Blogs

Archivo de la categoría ‘Pierce’

Un traspaso contra nostálgicos

Viernes, 28 Junio 2013

Pues sí, era verdad, los Celtics andaban como locos por desprenderse de Paul Pierce y de Kevin Garnett, o mejor dicho de sus contratos, para emprender una verdadera reconstrucción que mucho me temo les alejará de la opción de luchar por el anillo en unos años.

El traspaso, aún previsto, no deja de sorprender por la identificación de ambos jugadores con la franquicia y la ciudad, especialmente en el caso de un Paul Pierce que ha desarrollado toda su carrera en los Celtics y que con sus casi 36 años no podrá culminar su trayectoria deportiva en el mismo equipo. Al final, el dólar es el dólar y Boston ha dejado a un lado cualquier tipo de prejuicio para imponer sus planes de reconstrucción a los más de 1.100 partidos jugados por Pierce con los Celtics. Rascando un poco más, el cambio de jugadores entre los Boston Celtics y los Nets representan dos filosofías de afrontar la reconstrucción de equipos que conviven habitualmente en la NBA.

Los Brooklyn Nets buscan con la incorporación de Pierce y Garnett impacto inmediato formando un quinteto titular excelente lleno de All Stars con la idea de asaltar la lucha por el título de manera inmediata. La apuesta es de agradecer por lo que supone una nueva alternativa al dominio de los Heat en el Este y por la curiosidad que provoca ver cómo encajan jugadores como Deron Williams, Joe Johnson y Brook López con los recién llegados, aunque lo que nadie podrá negar es que el quinteto suena de manera excelente. La idea de los Nets se puede cuestionar por los riesgos que siempre conlleva una apuesta tan a corto plazo por la edad de Pierce y Garnett pero es de agradecer su enorme ambición que impulsará la Conferencia Este y enriquecerá la competición con un nuevo equipo destinado a ofrecer buenos momentos de baloncesto. El tiempo dirá si su decisión ha sido acertada aunque insisto, ahora mismo, los aficionados a la competición salen beneficiados.

¿Y los Celtics?.  Uno siempre espera que los Celtics, como los Lakers siempre sean candidatos al anillo pero la grandeza de la NBA reside también en situaciones como la que ahora atraviesa el equipo de Boston, un completo cambio en la plantilla desprendiéndose de contratos que puedan hipotecar cualquier tipo de movimiento. El “traspaso” de su entrenador Doc Rivers a los Clippers indica que la prioridad inmediata está alejada de la cancha y se centra en los despachos. Desde lejos, esta etapa de los Celtics también tiene su interés y podremos evaluar los movimientos de unos dirigentes a los que se puede acusar de insensibles pero no de pasivos. Será dura la posibilidad de ver un equipo de Boston poco competitivo, echaremos de menos el carácter, la calidad y el espíritu que transmitían Garnett y Pierce, muy representativos del aroma de la franquicia, pero las decisiones valientes suelen tener su merecido premio, aunque tengo la sensación de que hasta que llegue éste, los aficionados a los Celtics deberán armarse de paciencia..

Héroes del 2008

Martes, 30 Diciembre 2008

Termina un gran año para nuestro deporte, lleno de imágenes inolvidables, que ha confirmado la buena salud del baloncesto español.

2008 ha sido un continuo guiño al pasado, en los Juegos Olímpicos asistimos a la redención de Estados Unidos,  los Lakers y  los Celtics dominan la NBA como en los 80 y el CSKA de Moscú conquistó una nueva Euroliga.

Estos son, en mi opinión, los personajes más destacados del año que termina en el mundo del baloncesto:

1.- Ettore Messina: Nuevamente campeón de Europa, entrenador de enorme prestigio, no solo por sus títulos sino también por las novedades tácticas que aporta cada temporada. Probablemente, el técnico de referencia en el baloncesto europeo actual.

2.- Rudy Fernández. El jugador español del año. Los Juegos Olímpicos confirmaron que no tiene límites y su llegada a la NBA ha sido tremendamente prometedora. Tengo dudas sobre cómo afectará a su situación en Portland la convivencia con Brandon Roy.

3.- Pau Gasol. Su llegada a los Lakers le ha reactivado a él y a todos los seguidores españoles de la NBA que ven la posibilidad de que un español se haga con el preciado anillo de campeón.

4.- Paul Pierce. Básico para que los Celtics consiguieran un nuevo título. En un equipo con jugadores de la talla de Ray Allen, Rajon Rondo o Kevin Garnett, Pierce fue el  indiscutible líder del equipo de Boston tanto en ataque como en defensa. En un año, su consideración como jugador ha subido de gran jugador a estrella de la NBA.

5.- Pablo Prigioni. El jugador sobre el que se construye el juego del equipo español que más victorias ha obtenido este año. El mejor base  de la ACB.

6. Felipe Reyes. Superación, constancia, intensidad. Gracias a las prodigiosas actuaciones del pívot cordobés, el Real Madrid se mantiene muy vivo en la ACB y en la Euroliga.

7. Jaume Ponsarnau. El menos mediático de la lista. Excelente y poco valorado trabajo en el Ricoh Manresa.

Boston “The Truth” Celtics

Mircoles, 18 Junio 2008

Seguro que me permitirá Paul Pierce robarle su apodo para aplicárselo a todo su equipo que se ha proclamado brillante campeón de la NBA demostrando que todo lo que había realizado durante la temporada regular era un aviso serio de que contaban con suficiente potencial para ser campeones de la NBA. De entre todos los finales que podía haber imaginado de las series por el título de la NBA el que sucedió anoche en el Banknorth Garden era el que más lejos quería tener de mi cabeza.

Parece difícil encontrar explicación, y más para un seguidor de los Lakers, al hecho de que se pueda jugar con tanta falta de fe y tensión un encuentro de semejante trascendencia. En ningún momento los jugadores de la franquicia californiana fueron capaces de igualar la intensidad de los locales que salieron al partido conscientes de que su excelente trabajo de toda la temporada no merecía el cara o cruz de un séptimo partido.

Boston Celtics es un brillante campeón que ha demostrado una mayor determinación, seguridad y aplomo en todas sus acciones. Hasta en sus peores momentos de juego, los jugadores de Glenn Rivers han sido capaces de mantener valores en el juego extraordinariamente generosos. Mención especial para el entrenador del equipo campeón, que siempre ha estado bajo sospecha por su errática trayectoria hasta esta temporada. Rivers, que sufrió como jugador de Atlanta Hawks la extraordinaria calidad de los Celtics de los 80, ha llevado a Boston a un nuevo título y ha dado una lección de cómo encajar los egos de tres estrellas respetando la importancia para el colectivo de todos los jugadores que, sin duda, han sabido responderle.

Los Lakers no han sabido solucionar su debilidad defensiva de toda la temporada, esto les ha privado de fabricar puntos desde su defensa obligándoles a jugar muchas situaciones de juego posicional donde la defensa de los Celtics se sentía más cómoda. Todos sus jugadores importantes han rendido por debajo de su nivel, en especial, un Kobe Bryant superado por Paul Pierce y extremadamente indolente en defensa, donde, a diferencia del capitán de los Celtics, no ha sabido contagiar agresividad a sus compañeros.

Pau Gasol tampoco ha realizado una buena final, parece haber llegado muy castigado a este final de temporada. Su cuerpo, acostumbrado a la rutina indolente y perdedora de Memphis no ha podido con la exigencia de toda una final de la NBA. Lo más preocupante es que la temporada acaba con la sensación de que su importancia en el juego colectivo ha ido disminuyendo con el paso de los partidos.  Será interesante su encaje en el equipo la próxima temporada con el recuperado Andrew Bynnum en pista.

No sería de extrañar que esta final, al igual que sucedió en la década de los años 80 se convirtiera en un clásico en los próximos años. Los jugadores importantes de ambos equipos tienen años de buen baloncesto por delante y jóvenes como Rondo, Perkins, Farmar y Bynnum seguirán creciendo y podrán ayudar a las dos franquicias a mantener su hegemonía como las más laureadas de la competición.

Los Lakers aguantan el tipo

Lunes, 16 Junio 2008

En el mejor partido de Pau Gasol en las series finales, Los Ángeles Lakers consiguieron mantenerse vivos en la eliminatoria y viajarán a Boston con la obligación de ganar los dos partidos si quieren conseguir el título.

El quinto partido dejó malas y buenas noticias para el equipo entrenado por Phil Jackson. Los aspectos positivos tenemos que  buscarlos en la reacción de jugadores como Lamar Odon y Pau Gasol que compensaron el discreto partido de Kobe Bryant  y en la sensación generalizada de que los jugadores de Boston parecen más tocados físicamente y de que están acusando sus duras batallas previas antes de llegar a la final. Sin embargo, el equipo californiano no pareció aprender la lección de lo sucedido en el cuarto partido y volvió a desperdiciar una amplia renta que a punto estuvo de costarles la derrota. Nuevamente asistimos a momentos de tremenda indolencia defensiva de Los Ángeles Lakers, una constante en alguna fase de la temporada y claramente el factor diferencial de estos Play Off por el título donde el trabajo colectivo de Boston en defensa alcanza momentos sublimes.

En la remontada de Boston tuvo un papel capital Paul Pierce un jugador alejado del perfil físico dominante en la Liga pero que está alcanzando en esta temporada sus momentos más épicos y brillantes como jugador.Pierce está siendo un magnífico heredero de los valores que hacen de Boston una franquicia legendaria. Su orgullo competitivo ha sido el espejo donde compañeros de equipo de un nivel mucho menor como Powe, House o Brown  se han mirado para poder tener actuaciones decisivas a lo largo de estas finales. Pierce no es un gran saltador, ni domina el juego por su capacidad atlética pero, como suele ser habitual en esos jugadores en inferioridad física con algunos de sus rivales ha sido capaz de desarrollar a lo largo de su carrera en la NBA una gran capacidad para entender las necesidades reales de su equipo. Por eso, no es raro ver al camaleónico Pierce disfrazarse del mejor perro de presa de la liga estilo Bruce Bowen o demostrar su tremenda capacidad para pasar a los jugadores interiores o mostrarse infalible en los lanzamientos de larga distancia. Pero por encima de todo el capitán de los Celtics ha logrado transmitir una tremenda fe para ayudar a su equipo a superar situaciones tremendamente adversas.

Todo parece muy favorable para que los Celtics consigan un nuevo título de Campeones, a pesar de su última derrota transmite mayor seguridad y confianza que los dubitativos Lakers aunque todo puede cambiar en el sexto partido donde  los de Phil Jackson pondrán a prueba la capacidad de aguantar la presión de las huestes de Glen “Doc” Rivers.

Los Lakers pueden

Lunes, 9 Junio 2008

Vaya por delante que los Lakers pueden ser campeones, que son perfectamente capaces de ganar los tres partidos de la serie en el Staples Center y aprovechar alguno de los dos “match ball” en la vuelta a Boston. Este será el clavo ardiendo al que se estarán agarrando los aficionados del equipo californiano que anoche asistieron a la segunda derrota en el Play off por el Campeonato del Mundo como gusta decir a los estadounidenses.

Dos aspectos están marcando la diferencia entre ambos equipos. Primero la mayor determinación de Boston que juega con un punto mayor de agresividad que hace que lance 28 tiros libres más que los Lakers en el segundo partido (también ha ayudado el tonillo local que está caracterizando el arbitraje de los play off de la NBA). El segundo aspecto determinante es el mayor aprovechamiento de los recursos del que han hecho gala los Celtics que dan la sensación de tener claro a quién buscar en cada momento, algo de lo que no puede presumir el equipo entrenado por Phil Jackson donde Gasol y Bryant están siendo superados con claridad por Garnett y el, hasta ahora, hombre de las finales, Paul Pierce

El caso del pívot español es preocupante, ya que está siendo justo en la serie decisiva cuando su influencia en el juego de su equipo está siendo menor y su papel en el equipo, especialmente en las segundas partes, es meramente testimonial. Los Lakers han funcionado a la perfección cuando han equilibrado las situaciones en las que utilizaban a Pau como jugador en el poste bajo y en las que participaba en situaciones de bloqueo directo. Parece que el guión escrito por Phil Jackson le predestina a ser más importante cerca del aro en los primeros minutos y trabajar más el “dos contra dos” con Kobe Bryant en la segunda parte algo que se está mostrando como poco efectivo ante la calidad defensiva de los Celtics que están mostrando una admirable generosidad en ataque para encontrar el mejor tiro.

Orgullo Celta

Viernes, 6 Junio 2008

Mis primeros recuerdos de baloncesto están muy relacionados con aquellas finales Lakers-Celtics de los ochenta. Las inevitables comparaciones surgieron en cuanto observé el parquet del Banknorth Garden de Boston, parecido, pero no igual al del mítico Boston Garden. Un vistazo a los físicos de los jugadores de ambos equipos me avisaba de la evolución del baloncesto en todos estos años.

El base de aquellos magníficos Celtics era Denis Johnson, un base fuerte, poco definido y, si se me permite la expresión, bastante “culón”, pero con una extraordinaria capacidad competitiva y un apabullante conocimiento del juego. El base del actual equipo de Boston, apenas rebasa los 20 años, tiene brazos kilométricos, poderosos hombros, es tremendamente rápido y su conocimiento del juego se reduce a intentar anotar constantemente y utilizar el bote sin saber muy bien para qué. Responde al nombre de Rajon Rondo y, seguramente, en un par de años será uno de los mejores bases de la liga. Anoche, todo evocaba recuerdos, pero todo era radicalmente distinto.

Sólo hubo un factor que me resultó gratamente familiar, el orgullo de un equipo campeón que supo revolverse ante una situación adversa y honrar a su historia con una demostración de carácter que apabulló por completo al equipo californiano. En el final del segundo cuarto y comienzo del tercero, la sensación era de un dominio absoluto de Los Ángeles Lakers. Bien es cierto que la distancia nunca fue excesiva pero su juego de pases y su paciencia para encontrar la mejor opción de tiro superaba a la precipitación del equipo local. Cuando Pierce anotó dos triples consecutivo después de su “lesión” el partido cambió radicalmente. De repente, los Celtics manejaron excelentemente el pase extra y los Lakers no encontraron la respuesta adecuada en el “Bryantsistema” que esta vez no sólo no resultó suficiente sino que pareció inadecuado dado lo bien que había jugado el equipo cuando había implicado a más jugadores.

Así quedan los Play-off de la NBA (I)

Jueves, 17 Abril 2008

Este próximo fin de semana darán comienzo los play offs de la NBA. Después de 82 partidos los 8 mejores equipos de cada conferencia intentarán alcanzar el título de Campeones del Mundo como les gusta decir a los americanos.

En la Conferencia Este todo parece encaminado hacia una final de conferencia entre Boston y Detroit. La presencia de otra franquicia entre los finalistas podría calificarse como de gran sorpresa ya que Cleveland Cavaliers no ha mostrado en toda la temporada el nivel de juego que les hizo alcanzar la final de la NBA la pasada temporada. Los “Cavs” de Lebron James se enfrentarán en primera ronda a Washington Wizards, en una eliminatoria donde parten como favoritos. La franquicia de Cleveland no ha respondido a las expectativas que se despertaron después de la llegada de Ben Wallace, Delonte West, Wally Szczerbiak y Joe Smith. El equipo sigue siendo sólido en defensa pero parece carecer de excesivas alternativas ofensivas.

En primera ronda de Play off, Boston debería superar sin problemas a una de las sorpresas agradables de la temporada, los Atlanta Hawks que han iniciado una reconstrucción interesante y que cuentan con jóvenes con grandes cualidades que les anticipan un buen futuro. Los Celtics han realizado una temporada regular soberbia que ha despertado una tremenda ilusión entre los aficionados de Boston y su nivel de juego se antoja imposible de alcanzar para Atlanta que intentará que jugadores como Horford, Childress o Smith puedan ampliar al máximo la experiencia de vivir partidos de play off.

Los Pistons de Detroit tampoco deberían tener muchos problemas en superar a Philadelphia, que ha realizado una segunda mitad de temporada fantástica, muy por encima de las previsiones de principio de temporada. Detroit, por su parte, está ante el reto de alcanzar el título de campeón de conferencia que se le ha escapado en las dos últimas temporadas y muchos de los pronósticos, que no comparto, en la prensa americana le dan como favorito por encima de los Boston Celtics. Detroit sigue siendo un equipo tremendamente sólido y desarrolla un juego colectivo envidiable pero, en ocasiones, echa en falta un punto de talento para alcanzar el nivel de los más grandes.

Por último, en mi opinión el duelo más igualado de la conferencia Este lo disputarán Orlando Magic y Toronto Raptors. A priori, los de Florida deberían hacer prevalecer el factor campo, pero su final de temporada deja bastantes dudas sobre su solvencia en las fases finales. Si Toronto recupera la capacidad defensiva de sus mejores momentos y Nesterovic rinde como en las últimas semanas, los canadienses pueden acceder a semifinales de conferencia. Será interesante observar a quién otorga la titularidad en el puesto de base Sam Mitchell, si a José Manuel Calderón o T.J Ford, en lo que parece serán sus últimos partidos como compañeros de equipo.

¿Qué equipo crees tú que ganará en la Conferencia Este? 

Creer o no creer en los Celtics

Jueves, 3 Abril 2008

Después de varias temporadas de transición, sin la idea de un proyecto sólido a la vista, los Boston Celtics conseguirán alzarse con el mejor  récord de la liga regular en la NBA y dispondrán de ventaja campo en todas las eliminatorias por la lucha por el título. La llegada de jugadores importantes en la competición como Kevin Garnett y Ray Allen y el crecimiento de jóvenes como Perkins, Davis y, en especial Rajon Rondo, (a buen seguro, en dos o tres años, uno de los mejores bases de la competición) han situado a la legendaria franquicia en una situación inmejorable para obtener su decimoséptimo anillo.

Bajo la dirección de Glen Rivers los Celtics han exhibido una solidaridad defensiva envidiable  y, sobre todo, se han mostrado tremendamente fiables en los partidos contra los mejores equipos de la competición, en muchos de ellos con la ausencia de Garnett. Además, los integrantes del “Big Three” formado por el propio Kevin Garnett, Ray Allen y Paul Pierce  han mostrado buena dosis de generosidad en beneficio del bien colectivo.

Sin embargo, ninguno de estos excelentes datos parecen suficientes para otorgar a los del estado de Massachusets el cartel de favoritos al título. Ni su entrenador, ni sus jugadores se libran de cierto aire de sospecha. Sobre su base titular, Rajon Rondo, la propia franquicia ha alimentado las dudas buscando durante la temporada un suplente de garantías hasta que encontraron la oportunidad de fichar a Sam Casell, un jugador en declive que suele dar un gran rendimiento en las rondas finales. Sobre sus tres rutilantes estrellas, Allen, Pierce y Garnett, las sospechas recaen sobre su irregularidad y, hasta ahora, escasa competitividad en los play offs, obviando la motivación que les puede suponer a cada uno de ellos encontrarse en una situación única para conseguir un título que ninguno de ellos posee.

Siempre que se habla del título de la NBA dirigimos nuestras miradas hacia alguno de los flamantes equipos del Oeste pero no se debería despreciar tan a la ligera el trabajo de los Boston Celtics en la liga regular. Quizás no tienen la solidez y experiencia de San Antonio, ni la exuberancia ofensiva de los Lakers,  pero han demostrado un factor diferencial de los equipos campeones, hambre por ganar un título.