Blogs

Entradas con etiqueta ‘alemania’

Jugando medio bien, tirando mal

Mircoles, 7 Septiembre 2011

No es algo menor la victoria contra Alemania si tenemos en cuenta que el equipo jugó con algo más que un ligero recuerdo de los diez últimos minutos contra Turquía y que, a veces, nos olvidamos que el rival también existe. Ganar a España era la penúltima esperanza de Alemania para estar en los próximos Juegos Olímpicos, no debemos olvidarlo porque llevar al límite la sensación de que jugamos contra nosotros mismos es un error absoluto que puede estar pesando en el grupo mucho más de lo que pensamos.

Lo cierto es que hemos ganado a Alemania, que estamos más cerca de los cuartos pero que todos nos preguntamos qué sucede para que la selección ofrezca momentos agonísticos y desconcertantes, especialmente en ataque, dónde cinco jugadores de extraordinario talento muestran enormes dificultades para anotar. Aquí van algunas de mis  respuestas.

España y Scariolo. Scariolo es un entrenador magnífico, excesivamente señalado en mi opinión por la crítica, tendente a exagerar posibles fallos y esconder virtudes. La España de Scariolo no es muy reconocible en ninguno de los equipos entrenados por el técnico italiano. Scariolo es fan de hacer el campo grande, para ello precisa de bases habilidosos creando situaciones de ventaja en su juego en penetración y, al menos tres jugadores más dispuestos a anotar en situaciones exteriores. España tiene y debe de jugar con los hermanos Gasol gran parte del partido. Las ventajas son más que evidentes pero la dependencia del acierto en el lanzamiento exterior es enorme. España no está tirando bien, de hecho si salvamos lo mejor de España en el campeonato (los 20 minutos contra Lituania) y lo peor, (el último cuarto frente a Turquía) diría que el equipo está jugando bien (sin alardes)  y tirando muy mal. La misma percepción parecen tener nuestros jugadores, que encajan con demasiada ansiedad el hecho de no anotar en la larga distancia, y los jugadores rivales, que tienden a cerrarse según avanza el paso de los minutos produciendo esa extraña sensación de que nunca tenemos el partido controlado.

Ritmo. Siempre he reivindicado que el juego natural de España es el juego de contraataque. En el estado actual del equipo, las canastas fáciles y de alto estímulo serían de enorme ayuda, hay jugadores como Rudy Fernández que acusan especialmente no sumar en contraataque. España tiene una fase predominante de juego que es el juego posicional, tiene una opción que usa esporádicamente que es el contraataque en primera oleada (término más de balonmano pero entendible) pero debe afinar más en la continuidad del juego, en encontrar lanzamientos en situaciones de llegada, en poner en juego al primer pívot que llega de manera más rápida, en definitiva que el balón pase por más sitios de manera más rápida.

El vaso medio lleno. Leo lo escrito y no me gusta dejarme llevar por ese aire derrotista que detecto. El equipo avanza, en cualquier caso, muestra compromiso defensivo y carácter competitivo, tiene la mejor pareja de pívots del campeonato, nos recuerda a los nostálgicos que se puede jugar con dos jugadores muy interiores a la vez y hoy ha sumado a San Emeterio a la causa como lo hizo Felipe contra Turquía o Ibaka y LLull contra Lituania. Habiendo hecho todo perfecto hasta ahora no estaríamos mucho más cerca del objetivo.

Con diez minutos basta

Jueves, 14 Agosto 2008

Partido cómodo para España. En realidad, ninguna de las dificultades del encuentro las ha planteado Alemania que, en ningún momento ha pensado que podía ganar.

Esta Alemania huele a fin de ciclo irremediablemente. Incluso viendo el partido por televisión es fácil reconocer una ausencia de fe notable que vulgariza a jugadores extraordinarios como Nowitzki y castiga con la mediocridad a buenos jugadores como Jagla, Greene o Kaman. Harían mal en no explorar todas las opciones de seguir en la competición porque da la sensación de que podemos tardar muchos años en ver a Alemania en otros Juegos Olímpicos.

Nuestra selección ha cometido durante muchas fases del  partido los mismos errores que contra China. A saber, falta de tensión en determinadas acciones, relajación en situaciones de uno contra uno en defensa y poca claridad en el juego ofensivo donde, en muchas ocasiones, la ocupación de los espacios y la velocidad en el movimiento del balón no es la correcta. Sólo al final de la primera parte y los primeros minutos de la segunda reconocimos el baloncesto con el que nos llevan deleitando los equipos de Aíto García Reneses durante varios años. Pero esos minutos no fueron suficientes para despejar por completo las dudas de muchos jugadores que se mostraron especialmente erráticos.

En realidad, si hiciéramos un balance de los tres partidos de España, diríamos que su asignatura pendiente está siendo la continuidad ya que, hasta ahora, muestra un juego demasiado ciclotímico al que no nos tenía acostumbrados. La experiencia que tenemos con este grupo nos hace pensar que, cuando las exigencias sean mayores, su respuesta será la correcta, como se demostró en el partido contra Grecia.

Aún con todo, España ha conseguido un holgado triunfo que certifica su clasificación para cuartos de final como uno de los dos primeros de grupo y llega al partido contra Estados Unidos en una disposición clasificatoria idónea para afrontar el duelo contra los Bryant, James, Wade y compañía sin excesiva presión.
No doy mucho valor a la victoria o derrota en ese partido, me parece más relevante observar qué síntomas ofrece España y si consigue ir sumando jugadores a la causa, algo fundamental en este tipo de competiciones. Seguro que Aíto hará una lectura similar y aprovechará el partido para pulir pequeños detalles e intentar conseguir recuperar anímicamente a aquellos jugadores que necesitan un buen partido para afianzarse y sentirse con más confianza y seguridad en el campo.
Si España lo logra, seguro que volvemos a jugar contra Estados Unidos en un partido en el que sí sea trascendental la victoria.

Grecia y dos más

Mircoles, 16 Julio 2008

A tres semanas del inicio de los Juegos Olímpicos de Pekín, Atenas vive estos días la lucha por las tres plazas restantes que completen los 12 equipos que se disputarán las medallas en la cita asiática. El nivel de muchos de los equipos participantes y de los combinados que se quedarán fuera no hace otra cosa que realzar aún más la solvencia de España en sus últimos compromisos.

Grecia es el organizador y anfitrión de este preolímpico, y no sólo eso, también es la mejor selección de los 12 aspirantes por lo que sería una catástrofe que los helenos no lograran la clasificación para los Juegos. Los griegos no desarrollan un juego de gran vistosidad para el espectador pero es un equipo con mayúsculas con bases grandes y atléticos, exteriores con gran capacidad en el juego uno contra uno e interiores versátiles y dominantes. Un combinado con capacidad para obtener medalla en China si logra mantener la chispa de sus jugadores durante un mes.

De entre el resto de aspirantes situo un escalón por debajo de Grecia a cuatro selecciones. Alemania cuenta con la incorporación del pívot de los Clippers, Cris Kaman, que, gracias a una nacionalización express puede representar al equipo europeo. Kaman es una incorporación brillante, un pívot grande, con capacidad para anotar y duro en el rebote. Sin duda una gran ayuda para el excelso Nowitzki, incombustible en su ánimo de ayudar a su selección todos los veranos. Otro equipo, claro candidato a estar en Pekín es Croacia, sus jóvenes siguen progresando y cada año parecen más formados pero es un equipo poco fiable en los momentos decisivos, algo poco recomendable en una competición con tan poco margen para el error como un Preolímpico. Si solo atendiéramos al talento Croacia lograría su clasificación con total seguridad.

Después de Grecia, Alemania y Croacia, situaría un escalón por debajo a Eslovenia y Brasil. Los eslovenos dejaron grandes sensaciones en el Europeo de Madrid pero también dejaron la sensación de que les cuesta mucho cerrar los partidos. Además, en Atenas tienen  bajas importantes, en especial, la de Smodis que pueden resultar definitivas. Dentro de los eslovenos estoy expectante ante la actuación del jugador del Tau (aunque parece que puede ir a Phoenix), Goran Dragic.
Pocos argumentos ha dado Brasil durante su preparación para el Preolímpico para creer en ellos. La presencia de Moncho Monsalve en el banquillo no ha logrado evitar que demasiados asuntos extradeportivos interfieran en la preparación del combinado carioca. Sin embargo, me parecería un error descartarlos de antemano porque cuentan con calidad suficiente para derrotar a cualquiera de sus rivales en Atenas, sobre todo, si Splitter y Marcelinho Huertas mantienen su gran nivel de la pasada temporada. Si ganan los primeros partidos y encuentran una buena química los brasileños son un equipo tradicionalmente peligroso en los cruces.
No concedo muchas opciones al resto de equipos participantes. A buen seguro que los puertoriqueños y canadienses no estarán de acuerdo y se verán con opciones de conseguir una de las tres plazas pero los dos equipos parecen lejos de sus mejores momentos y hace tiempo que contar con varios NBA en sus plantillas dejó de ser una garantía de formar buenos colectivos.