Blogs

Archivo de la categoría ‘Valencia Basket’

Gestas y Gestos

Viernes, 13 Junio 2014

La coincidencia con las Finales de la NBA (qué maravilla los Spurs) y el habitual poco tacto en la difusión y promoción del producto, no deben hacernos caer en la injusticia de no valorar en su justa medida las semifinales de la Liga Endesa. Los dos emparejamientos han tenido (y lo que queda) momentos muy interesantes, propuestas tácticas brillantes, acciones de gran talento y, por encima de todo, un grado de competitividad muy gratificante.

La Final Four a cuestas. Tengo la sensación de que Real Madrid y Barcelona no han borrado de sus cabezas las heridas que dejó la Final Four de Milán. Vaya por delante que los blancos ya están clasificados para la Final, que su serie contra Unicaja ha sido muy exigente y que se presentan como máximos favoritos al título sea cual sea el rival. Dicho esto, la sensación que queda es que el equipo tiene menos confianza en aquellos aspectos del juego en los que había mostrado un salto cualitativo la presente temporada, su trabajo defensivo y el rebote. Este Real Madrid recuerda mucho más al de la primera temporada de Pablo Laso que al de los primeros meses del presente curso. Aquel Real Madrid ya era un gran equipo pero era mucho más vulnerable e inestable que el conjunto que nos ha maravillado durante muchos meses.

La semifinal Real Madrid-Unicaja ha tenido momentos extraordinarios propiciados por la valiente propuesta de Joan Plaza. El técnico catalán acostumbraba a plantear los partidos frente al Real Madrid llevando el partido a un ritmo lento, de posesiones largas que intentaba evitar que los blancos entrarán en “combustión”. La novedad de esta serie ha venido porque Unicaja ha jugado asumiendo muchos riesgos, con un ritmo altísimo de juego y trabajando distintos tipos de defensas con el fin de hacer pensar más de la cuenta al conjunto de Pablo Laso (cuántas pistas ha dado Maccabi). Lo cierto es que el tres a uno final con el que ha resuelto la eliminatoria el Real Madrid suena demasiado contundente para lo igualada que ha estado una serie que debe significar el primer paso de un proyecto que tiene buena pinta como es el malagueño dirigido por Joan Plaza.

Si bajamos al terreno de los nombres, la semifinal ha vuelto a poner en cuestión el momento de forma y, sobre todo, de confianza de Mirotic y la maravillosa longevidad de Felipe Reyes. Por Unicaja, además de la madurez de Jayson Granger me quedo con la aportación de dos jugadores que han mostrado sus condiciones en un momento de máxima trascendencia. Fran Vázquez ha dominado a todos sus rivales del Real Madrid y ha tenido una enorme influencia en que su equipo compitiera cada segundo de los partidos. Carlos Suárez es una gran noticia para Unicaja y para el baloncesto español en general. Durante todo el año ha sido probablemente el jugador más utilizado por Joan Plaza y eso es suficiente aval para ilustrar la importancia de su trabajo en defensa y rebote, la mayor confianza en su lanzamiento exterior, su estabilidad para limitar sus errores y su versatilidad para  generar ventajas desde la posición de “cuatro”.

Fe, trabajo y el aliento del rival. Que Valencia haya llevado su eliminatoria frente al Barcelona a un quinto partido es una gesta extraordinaria, digna de un grupo de jugadores y técnicos que se merecen cualquier premio que les llegue. El equipo ha llegado justo físicamente, con muchos problemas de lesiones y cierta falta de fluidez en su juego. La semifinal pintaba a que iba a terminarse en tres partidos pero Valencia decidió dignificar su temporada y no dejarse ir cuando tenía todo perdido. A partir de ese momento, el Barcelona puso también mucho de su parte. Algo parece haberse roto en Barcelona y tiene pinta de que en el quinto partido en La Fonteta se jugará algo más que la clasificación para la Final. El equipo transmite dudas y ya ni siquiera puede agarrarse a la pareja Huertas-Tomic. Navarro lo intenta pero está muy penalizado por lo obligado que está en defensa con los  exteriores valencianos. Demasiados jugadores  azulgranas aparecen con una interrogación debajo de su número por lo incierto de cual puede ser su rendimiento, o alguien da un paso adelante o Valencia no desaprovechará la oportunidad que tan brillantemente ha conseguido para ganar la serie ante su público.

Valencia Basket y punto.

Jueves, 8 Mayo 2014

El triunfo de Valencia Basket en la Eurocup es un éxito indiscutible que consolida varias ideas que viene apuntando el club valenciano desde hace bastante tiempo. Sirvan estas líneas para homenajear a un equipo que ha ofrecido momentos de baloncesto impresionantes y del que aún cabe esperar lo mejor en el tramo final de la Liga Endesa. Muy pocos conjuntos europeos han llegado al nivel de juego mostrado por el Valencia en los dos encuentros  de la Final.

Equipo. Doellman es su jugador más determinante pero Valencia Basket es un equipo que marca diferencias por la cantidad de jugadores capaces de dar un paso adelante cuando el grupo más lo necesita.

- Agilidad. El equipo valenciano ha demostrado capacidad para adaptarse a las distintas adversidades y circunstancias que han rodeado su temporada. Tanto dentro como fuera del campo han estado vivos para mantener un grupo competitivo que les está haciendo vivir una temporada fantástica.

Intensidad. Es el factor que más identifica su juego, los valencianos son un equipo dinámico que no especula a la hora de trabajar y que juega a un ritmo muy alto tanto en ataque como en defensa. Sin duda es un equipo que combina buenos resultados con una idea de juego atractiva que fideliza a su afición y provoca admiración y respecto en los seguidores de otros equipos.

Ambición. Otro aspecto diferencial que define el éxito del conjunto dirigido por Velimir Perasovic. Nadie mantiene un nivel tan alto durante tantos meses si no hay detrás un grupo de jugadores y técnicos con la determinación de ser mejores cada día.

Tiradores. Estamos ante uno de los equipos europeos con mayor número de jugadores capaces de anotar desde larga distancia. Sin duda, es una de las señas de identidad de un colectivo equilibrado pero que obliga a los rivales a defender espacios muy amplios.

- Proyecto. La apuesta decidida por Perasovic en momentos no tan gratificantes como el actual ha tenido su premio. Valencia ha encontrado su director y eso lo perciben sus jugadores que tienen muy presente que el capitán de la nave tiene un respaldo amplio.

Euroliga. Igual que el tema de las licencias es más que discutible, que el campeón de la Eurocup se gane su participación en la Euroliga es un factor determinante que aumenta el interés por esta competición. La Eurocup  no goza, obviamente, del prestigio de la Euroliga pero su ganador tiene un mérito enorme, más aún, como ha sido el caso de Valencia, si ha sido capaz de hacerla compatible con un extraordinario rendimiento en la ACB.

- Rafa Martínez. No conozco al jugador de Valencia Basket, pero es de los tipos que apetece que le pasen cosas buenas. Su carrera es un ejemplo de superación, adaptación y evolución. Verle levantar trofeos es un acto de justicia.

A Valencia lo que es de Valencia

Jueves, 6 Marzo 2014

Si hubiera que escoger un partido para definir las características del Valencia Basket, bien valdría el disputado contra el Khimki ruso. La última demostración de autoridad del equipo valenciano ha sido un perfecto resumen de todo lo bueno que viene demostrando desde principio de una temporada no exenta de múltiples problemas en forma de lesiones.

La rebeldía de Valencia Basket no es sólo una pose sino que se manifiesta plenamente en su propuesta. Los registros de su juego vienen delimitados por una intensidad y actividad extraordinaria que huye de la especulación. No hay espacios muertos para Valencia que trabaja en defensa en toda la pista e intenta generar ventajas desde el mismo momento que tiene el balón en su poder. El conjunto valenciano vive de una confianza extraordinaria y de una gran generosidad colectiva que señala al que osa “racanear”.

Me gusta de Valencia Basket el sentido colectivo de su juego y su paciencia para encontrar buenas soluciones avalada por contar con una amplísima (quizás la mayor en nuestra Liga) colección de jugadores capaz de anotar desde larga distancia, y es que visto que cada vez se utiliza más a los jugadores interiores  como generadores de espacios que como anotadores, contar con muchos hombres capaces de anotar de tres puntos marca las diferencias.

El primer paso para esta brillante trayectoria de Valencia se dio cuando se reforzó la confianza de su técnico a pesar de caer en los Play Offs de la pasada Liga Endesa. Esa confianza, en forma de renovación, que es como se demuestra, ha sido reforzada recientemente y apunta a la idea de consolidar un proyecto serio que tiene toda la pinta de que acabará en la Euroliga (chapuza de licencias mediante).

Pienso en terminar este modesto homenaje hablando de algunos nombres propios, pero entonces debería hablar de casi todo el equipo, porque la temporada está dando para que muchos de sus jugadores tengan su espacio para lucir. Empezó tirando del carro Doellman, tácticamente un jugador capital para el equipo, mientras que Rafa Martínez empezó  algo más flojo para alcanzar un rendimiento óptimo en el último mes. Pau Ribas es fundamental en ambos lados de la pista y Lafayette ha sabido encajar su verso libre en un equipo con gran espíritu colectivo. Junto a ellos emerge el joven Dubljevic que no habría podido encontrar mejor entorno para crecer como jugador.

Está por ver si la exigencia física que obliga la manera de jugar de Valencia le penaliza más adelante, pero es justo reconocer todo lo bueno que está aportando este equipo en las competiciones que está disputando y no sólo por sus resultados sino por el convencimiento, la generosidad y el descaro que muestra en sus partidos. Más como Valencia Basket, por favor.