciones en el Olimpo del baloncesto.

- Gasol. El partido del jugador español ha sido emocionante. Extraordinario en el rebote, también ha sucumbido a la ansiedad pero ha sabido dominar sus nervios en los momentos más decisivos del partido. No hay sensación más grande que la de saberse y sentirse respetado. El crédito de Gasol crece y crece en la liga norteamericana. Mientras esté en los Lakers, estos seguirán siendo candidatos a todo.

- El futuro. Mientras esperan la decisión de Phil Jackson sobre su continuidad, los Lakers pueden vislumbrar el futuro con mucho optimismo. Bryant y Gasol están en un gran momento y Bynum debe mejorar año tras año. Aún así, deberían moverse en encontrar algún jugador fiable que de mayor consistencia a su banquillo. El año que viene serán de nuevo los máximos favoritos.

Boston Celtics

- Extraordinarios. La derrota de los Celtics es tremendamente conmovedora. El equipo ha llegado justísimo de fuerzas pero con el orgullo intacto al último partido. Han tenido el partido dominado gracias a su solidaridad en ambos lados del campo pero no han tenido piernas para defender el último arreón de los Lakers.

- Doc Rivers. El entrenador del equipo perdedor sale muy reforzado de estas finales. Ha mostrado recursos infinitos en la preparación de jugadas puntuales,  capacidad de improvisación y una sensacional preparación de los partidos.

- Rondo. Ha sido el factor decisivo para que los Celtics llegasen a la final y un auténtico dolor de cabeza para los Lakers. Poderosos físicamente, se ha destapado como un gran competidor. Va camino de ser un jugador legendario

- El futuro. Una incógnita. El rendimiento en las Finales de los Pierce, Garnett y compañía hace pensar que aún les queda un aliento de baloncesto del máximo nivel, pero la conferencia Este se antoja durísima la próxima campaña. Quizás es el momento de romper el “Big Three” y rejuvenecer el equipo. Se han movido muy bien en verano los últimos años y eso nos hace pensar que no debemos descartar una reedición de esta final la próxima campaña.

P.D. Si fuera de  los Celtics no estaría pero que nada contento con el arbitraje de este séptimo partido.

Deseo, corazón y defensa

Lunes, 14 Junio 2010

¿Puede que por primera vez acierte un pronóstico y nos vayamos al séptimo partido en la Final de la NBA?. Nada me haría más ilusión, y no por satisfacer mi maltrecho ego lleno de augurios errados (el año de Lebron, final ACB Barça-Real Madrid y tantos otros), sino porque estamos asistiendo a unas series finales extraordinariamente intensas que merecen decidirse en el último suspiro de un séptimo encuentro.

Hay momentos puntuales en los que los factores que rodean al juego en sí logran ocultar determinadas miserias. Está ocurriendo en las Finales entre Lakers y Celtics. El juego de los dos equipos dista de ser brillante pero la Final está reuniendo suficientes alicientes para ser recordada en años. Los Lakers se han disfrazado de favoritos y han adquirido demasiados vicios consecuentes de esta condición. Es un equipo muy seguro de sí mismo que roza la altanería en determinados momentos y que parece encontrarse cómodo encomendándose demasiadas veces al extraordinario Kobe Bryant. En una Serie tan larga no debes basar toda tu fortaleza en exprimir tus virtudes al máximo sino en saber analizar cuáles son las debilidades del rival. En este sentido Boston lleva la delantera y por mucho.

En cualquier caso, la confianza es el principal activo de los californianos en su regreso a Los Ángeles pero de nada les bastará si no logran igualar en deseo al equipo de Boston que juega como si supieran que es la última final que jugarán en sus vida. ¿Acaso no es la  mejor manera de afrontar una final?

Los Celtics son otra historia. Han decidido llevar la Final al terreno de la épica y se les nota encantados. Combaten cañonazos con espadas y están ganando la batalla porque siempre queda uno de sus espadachines en pie. Un día es Allen, otro Garnett, otro Paul Pierce, otro los reservas y casi siempre está Rajon Rondo.

¿Y Gasol?. El jugador español puede ser decisivo para que los Lakers impongan su baloncesto pero la agitación y el barullo va en contra de los que viven de su capacidad para entender el juego. Tampoco le ayuda la inconsistencia con la que es utilizado en el juego. Mientras los Celtics analizan al detalle cuales son los aspectos débiles de la defensa californiana para percutir una y otra vez contra ellos, Phil Jackson no está logrando un plan de juego alternativo al Kobesistema, claro que este sistema es tan bueno que igual le vale para ganar otra vez.

Mitos

Lunes, 7 Junio 2010

Dice una de las definiciones de Mito: “Conjunto de creencias o imágenes idealizadas que se forman alrededor de un personaje y que le convierten en modelo o prototipo”.

Pienso en esto mientras observo la doble ración de baloncesto dominguero, la ACB en Vitoria, la NBA en Los Ángeles. La pasión de unos aficionados orgullosos de su equipo en el Buesa Arena, el “show Business” en el Staples Center, el baloncesto bueno, de calidad en contadísimos momentos de los dos partidos, dominados por los nervios y la tensión de la mayoría de los protagonistas.

Mito 1: Entrenadores.Pienso cuánto hay de verdad en lo que nos han contado y recuerdo las palabras de Xavi Pascual previas a su enfrentamiento en la Final Four de la Euroliga contra el CSKA de Moscú aludiendo a que dabamos por hecho que el entrenador del equipo ruso era peor que Messina simplemente porque no se le conocía. Pasa lo mismo con Phil Jackson y Doc Rivers. Jackson es un triunfador, coleccionista de títulos de campeón de la NBA rodeado de una aureola excesiva favorecida por un personaje amante del Zen y que regala libros a sus jugadores. ¿Es un buen entrenador?, sin duda,  pero sus aportaciones al juego son cuestionables y su capacidad de improvisación es limitada. El segundo partido de la Serie ha sido dominado tácticamente por Doc Rivers, más impulsivo que su colega de Los Ángeles, menos reflexivo pero con mucha más pasión e iniciativa. Rivers ya ganó por la mano a Jackson hace dos años y va camino de repetir la situación a base de una mayor capacidad para exprimir los numerosos recursos de su plantilla. Boston iguala las Series Finales a una victoria con Garnett y Pierce esperando su momento, muy malas noticias para los Lakers.

Mito 2. Árbitros. Después de la huelga paripé que se ha cerrado en falso y que dará que hablar nuevamente (al tiempo), la semifinal entre Caja Laboral y Real Madrid ha vuelto a demostrar que los colegiados españoles son de un gran nivel y tienen una gran capacidad para compensar errores y aciertos.El quinto partido en Vitoria fue el fiel ejemplo de lo traicionera que resulta la conciencia. A falta de ataque inventada de Tomic se responde con la misma situación señalada a Splitter. Si se le perdona la tercera falta a uno, se hace lo mismo con el otro. Si Sergio LLull comete falta de ataque y se le pita a la defensa, la siguiente acción se le señalan unos pasos imaginarios. ¿Influencia en el resultado?. Ninguna.¿Buen arbitraje? No. Arbitraje inteligente.

Los Lakers sin Bryant Vs Los Lakers sin Gasol

Martes, 9 Febrero 2010

Empiezo este comentario con el firme propósito de huir del chauvinismo, no sé si podré, porque las dos últimas victorias de los Lakers sin Kobe Bryant no han hecho sino reafirmar el enorme impacto que supuso para la Liga Norteamericana la llegada de Pau Gasol al equipo californiano.

Pocas veces el equipo de Phil Jackson ha dejado tanta sensación de solidaridad y compromiso como en estas dos últimas noches. Vale que son los actuales campeones pero nunca han sido un equipo redondo, siempre andan luchando contra su inconsistencia defensiva y están lejos de convertirse en un equipo inolvidable, aunque cuentan con todos los factores para serlo.

Discutir que Kobe Bryant es uno de los mejores jugadores de la historia es una temeridad. Sus infinitos recursos competitivos y su capacidad para decidir partidos le colocan en un lugar preferente en el Olimpo de la canasta. Ahora bien, tampoco me parece irresponsable decir que la inconsistencia de los Lakers y la irregularidad de su juego tiene mucho que ver con la concepción de Bryant de este deporte. El escolta añade elementos decisivos para su juego cada temporada pero no se preocupa de conseguir que su equipo sea mejor año tras año, siempre da la sensación que Bryant sale con el número de tiros que va a realizar desde el vestuario.

El perverso terreno de las hipótesis nos plantea la opción de elucubrar cuál sería el nivel de unos Lakers sin Gasol y unos Lakers sin Bryant. Estos últimos los conocimos relativamente hace poco, antes de la llegada de Pau. Un equipo de primera o segunda ronda de play off aunque con jugadores jóvenes que hacían pensar que estaban capacitados para dar un paso más. Los Lakers sin Bryant ofrecen un balance de dos partidos ganados y ninguno perdido, insuficientes para hacer una proyección rigurosa. Un equipo rápido, entusiasta y agresivo pero quizás algo corto de talento en posiciones exteriores para alcanzar el título de la NBA y carne de cañón en los Play Offs.

La realidad es que los Lakers pueden repetir el título por tener a Bryant y Gasol en sus filas y serían candidatos a hacer historia y superar a los Celtics en campeonatos logrados si el genial Kobe ha tomado buena nota de los sucedido en las dos últimas noches.

Historia de un Hito

Lunes, 15 Junio 2009

Los Angeles Lakers, campeones de la NBA. Pau Gasol, campeón de la NBA. El baloncesto español alcanza un nuevo hito que culmina una trayectoria de casi 25 años desde que Fernando Martín aterrizara en el baloncesto americano.

No es casualidad que Pau Gasol haya sido el primer jugador español que haya logrado el título de campeón de la NBA. Estamos hablando de un predestinado, de un prodigio técnico y físico amparado en una gran capacidad para asimilar todos los acontecimientos que han acompañado a su trayectoria.

Este título se empezó a ganar hace más de un año, cuando los Lakers apostaron por el pívot español para convertir un buen equipo en un conjunto ganador. La derrota en las finales del año pasado ante los Celtics fueron un aviso de lo que podía suceder si los californianos no corregían su arrogante actitud en la pista. Pienso que los Lakers han ganado sin demostrar todo su potencial y que pueden ser mucho mejor equipo. De su facilidad para encontrar nuevos retos dependerá que Gasol pueda coleccionar anillos de campeón.

La noche nos deja muchos triunfadores, uno de ellos Kobe Bryant, camino de convertirse en leyenda. El escolta de los Lakers se acerca a la madurez ajustando su juego al inevitable paso de los años. Es menos espectacular pero es mucho mejor jugador. Nunca he visto en los compañeros de Bryant las miradas de complicidad y aprobación hacia su labor como en estos play offs. Es muy bonito ser admirado y querido por prensa y aficionados pero nada hace a un equipo más ganador que el respeto y admiración de los compañeros.

El otro héroe es Phil Jackson. Consigue su décimo título de campeón de la NBA. Desde la distancia, Jackson es un tipo que me desconcierta. No me lo imagino con chandal entrenando, temo que me decepcionaría en un clinic haciendo ejercicios con chavales, pero estoy convencido de que me fascinaría escuchándole anécdotas sentado en una silla de un viejo aula rodeado de libros.