Blogs

Archivo de la categoría ‘Savanovic’

Serbios sin alma

Viernes, 9 Septiembre 2011

Peco de injusticia en el titular por varios motivos. Primero, porque debería centrarme en hablar de España, del excepcional partido que ha realizado el equipo entrenado, hoy también, por Sergio Scariolo. Debería hablar de los detalles de nuestro equipo, de la mejora evidente de Ricky, de cómo su empuje “pica” a Calderón y éste saca orgullo en el comienzo del segundo tiempo. No debería olvidarme de aspectos relacionados con la rotación, de Felipe , queva ganando su espacio y de Ibaka, que tendrá que recuperar el suyo. También tiene toda la pinta de que me equivocaré en mis predicciones que hablaban de Sada como un jugador importante en este grupo y por último debería elogiar sin parar los buenos detalles defensivos de nuestro equipo limitando enormemente a un equipo con gran talento. España crece, sobre todo en defensa y ese es el mejor mensaje posible.

Pero como a uno le gusta mucho el baloncesto, mira con cierta decepción que uno de los presumibles partidos más interesantes del campeonato se venga abajo porque esta generación de Serbia olvide que las características que han escrito su brillante historia han sido el talento y el orgullo. Si hablamos de talento, esta selección Serbia está a la altura de sus predecesoras, sus jugadores son pequeños manuales de técnica individual. En especial, Teodosic, brillante en ataque y pasota en defensa. El futuro base de CSKA representa lo bueno y lo malo del grupo. Capaz de realizar un baloncesto excelente y de mostrar una soberbia inaudita para alguien con no demasiados logros hasta el momento.

Pero lo más decepcionante de Serbia ha sido el hecho de que ha renunciado realmente al hecho de medirse a España. Su empeño ha durado cinco minutos, vista la superioridad inicial de los nuestros,  los balcánicos han mirado para otro lado (Turquía) y han exhibido momentos de forma desaprovechados (Savanovic) talento exagerado (Bjeliça) e ideas oxidadas (Ivkovic).

Como sigo considerando el talento y las condiciones físicas los elementos más diferenciadores de este juego, no cometeré el error de enterrar a Serbia, de momento, lo que me deja su campeonato es la sensación de que no he visto a esta selección nunca defender tan mal. Se lo ha jugado todo a la carta de ganar a Turquía, veremos como le sale.

Espléndida Serbia

Mircoles, 8 Septiembre 2010

Minutos después de acabar el partido de cuartos de final del Mundial de Turquía que ha dejado a España fuera de la lucha por las medallas conviene aparcar análisis más generales (que llegarán) y dedicar unos momentos a pensar y saborear este espléndido partido de baloncesto entre dos grandísimas selecciones. Es duro que el actual Campeón del Mundo se quede lejos de repetir éxito, pero este hecho no debe evitar reconocer el sensacional partido de una Serbia que ha dignificado como no había hecho en mucho tiempo la brillante historia de su baloncesto.

El Tablero. En la partida de ajedrez Ivkovic-Scariolo, el técnico balcánico empezó tomando la iniciativa dando una lección de como ocupar los espacios en ataques. Serbia hizo el campo de ataque muy grande aprovechando la versatilidad de sus jugadores y España sufrió para defender tanto espacio. No nos han hecho daño jugadores muy creativos con el balón en las manos, sino aquellos que han tenido la virtud de ocupar el mejor espacio en cada momento. La mayoría de los lanzamientos balcánicos vinieron de ventajas generadas jugando de cara al aro. Los dos mejores tiros defendidos fueron los dos últimos, también anotados por Keselj y Teodosic. En defensa, Ivkovic recurrió por momentos a una zona de ajustes que condicionó el ritmo de España y anuló la conexión con Marc Gasol en el juego interior.

Inconsistencia y Ritmo. España ha jugado un buen partido, conviene recordarlo para los mensajes apocalípticos que se nos avecinan, pero ha sido un equipo inconstante y poco sólido. La inconsistencia ha sido la nota dominante durante todo el campeonato, al equipo le ha costado tener un buen rendimiento continuado en los partidos, probablemente debido más a desconexiones mentales que a factores tácticos. Por otra parte, España tampoco hoy ha encontrado el ritmo adecuado a sus intereses, quizás sorprendida por el descaro con el que Serbia ha afrontado el partido, una imagen muy alejada de la especulativa selección que nos imaginábamos.

El dilema de la última falta. Cuando te anotan un triple desde más de 8 metros para ganar el partido hay que dar todo el mérito al ataque. La posibilidad de tener la última posesión para empatar o ganar el partido se esfumó una vez se dejaron transcurrir demasiados segundos a Teodosic con el balón en las manos. Si no se hizo cuando restaban 10, 12 segundos la opción de defender era la correcta y un tiro tan lejano parece una buena respuesta de la defensa. Con el quinteto serbio la opción más factible hubiera sido una falta a Velickovic cuando inició la acción de bloqueo sobre Teodosic pero insisto, parece poco reprochable la última defensa de España una vez que se decidió no hacer falta.

El “Tres” y el “Cuatro”. Serbia nos ha machacado en los puestos de “tres” y “cuatro”. Entre Bjelica, Keselj, Velickovic y Savanovic han anotado más de 60 puntos. El dato es lo suficientemente contundente para que nos planteemos una reflexión de cómo vamos a ocupar esos puestos en el futuro y cómo lo hemos hecho en el presente. La exhuberancia de Rudy y Navarro han eclipsado la necesidad de ir encontrando alternativas válidas al eterno Carlos Jiménez. La gran actuación de Jorge Garbajosa en este Mundial sirve para tapar la boca a todos aquellos que cuestionaban su posición de indiscutible en el grupo. El problema es que bajo el colchón que te dan las medallas, quizás la Federación tendría que haber planificado dando algo más de espacio a jugadores que en un plazo medio de tiempo se antojan imprescindibles para el equipo nacional. En este sentido, jugadores como Suárez o Claver (que es como si no hubiera ido) están perdiendo la oportunidad de acumular experiencia al abrigo de sus laureados  compañeros. Hay veces que no conseguir un medalla se ve compensado con el paso del tiempo por las vivencias que ofreces a determinados proyectos.

España ha perdido haciendo un buen partido ante un rival que ha sido mejor y que ha jugado cerca de su máximo nivel. No hay más. Queda acabar de la manera más digna posible y aprovechar la derrota para dejar a un lado el autobombo, las giras a medida y pensar seriamente cómo queremos que se realice la tan manida “transición”.