Blogs

Entradas con etiqueta ‘Abrines’

Scariolo y los retos pendientes

Viernes, 8 Mayo 2015

Bueno, pues ya tenemos seleccionador. Sergio Scariolo será el encargado de dirigir al combinado español en su camino para disputar los Juegos Olímpicos a través, esperemos, del próximo Europeo que se celebrará este verano. La elección del técnico italiano no puede considerarse una sorpresa a tenor de las particularísimas limitaciones que rodean a la designación del seleccionador. Por tanto, la pregunta que nos debemos hacer, ya que el abanico de candidatos estaba restringido, es si Scariolo era la mejor opción posible de las disponibles y la respuesta es que hay argumentos bastante sólidos para pensar que, por lo menos, era tan buena como otras que se pudieran presentar.

La Federación Española de  Baloncesto ha optado por un  técnico que demostró entender a un grupo peculiar y supo sacar, en muchas ocasiones, un gran rendimiento a todo el potencial del que disponía. La delicada situación que se originó tras el fiasco del último Mundial obligaba a una reflexión respecto a cómo afrontar los siguientes pasos. Una alternativa era apostar por una cara nueva, alejada para lo bueno y para lo malo de la inercia de la FEB y que pudiera aportar nuevas ideas y revitalizar a un grupo cuyo núcleo duro cuenta  con muchos partidos internacionales a sus espaldas. Particularmente, esta idea me parecía atractiva. Esta opción se limitó desde el momento en que no ha existido ninguna voluntad por parte de nadie de cambiar la norma que impide a técnicos de la Liga Endesa que puedan ejercer su labor como seleccionadores (aunque en otras ocasiones, cuando interesó de verdad, se buscaron “recursos” para burlar la ley).

Por tanto, el pasado de Scariolo al frente de la selección y el aval de los jugadores parecen motivos suficientes para no calificar como ninguna locura su elección. A partir de aquí, a pesar del potencial de los nuestros, cabe pensar que la tarea del nuevo técnico no será sencilla con muchos retos por resolver.

Dos almas. La sensación que ha dado el equipo en las últimas citas ha sido de cierta inconsistencia en momentos trascendentales y de que la abundancia de recursos ha sido en muchas ocasiones una debilidad más que una virtud. Scariolo tiene el reto de conjugar un determinado estilo de juego que lidera el Real Madrid con el extraordinario juego interior que puede presentar España. Las características de los Llull, Rodríguez y Rudy Fernández hace pensar que esta selección tiene capacidad para ejecutar un juego más dinámico y agresivo. Esta opción debe compensarse con la capacidad e influencia en el juego de los hermanos Gasol, auténticos faros de este grupo.

¿Quién y cómo?. Resuelto el interrogante del capitán,  queda resolver el dilema de los tripulantes. Parece que la presencia de Scariolo y el reto de obtener un pasaporte para los Juegos Olímpicos ayudará a que los hermanos Gasol, Navarro, Reyes y compañía puedan prolongar su compromiso con España. Descartado, o casi, Ricky Rubio y con muchas dudas, Calderón, el dilema Ibaka-Mirotic parece resolverse en favor del segundo por los problemas físicos de Ibaka y porque Mirotic es un jugador con unas características a las que Scariolo ha sabido sacar partido habitualmente. Si se confirma su presencia, España contará con un “cuatro” que habilite espacios a los hermanos Gasol y que amenace desde posiciones exteriores aunque perderá la capacidad intimidatoria de Ibaka. Indudablemente, la primera presencia de Mirotic con la selección absoluta generaría una gran expectación.

La transición pendiente. Es evidente que se ha echado de menos en los últimos campeonatos algún paso adelante de “nuevos” jugadores. Estamos sin duda ante una asignatura pendiente que se debe resolver en este ciclo. Una cosa es que no debamos de jubilar antes de tiempo a tipos que están rayando a un nivel excepcional y otra que no aparezcan jugadores que puedan asentarse en un rol sólido en el grupo. Scariolo deberá empezar a resolver si jugadores como Llull (en otro rol), Claver, Suárez, Pau Ribas, Abrines, Dani Díez o Guillermo Hernangómez están listos para empezar a ser jugadores útiles en este equipo y, amparados en el paraguas de los Gasol, Rodríguez, Rudy, Navarro y compañía, acumular experiencias para liderar a España en el futuro. Hace falta que España (y me refiero al equipo y todo lo que le rodea) abra sus ventanas y deje entrar nuevos aires y nuevas ilusiones que se llenen de la confianza del grupo y que le quiten un pelín de soberbia.

El quinteto de Laso

Lunes, 29 Septiembre 2014

Tenía mucha curiosidad por ver cómo se manejaba Pablo Laso en sus primeros partidos oficiales después de la Final de la Liga Endesa y de varias semanas dónde su figura fue cuestionada y ninguneada desde su propio club.

Poco tenía que ganar en esta Súpercopa el técnico madridista al que sólo se le ve a medir en los grandes trofeos (y eso que antes de su llegada el Real Madrid no había ganado esta competición), pero la solvencia demostrada especialmente en la final contra el Barcelona es un buen punto de partida en la temporada y un recordatorio a los desmemoriados de que con él al frente, el equipo ha competido hasta el final prácticamente todos los títulos en juego.

Me pregunto también si el quinteto presentado por Pablo Laso en la final contra el Barcelona significa una especie de reconocimiento y un punto de partida para romper con esa rigidez mostrada la pasada temporada donde era fácil adivinar no sólo el quinteto inicial del equipo sino hasta las rotaciones que se iban a emplear. Es absolutamente necesario que los jugadores reconozcan sus roles y tengan claro lo que se espera de ellos, pero la inmovilidad conduce peligrosamente a la rutina, a la relajación y a convertir al equipo en algo más previsible. El tiempo dirá si esa apuesta por Llull- Carroll-Rudy Fernández-Ayón y Mejri  será el quinteto base del equipo en la parte inicial de la temporada  o fue una elección circunstancial (como creo) para intentar emparejar a Ayón con Doellman, gastar con Mejri las primeras faltas contra Tomic e intentar meter a Jayce Carroll en dinámica del partido desde el comienzo.

Lo cierto es que la apuesta de Laso tuvo un resultado espléndido porque logró dominar el encuentro desde la defensa y el rebote y la renta alcanzada en los primeros minutos fue decisiva para el resultado final. Destacó por encima de todos un acertadísimo Sergi Llull, sobre el que Laso no ha modificado su planteamiento de que la mayoría de los minutos los juegue en la posición de base. Por encima de todo, el Real Madrid dio la sensación de ser un equipo con un potencial enorme que tendrá su principal enemigo en cómo manejan sus egos todos los jugadores (muchos de ellos necesitan demasiado tiempo el balón en las manos). Especialmente en la semifinal contra Valencia hubo varios tiros que sonaron a aquello de “ahora me toca a mí que llevo varios ataques sin olerla”.

El Barcelona se vio superado por la intensidad del Real Madrid y no logró engancharse al partido en ningún momento. Me detengo en la figura de Alex Abrines, absolutamente consolidado como jugador importante en su equipo. Abrines tiene personalidad y ofrece un buen rendimiento en defensa apoyado en sus buenas piernas pero en ataque se está especializando demasiado en el lanzamiento de tres puntos. El jugador balear tiene condiciones para ser algo más que un buen tirador. Puede poner el balón en el suelo, ayudar en el rebote y ser más vertical para conseguir acudir más veces a la línea de tiros libres. Limitarse exclusivamente a tirar le reducirá como jugador, seguro que es capaz de corregirlo.

Los bases. En los partidos que enfrentan a Real Madrid y Barcelona hay una gran relación entre el rendimiento de los bases y el resultado final. Sólo cuando Marcelinho Huertas ha estado a un nivel excepcional el equipo de Xavi Pascual se ha impuesto a los blancos. El refuerzo de Satoransky permite al Barça mayor descanso para Huertas y contar con mayor capacidad física en el puesto de base. El jugador checo es un fichaje excepcional pero aun no tiene la experiencia del brasileño en este tipo de encuentros. Sus primeros minutos mostraron un jugador contenido, con demasiado miedo a fallar e incapaz de generar muchos problemas al elemento defensivo más débil del Real Madrid, Jaycee Carroll.

Preguntas o respuestas

Viernes, 26 Septiembre 2014

La nueva edición de la Supercopa que comienza hoy en Vitoria dará luz y algo de certidumbre a las especulaciones que ofrece la formación de los equipos. En Vitoria obtendremos únicamente pistas de lo que puede ser el potencial de los cuatro equipos que participan pero también se nos presentarán las primeras incógnitas a resolver por Barcelona, Real Madrid, Valencia y Baskonia.

La plantilla del Barcelona genera pocas dudas. Satoransky, Doellman y Pleiss son tres jugadores muy consolidados en la Liga Endesa mientras que Deshaun Thomas no tendrá difícil igualar la sobrevalorada participación de Papanikolau. Me parece interesante prestar atención a cómo se adapta Huertas a tener menos minutos en pista (se supone que Satoransky tendrá más presencia que Sada/Pullen), observar la evolución de Abrines y Hezonja y comprobar cómo encaja una pareja de tanto talento como Doellman y Tomic. Espero un buen nivel del Barcelona pero con muchos aspectos por ajustar sobre todo en defensa.

El Real Madrid es un interrogante andante, no tanto por su plantilla, de indudable calidad, sino por las dudas que se han generado en la sección después de las derrotas en las Finales de la Euroliga y liga Endesa de hace unos meses. Desde entonces, Laso ha estado con un pie fuera, han fulminado a sus ayudantes y le han rodeado de técnicos que conocen la casa (y el puesto de primer entrenador en la ACB). No parecen las mejores condiciones para encabezar un proyecto pero tampoco se puede dudar de que el equipo será capaz de realizar un gran baloncesto. Quizás en Vitoria encontremos las primeras respuestas a cómo afecta a la rotación interior y al plan de juego la llegada de Ayón, si Campazzo va a tener el papel testimonial de Draper o si Sergio Rodríguez va a perpetuarse en la rotación como jugador de segundo y cuarto periodo.

Asumiendo que por presupuesto y potencial Barcelona y Real Madrid son los grandes favoritos, tengo la sensación (y esperanza) de que Valencia, Unicaja y, sobre todo, Baskonia den un paso adelante respecto a sus prestaciones del curso pasado. Laboral Kutxa Baskonia presenta varias incorporaciones que hacen pensar que precisará cierto tiempo para formar un equipo. En un principio, el proyecto parece ilusionante pero dependerá bastante del rendimiento que ofrezcan sus bases. Perkins parece un suplente bastante apañado mientras que Heurtel deberá aprovechar la inercia de confianza que le ha dejado el campeonato del Mundo para desprenderse de una vez por todas de esa percepción de jugador con tendencia a la dispersión y a la errática toma de decisiones. Apetece ver a Baskonia, la verdad y sería bueno para el baloncesto que después de esta Supercopa apetezca mucho más.

Valencia Basket se ha movido en el mercado buscando mantener la idea de juego que tan buenos resultados le ha dado. Pequeños creativos con capacidad de generarse sus puntos por sí solos e interiores versátiles y móviles. Ilusiona ver la evolución y el espacio en el equipo de Guillem Vives y comprobar como se adaptan Buycks y Luke Harangody, probablemente dos de los jugadores que marcarán el nivel del equipo durante la temporada. La semifinal que les enfrentará al Real Madrid  mostrará a un equipo poco dado a la especulación, trabajando en toda la pista y con muchos jugadores capaces de anotar desde larga distancia. A priori, sólo a priori, puede ser el equipo que esté más cerca de su mejor nivel a estas alturas de la temporada.

Generosidad, Prudencia y Memoria

Martes, 29 Julio 2014

Si tuviera que elegir dos aspectos que determinarán el resultado de España en el Campeonato del Mundo que se jugará en nuestro país, sin duda, señalaría la generosidad y la prudencia.

Estamos, probablemente, ante el mejor combinado de siempre de España y ante una oportunidad histórica de ser campeones del Mundo en nuestro país pero, ni siquiera estos hechos garantizan el éxito porque en un momento determinado el margen de error será mínimo y porque España, sí, también España, deberá resolver ciertas incógnitas a la hora de encajar su plantilla y de luchar sobre determinados síntomas recientes (Campeonato de Europa del pasado verano) y ya algo más lejanos, pero que pueden volver a aparecer como en el Campeonato de Europa de 2007 como anfitriones donde el equipo se mostró algo más rígido y nervioso que en otros eventos.

Este grupo ha dado muestras sobradas de capacidad de adaptación durante toda su trayectoria. En esta cita, como anfitriones, deberán luchar contra cierta ansiedad que se sabrá manejar si los jugadores, sobre los que poco cabe dudar en este sentido, saben adaptarse al espacio asignado por el seleccionador, Juan Antonio Orenga. Por ejemplo, la presencia de Juan Carlos Navarro no hará tan fácil la convivencia de Rubio, Rodríguez y Calderón. Seguramente Calderón sea utilizado en la posición de escolta y también Navarro deberá acostumbrarse a ser productivo con menos tiempo en cancha del que acostumbraba en el equipo nacional. Los bases, sin embargo, tendrán un motivo de alegría con la presencia de Pau Gasol y Serge Ibaka que sabrán beneficiarse de su  capacidad en el juego de “pick and roll”. En muchas ocasiones España se construirá desde “dentro hacia fuera” por lo que los jugadores exteriores deberán ser pacientes para esperar su momento ante la atención que generarán los hermanos Gasol. Como siempre, la cuota de generosidad de cada jugador en beneficio del rendimiento colectivo será el aspecto más decisivo en el camino al éxito. Si todos pretender tener su rol habitual, el juego caerá en el desorden y España será un equipo más accesible.

Además de la indudable calidad e impacto que supone el regreso de los Pau Gasol, Navarro, Ibaka y Reyes, su “incorporación” ayudará a establecer unos roles  que en el pasado Campeonato de Europa se echaron en falta en determinados momentos. Es evidente que jugadores como Claver y LLull verán reducida su presencia en cancha respecto al verano de 2013,  y que Abrines afrontará esta cita como el primer paso de su largo camino en la selección pero que, a priori, no tendrá un papel principal. Felipe Reyes e Ibaka son ideales porque saben producir sin necesitar una excesiva continuidad en pista y , probablemente, hasta bien avanzado el campeonato no sepamos cual de los bases es el que se descuelga en la rotación de Orenga.

Mientras tanto, me subo al carro de la ilusión y busco arrimarme al de la prudencia, necesaria y conveniente para manejar tan altas expectativas. Es cierto que España aparece como el equipo menos debilitado por las ausencias de los considerados como favoritos pero han cambiado algunas cosas desde que este equipo se juntó en su totalidad. Hay algún kilómetro más en las piernas, alguna lesión por el medio y antiguos meritorios o descartes que se han ganado el derecho a que se les mire desde otra perspectiva.

Desastre en tres fases

Viernes, 16 Mayo 2014

No hay equipo que merezca más un reconocimiento tan unánime que el Real Madrid. Un equipo de época que está ante una oportunidad histórica de coronar su obra con el título más prestigioso. El equipo de Pablo Laso ha realizado una semifinal extraordinaria con un nivel de acierto tremendo y una actividad defensiva admirable. No recuerdo un equipo tan divertido de ver jugar y que haya ofrecido momentos tan continuados de buen baloncesto como estos chicos en los últimos tres años.

Dicho todo esto, la abultada victoria del Real Madrid  también debe explicarse desde el decepcionante rendimiento de un Barcelona, ajeno a la trascendencia del partido y que ha carecido del entusiasmo, emotividad y orgullo necesario para defender su prestigio delante de toda Europa. En absoluto sorprende la victoria del Real Madrid pero sí la triste actuación azulgrana, quizás en su peor actuación en varios años.

Dejar de pensar. El Barcelona no ha aprovechado la inercia positiva del comienzo del partido y ha reaccionado con poca energía a la entrada en campo de Sergio Rodríguez. Xavi Pascual apostó por Sada para defender al canario pero quizás persistió en su empeño demasiado tiempo. Los minutos suficientes para que los blancos se enchufaran y tuvieran la sensación de estar jugando demasiado cómodos. Cuesta encontrar explicación a este nivel tan bajo concentración del Barça.

Dejar de jugar. Desde el segundo cuarto,  el Barcelona no ha encontrado ningún plan al que agarrarse. La conexión Huertas-Tomic se ha visto limitada por la buena decisión de Laso de enturbiar al base brasileño con el disciplinado Darden. Aun así, poco que decir de estos dos jugadores, muy solos en su intento de agarrar a su equipo al partido. Superados por los blancos, los jugadores de Xavi Pascual se han dejado llevar y cada segundo del encuentro ha dejado en evidencia lo peor de cada jugador. Papanikolau y Nachbar han lucido su limitada capacidad competitiva, Tomic su indolencia defensiva, Abrines sus nervios y Pullen el peso de no anotar sus primeros lanzamientos. Hago un aparte con Lorbek, ex jugador diferencial y una rémora para el máximo nivel actualmente. Lo sabe muy bien el Real Madrid que ha encontrado, desde hace tiempo, en la pareja Mirotic-Reyes su máximo filón contra el Barça.

Dejar de luchar. Las semifinales de la Final Four han dejado dos ejemplos bien distintos de cómo afrontar un partido en desventaja. Maccabi ha superado a CSKA desde el corazón, la fe y una solidaridad admirable. El Barcelona se ha diluido demasiado pronto. Los jugadores, cansados de mirarse en busca de un líder, han arrojado la toalla a la vez que la pasión. En este contexto, el Real Madrid ha interpretado de manera perfecta la debilidad de su presa agarrados a la clarividencia del mejor de base de Europa, Sergio Rodríguez, por supuesto y a la disciplina con la que todos los jugadores representan su papel. Sí, así, es, la “anarquía” del Real Madrid sólo es posible por la solidaridad, el altruismo y la disciplina de todos sus jugadores.

Más del Barça y de Pascual

Domingo, 3 Noviembre 2013

Por aquí y por allá, en papel y digital, el juego del Barcelona ocupa buena parte de los debates en torno a nuestro deporte en estos días. Es verdad, el equipo no ha arrancado bien, marcha invicto en la ACB de la misma manera que podía llevar más de una derrota y en Europa, el modesto Nanterre ha destrozado ese aura de imbatibilidad del Palau.

Dicho esto, la intensidad de algunas críticas también permiten pensar que se lleva tiempo “esperando” al entrenador del Barcelona, protegido hasta ahora por el peso de sus títulos, pero más vulnerable por la arrolladora puesta en escena del Real Madrid de Laso, cuyo juego merece un respaldo unánime pero que también cuenta con la ventaja añadida de mantener la misma estructura desde hace más tiempo.

Curiosamente, Xavi Pascual ha concedido varias entrevistas en los últimos tiempos lo que, lejos de haberle ayudado, parece incluso que le ha desprotegido algo más. Algo injusto bajo mi punto de vista porque apetece conocer algo más de un entrenador excepcional que colocó al Barcelona como referencia del baloncesto europeo y con el que comparto su opinión de que se le ha estigmatizado demasiado en cuanto a su propuesta de baloncesto. Da la sensación de que Pascual buscaba explicarse, acercarse algo más a los aficionados de los que quizás se había mantenido algo distante y que sus argumentos han reafirmado mucho más a sus críticos que a sus desaparecidos (ya volverán) seguidores. Y que conste que puedo entender esta reacción porque a veces se transmite cierto aire de justificación y poca autocrítica en las palabras del técnico del Barcelona. 

La realidad es que el Barça actual necesita tiempo para ajustar muchas piezas de calidad pero no tengo ninguna duda de que disputará todos los títulos en los que compita, como es su obligación. Se olvida con demasiada frecuencia que el equipo ha realizado varias incorporaciones y que está inmerso en un proceso de reconstrucción y renovación muy personificado por ejemplo en esa transición silenciosa entre Navarro y Abrines, por el que Pascual está apostando mucho en este inicio de temporada.

Hay un debe que sí se puede achacar al técnico azulgrana y es su falta de una apuesta decidida por unas rotaciones determinadas que ayuden a encajar las nuevas piezas y que permitan un mayor grado de confianza a determinados jugadores que, por su historial, necesitan sentirse importantes para poder explotar sus cualidades. Quién sabe, quizás esas críticas externas a las que Pascual se esfuerza en dar respuesta han generado muchas dudas en el técnico del Barça. Ya sabéis, dudar es bueno pero transmitirlo no tanto. Pienso, por ejemplo, en si superará su ostracismo Pullen, un jugador que podía encajar como revulsivo capaz de dar un aire nuevo desde el banquillo que rompiera ese aire previsible que a veces rodea el juego del equipo catalán. Pero, sobre todo, centro el foco en dos jugadores de una calidad incuestionable que parece que van perdiendo peso en la rotación del Barcelona como Lampe y Nachbar. He aquí dos ejemplos del reto al que se enfrenta Pascual esta temporada, ser capaz de obtener lo mejor de dos verdaderos talentos muy necesitados de encontrar confianza cuando miran al banquillo. Su trayectoria nos obliga a pensar que si lo que reciben es dudas e irritación sus cualidades se difuminarán pero eso ya lo sabía el Barcelona cuando los fichó, supongo.

“Clásicos”

Lunes, 14 Octubre 2013

Interesante primera jornada de la Liga Endesa. Buenas propuestas de juego, apariciones estelares, oportunidades para jugadores jóvenes y algunas situaciones que empiezan a ser recurrentes y merecen destacarse de manera positiva.

- Gran Canaria y Zaragoza. Sus dos primeros partidos tienen un aire reivindicativo que demuestran la ambición de ambos clubes de mantener su bien ganado status. Herbalife Gran Canaria venció en Vitoria presentando a Hansbrough (un clásico aquello del nuevo americano de Gran Canaria que seguro impactará en la competición ) y confirmando el acierto del fichaje de Nacho Martín, empeñado en reafirmarse como uno de los mejores “cuatros” de la competición. Cai Zaragoza se aprovechó de la demostrada endeblez defensiva de Bilbao Basket. No deben preocuparse mucho en Bilbao porque el juego interior maño tiene pinta de que va a ser un dolor de cabeza para muchos equipos de liga Endesa.

- El primer partido contra un “Ex”. Otro de los clásicos es que el primer partido de un jugador contra su anterior equipo sea una exhibición en toda regla. Estudiantes empezó sin tensión su partido contra Unicaja y eso es demasiada ventaja frente a un equipo del potencial del andaluz. Jayson Granger fue el mejor del equipo dirigido por Joan Plaza que seguro sabe valorar la intensidad defensiva y capacidad física del uruguayo al que sólo le falta ser más consistente en su lanzamiento exterior para ser uno de los bases de referencia en la ACB. En Estudiantes destacó otro “clásico”, Andrés Miso, camino de engrosar la lista de los que empiezan como temporeros y acaban como imprescindibles.

- El partido del Palau entre Barcelona y Valencia dejó varios detalles a destacar. El primero, las enormes posibilidades de la plantilla del Barcelona, aún sin ajustar.  Será interesante ver cómo conjuga Xavi Pascual los minutos necesarios para el despegue de Abrines con la aportación infinita de Navarro. En Valencia merece nombrarse a Justin Doellman, probablemente el mejor “cuatro” de la Liga y, como aspecto negativo, camino de convertirse en otro “clásico”, me siguen pareciendo exagerados los aspavientos y quejas contra los árbitros de Xavi Pascual, reiteradas de un tiempo a esta parte y muy consentidas, a mi entender por los colegiados.

- Plataforma Manresa.  Nuevo ciclo en Manresa y mismos buenos hábitos, apuesta por jugadores jóvenes o habituales de la Liga Adecco Oro que encuentran en el club catalán un sitio idóneo para jugar sin presión y en un ambiente óptimo. El nombre de esta semana es Rasmus Larsen, probablemente ganaría más dinero en otro sitio pero es muy discutible que encontrara otro lugar mejor para desarrollarse, madurar y crecer que en Manresa. 

Lo que apetece

Martes, 1 Octubre 2013

En vísperas del comienzo de la temporada en la Liga Endesa, es tiempo de impresiones, valoraciones y sobre todo, especulaciones sobre lo que nos pueden deparar los diferentes equipos que forman parte de una organización que aún tiene pendiente una profunda renovación que no sólo debe afectar a sus mandos sino que debe pasar por un revisión del Sistema de Competición, su relación con los aficionados y su convivencia con el resto de competiciones nacionales y europeas.

Mientras tanto, conviene centrarse en lo que tenemos en este momento y buscar aquellas preguntas que esperas que tengan su respuesta durante los próximos meses.

¿Barcelona o Real Madrid?.  Intento tener una visión lo más global de la competición pero sería injusto exigir a ningún otro equipo  disputar el título a cualquiera de estos dos conjuntos. A dos semanas de empezar la Liga Endesa mi sensación es que el nivel de juego que exhibió el Real Madrid en la pasada final no le bastaría en esta ocasión ante la plantilla que ha formado el Barcelona, que ha mejorado en capacidad atlética y cuenta con muchos más jugadores capaces de generar sus propias canastas. Creo que Bourousis y Mejri son dos buenas incorporaciones pero no se debe basar en ellos únicamente la progresión del Real Madrid sino en algunos jugadores que el año pasado estuvieron por debajo de lo que pueden ofrecer.

Scariolo, Plaza y su regreso.  Considero positiva la vuelta a la Liga Endesa de dos técnicos que ya saben lo que es ganar este título. Scariolo regresa a Vitoria en pleno proceso de reestructuración de un Baskonia que intentará seguir siendo alternativa a pesar de perder a sus mejores hombres y afrontar un descenso en su presupuesto. Joan Plaza está llamado a acabar con la travesía en el desierto de Unicaja y estoy convencido que podrá “crear proyecto” en la ciudad andaluza.

Bilbao, Las Palmas y Valencia. Son tres ciudades que acogen a tres proyectos sólidos en la Liga. Ninguno de ellos está ajeno  a dificultades económicas pero comparten elementos fundamentales como para aventurar una buena temporada. Por un lado, su gestión es bastante modélica (aunque quizás en Bilbao deban más de la cuenta) y por otra parte son clubes ambiciosos que evitan resignarse cuando se enfrentan a los poderosos. Su empuje es el verdadero termómetro de la competición y lo que proporciona verdadero nivel a esta Liga por lo que nunca sobran halagos para ellos.

Tres realidades, una idea. Cualquier tiempo pasado fue mejor para  Cajasol, Estudiantes y Joventut pero las plantillas  de estos conjuntos históricos tienen muchos componentes atractivos y pueden ser las primeras páginas de historias prometedoras. Comparten un buen puñado de buenos proyectos de jugadores sobre los que conviene ser prudentes pero también hacerles ver lo afortunados de la oportunidad que se les presenta. Tres equipos para disfrutar que deberán tener pildoritas en forma de victorias para gozar de la suficiente tranquilidad de consolidar sus ideas.

¿El año de…? Recién terminada la participación de España en el Eurobasket y en puertas de un Campeonato del Mundo en nuestro país, uno se hace esta pregunta pensando en jugadores españoles. La pretemporada ha empezado a insinuar nombres, Abrines es probablemente el proyecto más interesante,  Dani Díez es un competidor excepcional y Willy Hernangómez ha acertado de pleno en su decisión de jugar en Sevilla y no debemos olvidarnos de un Carlos Suárez que parece decidido a recuperar habilidades olvidadas o poco exprimidas en su nueva etapa en Málaga.

El mercado y el trío del Barça

Mircoles, 17 Julio 2013

Anda parado el mercado y es lógico, no hay mucho dinero y los clubes esperan a mover piezas sabiendo que las oportunidades pueden aparecer en cualquier momento. A estas alturas, salvo del campeón, el Real Madrid, que parece que cerrará la plantilla con Boroussis, se hace difícil aventurar cual será el nivel y la composición del resto de los clubes de una competición definitivamente cerrada como la Liga Endesa, detalle éste que, sin duda, estará presente en la cabeza de muchos directivos para definir la inversión definitiva en sus jugadores.

Mientras que el Real Madrid ya tiene definida su plantilla, el Barcelona se ha encontrado con la negativa de Spanoulis, un revés importante, porque es bastante unánime la sensación de que el equipo dirigido por Xavi Pascual necesita alternativas creativas y anotadoras en el juego exterior. Sin embargo, no es encontrar ese perfil de jugador el mayor reto del equipo catalán sino definir un proyecto que parece presentará demasiados cambios de caras en los últimos dos años y, sobre todo dar salida y consolidar en la élite a tres jugadores llamados a figurar entre los referentes del baloncesto europeo en dos o tres años como Abrines, Hezonja y Todorovic. En este punto las preguntas que surgen pensando en el papel de estos jugadores son varias. ¿Puede competir el Barcelona con los mejores equipos de Europa teniendo suficiente presencia Abrines, Hezonja y Todorovic para seguir progresando? ¿No merece realmente la pena asumir ese riesgo e invertir en el desarrollo de estos proyectos planteando una estructura de plantilla que les permita disponer de espacio? ¿fue una mala decisión fichar la misma temporada a Abrines y Hezonja teniendo en cuenta que ocupan posiciones similares y esto hace más difícil que ambos puedan “salir”? y la última ¿estaré sobrevalorando su potencial?.

Desconozco a día de hoy los planes del Barcelona con estos jugadores pero entiendo que sería un reto estimulante y atractivo que Xavi Pascual, Joan Creus y compañía se marcaran como objetivo optar a todos los títulos ofreciendo recorrido a jugadores contratados con la idea de asentarse en el primer equipo. Por supuesto, en esta apuesta cobra especial importancia el perfil de los jugadores que los rodeen pero ya tienen una buena base en ese sentido con hombres como Marcelinho, Navarro y Tomic.

La realidad es que se hace difícil presentar los tres casos de una manera similar. Todorovic demostró a final de temporada que está listo para formar parte de la rotación de jugadores interiores, no es tan blando como aparenta y tiene detalles que indican que sabe interpretar lo que sucede en el partido. En su contra juega el hecho de que no genera muchos espacios porque aún no es una constante amenaza en el lanzamiento exterior pero es un problema algo menor con un poquito más de cintura táctica. Abrines tuvo una primera temporada irregular en el Barcelona que vivió sus mejores momentos cuando, por la cantidad de lesiones del equipo, tuvo protagonismo y disputó enormes partidos especialmente en la Euroliga. Actualmente está recuperándose de una lesión pero no tengo dudas de que ya está preparado para jugar con solvencia y, si no cuenta con esa garantía, debe buscar alternativas que le ofrezcan presencia habitual en la pista. El último caso, el del fenómeno croata Mario Hezonja es el más especial porque apenas convivió con el equipo. A priori, parece que parte con más opciones para salir cedido, confirmando que ahora no hay hueco para una apuesta conjunta con Abrines, pero es otro jugador con un potencial extraordinario que está preparado para ayudar de manera inmediata.

Quizás sea necesaria una reconstrucción en el Barcelona y seguro que la exigencia de ganar títulos es una losa importante que pesa a la hora de confeccionar la plantilla, eso sí, contar con un presupuesto alto que permita optar a casi todos los jugadores del mercado no debe evitar echar un vistazo primero a las posibilidades que ofrecen los jugadores de los que disponen. Contar y apostar de verdad por Todorovic, Abrines y Hezonja daría cierto margen en la exigencia al grupo, posiblemente costaría alguna derrota de más en los primeros meses de competición pero sería algo coherente, justificaría la inversión en la incorporación de estos jugadores y ganaría adeptos para una sección muy necesitada de ellos.

No hay plan que detenga a Felipe y Sergio

Viernes, 10 Mayo 2013

Tantas y tantas cosas nos ha dejado la semifinal de la Euroliga entre Real Madrid y Barcelona Regal que cuesta ordenar las ideas máxime cuando uno ya tenía un pensamiento muy consolidado cuando veía que el Barcelona Regal comenzaba el último cuarto en plan dominador y el Real Madrid empezaba a jugar contra su rival y los fantasmas de estar tantos años sin optar al título.

Entonces pensaba que el Barcelona tiene muy claro cómo jugar al Real Madrid mientras que los de Pablo Laso se intentan abrazar a los momentos de inspiración de sus brillantes jugadores. No por la derrota debe dejar de valorarse la calidad del planteamiento azulgrana, insistiendo en su ventaja con Tomic, obligando a Rudy a utilizar su mano izquierda, jugando con la ansiedad de LLull y exagerando las ayudas en los bloqueos indirectos para evitar que Carroll entre en esos momentos mágicos que contagian a todo el equipo.

LLegado a ese punto donde todo parecía perdido o casi, Laso también quiso jugar su partido, recordó al equipo la necesidad de buscar canastas de alto porcentaje y estimuló la defensa utilizando una defensa mixta sobre Navarro. Del resto se encargaron dos tipos muy diferentes que representan dos valores muy necesarios en este deporte. Por un lado, Felipe Reyes, el tesón, la competitividad y el corazón. Por otro, Sergio Rodríguez, la inspiración, el talento y la mejor medicina contra la monotonía.

Este es el partido en unos minutos, más allá de eso, los 40 minutos vienen a confirmar distintas sensaciones que merecen comentarse.

Las “bajas” del Barcelona…..Mickeal siempre castiga al Real Madrid pero las verdaderas bajas de los catalanes han sido Lorbek y Víctor Sada. El primero es un jugador irreconocible que sólo tiene parangón con aquel que aterrizó en la ACB con Unicaja. A Sada, la eliminatoria contra Panathinaikos le ha penalizado, desde entonces su rol es muy secundario.

Y las del Madrid. Se esperaba mucho más de Mirotic, Rudy y Carroll. El nivel de los tres y la victoria conseguida habla muy bien de la profundidad de la plantilla blanca y es uno de los avales que deben hacer que los madridistas afronten la Final con mucho optimismo. Mirotic ha tenido poco peso en el partido porque Felipe Reyes se ha ganado cada uno de los minutos que ha jugado, como toda su vida, por cierto. Rudy Fernández tiene un problema con el tiro que va a más con el paso de la temporada, incluso parece que en cada lanzamiento cambia el gesto técnico. Carroll, por su parte, es uno de los focos principales de la defensa azulgrana y uno de los “rivales débiles” que elige Pascual en la defensa del Real Madrid.

Lo que descubre el partido. Ya habrá tiempo para hablar del futuro  pero sin duda que este partido marcará en parte las prioridades de ambos equipos. El Barcelona debe decidir qué bases quiere,  si realmente va a apostar por Abrines y Todorovic y si puede recuperar al mejor Lorbek. El Real Madrid necesita anotadores de alto porcentaje cerca del aro, tipos que garanticen un mínimo de puntos en cada partido. Pero quién piensa en el futuro con una Final de la Euroliga por delante con todas las opciones para ganarla. La oportunidad es inmejorable para los de Pablo Laso y ni siquiera el nivelazo del Olympiacos contra el CSKA evita que se les considere favorito, se lo han ganado.